fbpxAmerican Carnage, de Hill y Fernandez | Comics | Ouroboros World
Comics

American Carnage, de Hill y Fernandez

Reseña de American Carnage, una de las últimas series del extinto sello Vertigo

Por: Bob Blondieness - 27 Oct 2020 Se lee en: 3 mins
American Carnage

American Carnage es el título de una de las últimas publicaciones del sello Vertigo, antes de su cancelación en octubre del año 2019. 
Se desarrolla en 9 episodios, con guiones de Bryan Hill (The Wild Storm, Fallen Angels) y el rosarino Leandro Fernández, hoy devenido en súper estrella internacional gracias a la adaptación que hizo Netflix de su novela gráfica “The Old Guard”, acompañado por Greg Rucka.

Aunque algunos de los éxitos de Vértigo están cargados de elementos fantásticos, como “Sandman”, “Preacher” y “Fables”, para esta historia Hill elige un registro de realismo extremo, acercándose a obras como “Scalped” y “100 Bullets”, ensayando un género que me atrevo a bautizar como “thriller político racial”. Y le sale muy bien. 

El Señor Matanza

American Carnage
Los crímenes raciales y de odio cruzan toda la obra.

Nos ubicamos en la actualidad, en California, uno de los estados más pujantes de la Gran Nación del Norte. El relato inicia cuando un agente del FBI es descubierto muerto, mutilado y colgado en el patio de su casa, en una aberrante escena cargada de símbolos raciales y mucha violencia (¡incluso asesinaron a su mascota!).
La cuestión se complica cuando nos revelan que el agente estaba trabajando en modo encubierto, en plena investigación de Wynn Allen Morgan, una figura local que se define como “podcaster, filántropo e intelectual”, pero que en realidad es un inescrupuloso político de extrema derecha, con ambiciones de escalar su carrera hasta lo más alto de la Casa Blanca. caiga quien caiga.
Como el FBI conoce esta fachada y sospecha de sus verdaderas intenciones, le encarga a Richard Wright, un ex-agente retirado expulsado de la fuerza, que se infiltre entre su séquito para poder averiguar más sobre el aberrante crimen, descubrir si Morgan fue el culpable y lograr desenmascararlo.
Pero Wright tiene sus propios problemas: Debe lidiar con la culpa de haber cometido un crimen racial por error (un hecho que lo agobia doblemente por su condición de mestizo y policía), lo que lo llevó a caer en una licenciosa vida llena de vicios.
El panorama se complica aún más, cuando el punto de entrada al entorno de Morgan se presenta en forma de una rubia de belleza imposible: Su hija Jeniffer, que hace las veces de guía para Wright y para nosotros, los lectores.
Y esto es solo el primer episodio.
Con el correr de los números, la trama se condensa en un espiral de corrupción y violencia mientras nos internamos en el bajo mundo de la política partidaria. Al igual que en la vida real, descubrimos que no hay personajes “buenos” o “malos”: La mayoría se mueve en una zona gris, motivado por ideologías o intereses de lo que consideran correcto, o simplemente realizan acciones que les permiten sobrevivir a las circunstancias que deben enfrentar.
El dinero sucio, la ambición desmedida de poder y el odio racial potencian la campaña política de Morgan, aunque el pueblo parece no notarlo. ¿Sucederá lo mismo en nuestro plano de realidad?

Persiana Americana

American Carnage
¿Wynn Morgan es el estereotipo del candidato ideal?

Bryan Hill no es ajeno a las temáticas raciales y de minorías: ha aportado al desarrollo de Luke Fox (el Batman de África) y a Miles Morales. Tampoco es su primer trabajo con argentinos: en “Killmonger” contó con los trazos del cordobés Juan Ferreyra.  
Por su parte, Leo Fernández demuestra todo su oficio, luciéndose en el manejo de sombras (como buen alumno de la escuela Risso), aportando su particular estilo y cargando de personalidad a los rostros, siluetas y expresiones de los diversos personajes que pueblan las páginas, que tranquilamente pudieron haber aparecido en algunos de sus otros trabajos, como “Punisher”, “Far South” o la ya mencionada “The Old Guard”.
Cabe destacar la tremenda labor del colorista Dean White, que cambia sutilmente las paletas según sean escenas de violencia u otras de carácter costumbrista, resaltando y luciendo el trabajo de Fernández.
Y ya que estamos, sumemos un punto extra por las magníficas portadas de Ben Oliver, que en un estilo totalmente opuesto al arte interior, anticipan parte de la idea de cada episodio.

Cortes Finales

American Carnage
El candidato Morgan en campaña para ganar el voto de color

En plena época de elecciones, esta obra funciona como un posible vehículo de ideas, panfleto o advertencias (según quien lo mire) para los votantes de Estamos Sumidos, aunque seguramente pasarán desapercibidas para la gran mayoría.
La sórdida realidad que presenta está anclada en situaciones de conocimiento público, que si bien se sitúan en otras tierras, también podrían ocurrir en nuestras latitudes.
Sirvan estos párrafos para que puedan descubrirla, si es que aún no han hecho.
Ante tamaño esfuerzo de la dupla autoral, es una lástima que el cierre de Vertigo haya empañado su difusión y alcance, ya que si bien el final es concluyente y no deja puntas sueltas, me queda la duda de si esta obra fue concebida para durar más allá de estos 9 números. ¿Qué hubiera sido de ella si seguía abierta? Serán otros números que engrosen la Biblioteca de Lucien, que cada día crece más.

American Carnage
La "unidad básica" de Morgan.

Vértigo ha muerto. ¡Larga vida a Vértigo!

Dejá tus ComentariosDejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.