Comics

El cine de Marvel a través de Fox Studios - PARTE 3

Auge y caída del reinado mutante. Desde las cenizas (2017-2022)

Tapa Agustin Marvel millones

*arte de tapa original: Agustin Huberty (instagram: @ahubertyilustraciones)

Con muchos vaivenes, algunos éxitos y bastantes fracasos, el cine de Fox atravesó dos de las décadas más prolíficas del cine de superhéroes, aportando una mirada y un estilo propios. Ya cerrada esta etapa ¿es una buena o una mala noticia saber que los mutantes fueron absorbidos al Multiverso Cinemático de Marvel-Disney?

Fox y los superhéroes

En el breve recorrido que nos propusimos en los dos artículos anteriores, resulta difícil hacerle justicia a toda una franquicia con casi veinte años de trayectoria y 18 películas. No obstante, algunas reflexiones nos ordenan los puntos más destacables:
En primer lugar, podemos dividir esta filmografía en dos etapas bien distinguidas. Una primera etapa (2000-2009) se inicia con una recepción muy positiva en críticas y recaudación, con X-Men (2000) y X-Men 2 (2003). A partir de allí, los proyectos para expandir la franquicia fallaron, y el propio mundo mutante no consigue amplificar las bases logradas en sus primeras producciones.
La segunda etapa (2011-2018) tuvo un salto de calidad en diversidad de propuestas, nuevo casting y la intención de un universo expandido que tuvo buenos cimientos pero que no alcanzó a despegar.
El reboot fallido de 4 Fantásticos y la compra de Disney marcaron el abrupto final.

En segundo lugar, toda la primera década de los 2000, los superhéroes que mas recaudan son Batman y Spider-Man; nuestros mutantes no consiguen despegar en taquilla y surgen producciones buenas, pero que tampoco escalan los podios en crítica o recaudación. Para la segunda década, los números acompañan mejor, pero son los años dorados de Marvel-Disney y el crecimiento de Fox en taquilla y críticas se ve eclipsado por el desempeño superlativo del arco final de la saga del infinito. 

Cerrada esta etapa nos queda la pregunta ¿Fue un fracaso esta segunda génesis de Fox? ¿Por qué tuvo ese final tan abrupto y desordenado? ¿Hay algunos elementos de su cine que nos permitan entender mejor el género y la industria cinematrográfica que rodea a los superhéroes?

Si miramos en lo económico, 20th Century Fox no tuvo sufrió problemas, sino que por el contrario duplicó su recaudación, si se lo compara con el período anterior. Más aún, si miramos el techo máximo de ganancias de la primera etapa (la película que más recaudó fue X-Men: The Last Stand con 460 millones), se vuelve el piso mínimo del segundo período, que solo en el caso de 4 Fantásticos (del 2015) se rompe (fue sin dudas el mayor fracaso, recaudó 167.9 millones) 

Gráfico 1: Ganancias totales de Fox con la franquicia Marvel. La segunda etapa (en anaranjado) es visiblemente mayor a la primera.
Gráfico 1: Ganancias totales de Fox con la franquicia Marvel. La segunda etapa (en anaranjado) es visiblemente mayor a la primera.

En otras palabras, se recauda más en el segundo período, y salvo 4 Fantásticos, todas las películas rinden en taquilla. También las críticas son más positivas (ver cuadro de nota anterior), así que no podemos hallar elementos que nos digan que la franquicia fue un fracaso. Creo que para entender algo más, debemos mirar desde otra perspectiva el desempeño de Fox.

Cuestión de rendimiento

Cada productora tuvo su desempeño interno, pero lo interesante también es analizar este rendimiento comparativamente. Vamos con un ejemplo. Deadpool fue la película que más millones le trajo a Fox (783 millones la primera, 785 millones la secuela). Pero, ¿cuánto representa esto si lo comparamos con Marvel-Disney o Warner-DC? Si comparamos la película más rendidora de Fox con la más rendidora de Disney creo que todos sabemos el resultado. Avengers: Endgame recaudó 2798 millones, casi cuatro veces más que Deadpool. Si comparamos con Warner-DC, su película más recaudadora fue (adivinan cual?) .. redoble de tambores... ¡Aquaman! (2018) con 1148 millones. La película protagonizada por Jason Momoa, con un superhéroe con mucho menos fandom que otros personajes de DC, y después de la debacle de Batman vs Superman, fue un oasis en el desierto: consiguió darle un poco de aire a Warner-DC y conservar un rinconcito desde el cual replantear su estrategia, luego de la debacle de su universo expandido. Lo que intento decir es que, aún en su época más difícil, Warner se las ingenió para sacar de la galera una película que traiga aire de recambio (y dólares). Mientras, Fox no consiguió nunca entrar al club de los “mil millones”, ninguna de sus producciones atravesó ese techo y su caballo de batalla (Deadpool, también podemos pensar en Wolverine) no consigue cumplir este objetivo.

Pero no sólo Fox se queda corto en su carrera por la taquilla, sino que Disney corre los límites continuamente, en especial entre el período 2016-2019. En esos tres años se estrenan 11 películas del MCU, 5 de ellas recaudan más de mil millones, algo que hasta entonces no había ocurrido dentro del cine de superheroes. Un fenómeno de una magnitud inédita, del que resulta dificil encontrar otra franquicia que haya logrado tal éxito. Transformers puede ser una de ellas, con recaudaciones enormes -aunque inferiores- entre 2009 y 2014; también Harry Potter en la primera década de los 2000.
Así que, en términos económicos, Fox supo reconstruir la franquicia y aumentar las ganancias, pero en la vereda de enfrente Marvel-Disney estaba haciendo historia y rompiendo todos los records dentro del género. Con la vara tan alta, el rendimiento económico (una pieza clave para cualquier industria) desgasta los proyectos rivales, que presentan batalla pero es una guerra que, para el 2018, se sabe perdida.

recaudacion total por franquicia

Recaudación estimativa total de cada franquicia. Avasallante triunfo de Disney por sobre todas sus competidoras
Recaudación estimativa total de cada franquicia. Avasallante triunfo de Disney por sobre todas sus competidoras

Lenguaje de franquicias

Si bien el rendimiento económico es la médula ósea de esta (y de toda) industria, no menos cierto es que se desarrolló una lucha por conquistar los imaginarios de los espectadores, y también sus corazones. En este sentido, Fox consigue renovarse en su segunda etapa, pero queda atrapada dentro de ciertas temáticas y modos de narrar que su principal competidora, Disney, supo capitalizar mejor. El mejor ejemplo que sintetiza esto (a falta de espacio y para no aburrirlos demasiado) es el uso de un recurso casi ínfimo e ignoto hasta entonces: las escenas post-créditos.

¿Por qué son importantes estas escenas? Por varios aspectos. En primer lugar, porque establecieron un código, un lenguaje de complicidad con el espectador/fan, dándole una pequeña ofrenda a su paciencia estoica al ver desfilar infinitos listados de nombres una vez terminada la película. Pero además, este elemento resulta efectivo no solo como easter egg sino como forma de obligarnos a hablar en su idioma, en sus términos. En otras palabras, no ver las escenas de Thor, Avengers o Capitán América no es algo tan grave, pero la cuestión es: ¿te las vas a perder? Y más aún, en ocasiones son una buena oportunidad para entusiasmarnos a aquellos que somos del mundo del comics y capitalizar esos años de lecturas y de información adquirida. Así, con una apuesta simplona, la de utilizar las escenas post-créditos como píldoras con las cuales endulzarnos, se estructuró una manera de innovar dentro del género.

Cantidad de escenas post-créditos del UCM. Entre la fase 1 y la 3 se estrenaron 22 películas y 39! escenas postcréditos.
Cantidad de escenas post-créditos del UCM. Entre la fase 1 y la 3 se estrenaron 22 películas y 39! escenas postcréditos.

En segundo lugar, al apropiarse exitosamente de este recurso, se consigue una victoria en el plano simbólico. Si mi queridx lectorx va al cine a ver, supongamos, Top Gun Maverick.. ¿se queda a esperar escenas postcréditos? ¿Le pasa con todas las peliculas que va a ver al cine? Si responde con un “si”: felicitaciones, ¡ha sido colonizado por Marvel! Lo que trato de decir es que el UCM logró convertir ese recurso simple y rudimentario en una forma de contar y sobre todo de vendernos algo más que su universo expandido: nos encuadró (a algunos más, a otros menos) la manera de ver este tipo de cine. Sabemos que más de una vez nos hemos comido un chasco, pero hay que reconocer que en otros momentos han sido muy inteligentes en crear una demanda de personajes desconocidos, o mostrarnos un pequeño adelanto para generar rumores y bombardear las redes sociales con debates y discusiones. Por citar uno de los ejemplos más efectivos, todos recordamos la escena de Thanos en la primera Avengers, o a J.J Jameson en Spiderman Far From Home. Otro, menos presente en la memoria quizás, pero igual de efectivo, fue introducir a la Capitana Marvel en la escena post-créditos de Infinity War. ¿cuánto de la recaudación de Capitana Marvel se debió al hype que nos dejó Infinity War y cuánto al carisma y amor que los fans le tienen al personaje de Carol Danvers?

¿Fox utilizó escenas post-créditos? Sí, pero de otra manera, mucho mas convencional. En un recuento de estas escenas, todas se centran en dos temas. En mostrar que alguno de los personajes que vimos en la película continúan vivos (Silver Surfer en 4 Fantáticos, Charles Xavier en X-Men 3, Bullseye en Daredevil); en segundo lugar, presentarnos algún futuro villano (Apocalypse, Corporación Essex, Corporación Trask), pero no mucho más. ¿Hizo mal Fox en utilizar ese recurso? No, pero tampoco construyó nada propio, ningún guiño especial o alguna forma de establecer un modo de conectar y de diferenciarse de otras producciones. Mientras, Disney-Marvel logró apuestas más ambiciosas, incoherentes por momentos, pero que sirvieron (y aún sirven) como una forma de identificar a su franquicia. 

En síntesis, ya sea en el terreno más material (la recaudación) como en el simbólico, Disney supo ganar ambas batallas, y el saldo de Fox fue darnos una lucha digna, pero con una derrota que ya para el 2015, coronaba a Disney como ganadora, dentro y fuera de los cines.

Epilogo de cara al 2025

Para Fox, la función terminó y no hay escena post-créditos. La fusión corporativa del 2019 nos deja expectantes para saber cómo se utilizarán los mutantes y los 4 Fantásticos. Entre el saldo positivo del balance podemos decir que Fox tuvo una estrategia más inteligente e interesante que la de Warner-DC (oscura, pesada, pretenciosa e incoherente), o la de Sony (solo basada en Spiderman) y que presenciamos una búsqueda de elementos narrativos, estéticos y de contenido que nos brindaron momentos icónicos (Quicksilver liberando a Magneto tendrá siempre mi lugar entre el top 10 de momentos excepcionales de este género) Buenas peliculas, quizas no tanques comerciales imbatibles, pero sin dudas una apuesta por algo distinto, que buscó ir más allá de los límites del género.

Disney en cambio apostó (y tuvo éxito) al volcarse a un tono más liviano, tanto en temáticas como en guiones, y el éxito fue absoluto. Pero, a juicio de quien escribe, no podemos negar que las explicaciones se volvieron cada vez mas perezosas, y que luego de la derrota de Thanos, ésta fase 4 que está cerca de terminar tiene varios problemas de coherencia y continuidad, y que una escena post-créditos no podrá solucionar. Ya encaminados en crear un megaevento multiversal, Disney tiene una tarea difícil, por varios motivos. En primer lugar porque debe luchar contra el propio acostumbramiento que le generó a su público. Todos ya estamos mas o menos acostumbrados a que el UCM nos ofrezca guiones perezosos, volantazos de ultimo minuto y también bastante refrito. 
En segundo lugar, porque debido a su enormidad (estamos por llegar a las 30 películas) sus protagonistas quedan perdidos en laberinticas secuelas y trilogías (en el caso de Thor se encamina a una pentalogía), y la coherencia interna de la franquicia sobrevive merced a la buena voluntad del público más que a logros propios de Disney. Probablemente no lo percibamos tan asi, ya que Disney esconde muy bien sus fracasos (¿alguien dijo Inhumans? ¿alguien dijo Eternals?) pero la pasteurización de su contenido ahora que es la gran ganadora (sin sangre, sin violencia, sin tematicas complejas, con inclusión forzada, cada vez con más acción/aventuras, más risas), junto con decisiones de guion contradictorias, dan señales de cansancio y repetición. 

Veremos que nos depara esta nueva década de superhéroes que vienen después del COVID-19 y si Disney podrá darnos una versión de los mutantes mejor a la de Fox. También si será capaz de superarse a sí misma, y enfrentarse a un desafío que Fox no logró: realizar una película de los 4 Fantásticos superadora de todas las anteriores. Lo que quizás queda claro es que la franquicia Fox fue un digno rival, quizás más duro que DC-Warner (que implosionó por sus propios errores). Marvel-Disney sabe que no puede dormirse en sus laureles, y que -hasta ahora- la apuesta a una escala mayor y más ambiciosa de sus sagas tiene intenciones que ilusionan y películas que recaudan más o menos como siempre, pero que (a ojos de este espectador) dejan gusto a poco.

Etiquetas
Escrito por:
Maximiliano Fi…

Maximiliano Fi…
Si te gustó, Compartilo!
Dejá tus Comentarios
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.