Despidiendo a Stan Lee

El adiós al más grande

Se lee en aprox. 4 mins

Ya estamos todos enterados de la noticia y no hace falta ser primicia de nada. Ya habrá tiempo para notas más extensas, más pensadas, sobre su labor como guionista y editor. Tristes por el ascenso a la inmortalidad del Generalísimo, ayer 12 de Noviembre de 2018 a sus 95 años, recopilamos algunas despedidas y homenajes al padre de tantos héroes. Seleccionamos nuestras preferidas sabiendo que hay muchísimas y que habrán incluso muchas más, porque palabras faltan para homenajearlo.

Marvel Entertainment
DC Comics haciéndose eco.
Ariel Olivetti, dolido y sentimental
Ryan Reynolds @ instagram
Frank Miller @ twitter
Josh Brolin (Thanos/Cable) @ instagram
Fundación Stan Lee
Rob Liefeld @ instagram
Geoff Johns @ twitter
Mike Mignola, despidiendo sin dejar abierto el debate
Los artistas Bill Sienkiewicz y Alex Ross comparten sus últimos dibujos de Stan Lee

Resulta imprescindible también compartir tres enlaces externos. El primero es el video homenaje que realizó hoy Marvel en el que los editores lo homenajean y cuentan su visión de la figura. El segundo es una corta historieta de Brian Michael Bendis en la que narra sus experiencias conociendo personalmente a Stan y cómo lo inspiró en su propio trabajo de guionista. Y la última es una carta de Peter David despidiendo a Stan Lee y hablando un poco sobre las controversias de su enemistad con Jack Kirby.

Y para terminar no podemos no incluir esta increíble anécdota de Quique Alcatena que compartió en una entrevista a Tebeósfera en la que cuenta su propia experiencia con The Man. Realmente emotiva, tanto en los 60's como hoy.

Quique Alcatena

En el ´67, luego de varios años de una dieta historietística basada exclusivamente en las versiones Novaro de DC y Western Publishing Co., descubrí Marvel Comics. Durante un tiempo, mi fanatismo fue total; afortunadamente, no tardé en recuperar la ecuanimidad y revalorizar los méritos de la “Silver Age” de DC. Pero al principio fue Marvel y más Marvel, y no es de extrañar, porque la desaforada vitalidad de esos cómics era innegable. Por eso me las arreglé para rastrear el teléfono de la Marvel (tarea larga y nada fácil en esos días en que no existía el telediscado) y hablar unos quince minutos con Stan Lee, que me atendió con mucha calidez y simpatía, la misma que encontrabas en los “Stan´s Soapbox”. No recuerdo los particulares de la conversación, más allá de contarle cuáles eran mis personajes preferidos, que aquí en Argentina era toda una epopeya dar con cómics de la Marvel , etc., etc. Stan Lee ha tenido mucha mala prensa en los últimos años, y hasta se ha llegado a minimizar, cuando no a negar de plano, su contribución en la creación de los grandes personajes de la editorial, llevándose Kirby y Ditko todos los laureles. Aclaro que estos dos artistas son figuras fundamentales en mi Olimpo de creadores, pero presten atención a lo que produjeron en su etapa post- Lee, y verán qué esencial era el toque de Stan. Y esa alquimia cómplice y lúdica de la Marvel de los ’60 llevaba la impronta de Lee. El tiempo y la atención que le dispensó a un argentinito son prueba de ello.

En fin, el que las hace las paga: yo había llevado a cabo toda esta peripecia sin dar parte a mis padres. Cuando ese mismo día más tarde llamaron de la empresa telefónica para corroborar si se había hecho desde ese abonado una comunicación al exterior, mi padre, desconcertado, lo negó. “Una señorita”, le dijeron (mi voz infantil aun no se había quebrado), la había solicitado. Ante la creciente extrañeza de mi viejo, confesé mi fechoría. Mi travesura había costado un dineral. Padecí la filípica y el secuestro de mis cómics (¡durante dos meses!) del caso. Pero mi destino de historietista ya estaba sellado.

Para terminar, señalo que más a o menos al mes de mi charla telefónica, llegó a mi casa una caja llena de revistas de Marvel con un pergamino dedicado en el que figuraban las firmas de todo el “Bullpen”. ¿Cómo no voy a tener debilidad por el viejo Stan?

Creative House: