fbpxReseña adelantada: El Último Golpe | Comics | Ouroboros World
Comics

Adelanto: El Último Golpe, de Brisson y Estherren

Tuvimos la posibilidad de acceder en forma adelantada al segundo libro de Multiversal Ediciones.

Por: Mariano Cholakian - 25 Oct 2020 Se lee en: 3 mins
"El último golpe" de Ed Brisson y Lisandro Estherren

Segunda entrega

Multiversal Ediciones es un proyecto muy atractivo por un montón de razones. La primera es que edita material de artistas argentinos para el mercado estadounidense, que difícilmente podrían ver la luz en nuestro país si no fuera por el espíritu aventurero del editor Mariano Abrach, que en el momento del lanzamiento fue entrevistado en este sitio por Bob Blondieness.

Primero salió Ichabod Jones, que contaba con el arte de Renzo Podestá. Ahora es el turno de El Último Golpe (The Last Contract) de Ed Brisson (de amplia trayectoria en Marvel, sobre todo con la franquicia mutante) y Lisandro Estherren, una mini-serie de cuatro números publicada originalmente por Boom! Studios.

Una historia violenta
Una historia violenta

El artista entrerriano que en nuestro país publicó obras en la Revista Términus y colaboró con Rodolfo Santullo en Etchenike, una adaptación al comic del personaje de Juan Sasturain. Sin embargo, el mayor desarrollo de su carrera como autor de historietas la ha realizado en el (mal) llamado indie americano. Para destacar está Redneck, la serie que guioniza Donny Cates sobre vampiros campesinos y que se publica por el sello Skybound de la editorial Image. 

Más de Lisandro Estherren reseñado en el sitio:

"Creo que vi esa peli un par de veces"

Hace tiempo que las editoriales estadounidenses que antes llamábamos "independientes", se transformaron en un oasis que calma la sed de ideas de las producciones audiovisuales para cine, televisión o plataformas de streaming. En El Último Golpe (The Last Contract), tengo todo el tiempo la sensación de estar viendo una película de crimen protagonizada (y dirigida) por Clint Eastwood imitando a Charles Bukowski. Están todos los elementos de lo que podemos ver en el cine del otrora gran vaquero de Hollywood: los fantasmas del pasado, rutas, moteles y dinners, la actitud paternal con algún joven desangelado, la violencia alrededor de todo. La única diferencia es que transcurre en Canadá, de donde es oriundo el guionista.

El Viejo, es un Clint Eastwood en modo Charles Bukowski
El Viejo, es un Clint Eastwood en modo Charles Bukowski.

"El Viejo" es un asesino a sueldo retirado, que solamente busca paz y tranquilidad en su botella de bourbon. Pero los fantasmas del pasado vienen a buscarlo, veinte años después. Un misterioso extorsionador amenaza a los cabecillas de la organización para la que nuestro protagonista trabajaba, y estos piensan que puede ser cualquiera, la solución: cargarse a todos los sospechosos. "El Viejo" es número puesto.

El guion de Ed Brisson es atrapante y trepidante, logrando en cada capítulo dar un brusco giro de volante y que la historia vaya cambiando de color a medida que se va desarrollando. El bajo fondo del mundo criminal queda retratado a la perfección, pero también la caracterización de personajes que es un mérito enorme de Estherren. El ambiente relativamente rural, recuerda bastante a Redneck (claro) pero también al laburo de Jason Latour en Southern Bastards. El estilo de dibujo es tan suelto y crudo como lo pide la historia que retrata y lleva adelante. Todo acompañado por el uso del color que hace Niko Guardia es alucinante, quirúrgico a niveles William Gull.

Los colores son una explosión
Los colores de Niko Guardia explotan.

Para completar, a modo de frutilla de postre o cereza de helado, la edición de Multiversal toma una gran decisión con la traducción de Martín Ladi, que es usar un grado moderado de lunfardo para que la marginalidad del mundo criminal quede perfectamente retratada. No es para nada exagerado el uso, y no recurre a porteñismos ni adaptaciones geográficas o referencias culturales. Nos encontramos con los insultos perfectamente puestos, para que el guion no quede perdido en una traducción neutra y sin corazón.

Estamos ante una historia violenta (frase que también funciona como referencia a la película homónima de David Cronenberg) que nos muestra cómo el pasado criminal es difícil de olvidar, hasta para un viejo con Alzheimer. Siempre habrá un último contrato que cumplir para el asesino a sueldo, un último paquete que entregar para el transa o un último afano. Historias como estas son las que nos demuestran que el criminal es tan humano como el trabajador, y que el delito siempre deja marcas en la vida de víctimas, familiares, amigos y victimarios.

Un entorno rutero, campestre y criminal en una Canadá poco explorada en ficción
Un entorno rutero, campestre y criminal en una Canadá poco explorada en ficción

Las ediciones locales

En un contexto complicado, Multiversal Ediciones cumple con lo prometido y lanza con El Último Golpe (The Last Contract) su segundo libro. En esta idea tan interesante de adquirir derechos de comic extranjero un poco olvidado por las editoriales locales, que suelen trabajar con licencias mainstream.

En esta línea de editar material internacional no necesariamente mainstream tuvimos en 2019 por ejemplo Coda en la edición de Utopía (que suele traernos libros de comic mal llamado indie americano), o el más atrevido Ryuko de Buen Gusto Ediciones que es un manga que está recontra alejado del circuito comercial de su propio circuito comercial.

Sinceramente, es para aprovechar. Pero también para acompañar movidas que nos van a seguir permitiendo leer historieta buena y variada en tiempos de importaciones difíciles.

Dejá tus ComentariosDejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.