fbpxEl día que Red Skull casi fue el bueno de la historia | Comics | Ouroboros World
Comics

El día que Red Skull casi fue el bueno de la historia

La historia del Captain America Vol. 3 #14, el número escrito por Mark Waid que no lleva su nombre entre los autores.

Por: Damián Pérez - 07 Abr 2021 Se lee en: 6 mins
Red Skull

Para contar esta historia, empecemos por ambientarnos en la época. Luego de los largos años de Mark Gruenwald al mando de las historias del Capitán América, en 1995 toma su lugar el por entonces prometedor Mark Waid, acompañado en los dibujos por Ron Garney. Esta movida trajo un aire fresco muy interesante que se centraba en la aventura y la acción, y dejaba muy por detrás las historias repetitivas y chabacanas de los últimos años de Gruenwald. Pero este nuevo viento en popa se chocó tan solo un año después con la movida de los Heroes Reborn, aquel artilugio mercadotécnico por el cual los Avengers, los Fantastic Four y otros personajes (includo el Capi) quedaban en las manos de las estrellas de Image. De todas las posibilidades, al Capitán America le tocó la peor: Rob Liefeld. Luego que toda esta movida fracasara transcurrido otro año, había que volver a encauzar el barco. Y los editores decidieron que lo mejor era volver a darle el volante a quien lo estaba haciendo considerablemente bien, el propio Mark Waid. Y así es como arranca en 1998 uno de las mejores épocas en la serie de Steve Rogers. Primero con Ron Garney y luego con Andy Kubert, los caminos de Waid volvían por aquellos lugares que ya había mostrado: la aventura, la acción, lo superhéroico por sobre lo rebuscado, manteniendo el espíritu del personaje en alto. Waid dejaría un poco abruptamente la serie en el número #23 (en realidad en el #22, pero dejó armado el plot del #23, y Jay Faerber se encargaría de terminar los diálogos). ¿Por qué se fue Waid de una serie que era exitosa y en la que se encontraba realizando historias muy atractivas? Lo que te cuento a continuación fue quizás una de las principales razones.

Portada del Captain America Vol. 3 #14
Portada del Captain America Vol. 3 #14, tal como salió a la luz, con el nombre de Mark Waid impreso. 

"Turnabout", el número dedicado a Red Skull

Con fecha de portada de Febrero de 1999 salía Captain America Vol. 3 #14, un número que formaba parte del ecuador de la historia que Mark Waid estaba trazando para el personaje del Cap. Se trataba de la primera parte de un arco de seis en la que el autor llevaba mucho tiempo trabajando e implicaba el regreso del Red Skull (el villano había quedado atrapado dentro del cubo cósmico en Captain America Vol. 1 #448). La portada lleva el nombre de Waid junto al dibujante Andy Kubert. Sin embargo, cuando uno da vuelta para ver la primera página se encuentra con que dibujante, colorista, editor y demases aparecen ahí, pero el nombre de Mark Waid no se observa por ningún lado.

La historia está centrada en el propio villano, tomándolo como protagonista y narrando los eventos desde su propia perspectiva. Temporalmente estamos ubicados en Berlín, en lo que posiblemente sean los años '30, con Red Skull siendo un empleado de bajo nivel en un hotel donde se alojan norteamericanos, frecuentado por el "líder" de la nación: el propio Capitán América. Red Skull nos va contando con su voz en off como este líder con sus ideales de libertad y democracia se impuso por sobre el partido Nazi y contaminó a lo que de otra forma sería una gran nación. El protagonista vive una vida de sufrimiento, rechazado, sin poder encontrar un poco de luz, teniendo que aguantar las ideologías que imperan sobre su país. Quiere ser reconocido, ganarse su lugar y vencer al "enemigo", para traer nuevamente la gloria de la que hablara Adolf Hitler antes de ser reemplazado. La última escena nos lleva con Red Skull puesto a prueba por el Capitán que, según relata el propio Skull, quiere demostrar que bajo los ideales de libertad todos pueden ser buenos soldados. Cuando tiene la oportunidad, el villano asesina al Cap. Esta acción es la que lo libera del ciclo de tortura en el que está atrapado y nos devela que todo es una pesadilla armada por la mente del Red Skull y del propio cubo cósmico, de la que logra escapar ante la mirada de Kang.

Sin embargo, esto no fue lo que escribió Mark Waid. 

El Red Skull en su pesadilla
Una de las páginas de la historia, con el Red Skull sumergido en su propia pesadilla. La misma procede de un tomo recopilatorio, por lo que los textos no son estrictamente los del guión.

"Turnabout", el radical número dedicado a Red Skull, escrito por Mark Waid

Según cuentan las crónicas de la época, fue el propio Waid quien solicitó a los editores que su nombre fuera retirado de los créditos. Sin embargo las portadas ya estaban impresas, por lo que su apellido no desapareció de ahí, aunque pudo evitar que aparezca en los interiores. ¿Las razones? en palabras del propio Mark Waid por aquellos años: 

Despite what the error of having my name on the cover might imply, the contents of CAPTAIN AMERICA #14 aren't my work.

Contundente. Waid declara que el contenido de la revista no es su trabajo. Y no conforme, reafirma:

To leave my name on a story no longer mine cheats the readers and cheats me, hence my insistence at distancing myself from the final printed version.

Aduciendo un poco de honestidad artística, afirma que dejar su nombre en una historia que no es suya es engañar a lectores y engañarse a sí mismo, por lo que prefiere distanciarse de lo que está impreso. Según relata, el escribió una historia que fue entregada y luego aprobada tanto por su editor como por el editor en jefe de ese momento, Bob Harras. La misma fue construida junto a Andy Kubert, que aportó bastante desde el apartado estético. Fue idea del dibujante representar todo el relato en tonos de grises y dejar sólo el rojo del cráneo del villano. Pero antes de llegar a imprenta, el propio Harras decidió meter mano en el número y le pidió a Ralph Macchio que reescribiera varias líneas, sumado a que suprimió dos páginas completas. En un primer momento pudiera parecer que los cambios se debieron a que la historia original se excedía del stándar de 22 páginas de la época, resultando en un cómic de 24 páginas. Los cambios habrían permitido mantener el número reduciendo el número de páginas. Sin embargo, parecieran ser muy premeditados.

Aquellas dos páginas mostraban a Red Skull siendo golpeado violentamente por extranjeros. A su vez, los cambios en los textos dejan de lado todas las menciones más racistas, incluyendo llamar por su nombre a chinos, japoneses y africanos. Toda la reescritura le baja el tono de odio racial a los pensamientos del villano. Por otro lado, en el guión original el Capitán América aparece como el líder del partido que ocupa el poder y es retratado con muchísimos paralelismos con el propio Hitler, llegando hacia la escena final donde se repite la secuencia del comienzo en la que Red Skull se da a conocer frente al führer. Esto es modificado de forma que los paralelismos se pierden en los textos y quedan sólo en el dibujo.

Las páginas eliminadas
Las dos páginas originalmente eliminadas por el editor. Ambas proceden de un tomo recopilatorio, por lo que los textos no son estrictamente los del guión.

El centro de la historia para Waid era retratar que hay dentro de la cabeza del propio Johann Schmidt (nombre original del villano), utilizando como base lo que Mark Gruenwald contara sobre sus orígenes en la Alemania nazi de los años '30. En el Captain America Vol. 1 #298, Gruenwald relata que siendo un empleado de hotel Hitler lo conociera y lo utilizara para demostrar la superioridad aria, declarando que podía convertir al más miserable de los alemanes en un perfecto exponente del partido. Este relato se repite en la cabeza del personaje y el cubo cósmico lo transforma en una pesadilla, reemplazando a Hitler por Steve Rogers. Así, Waid se propone demostrar que todos somos los héroes de nuestra propia historia, por más retorcidos  y reprobables que sean nuestros pensamientos. Red Skull se ve a sí mismo como una víctima y es alimentado por su inmenso odio. 

Si bien la historia original no se ve severamente alterada, la reescritura que le hicieron altera en buena medida el tono y la expresividad del relato. Las imágenes y las líneas suprimidas socaban cualquier posibilidad de empatía que pueda generar el villano en el lector a la vez que borra cualquier posibilidad de manchar al Capitán América que se imagina el personaje. La propia historia es la que primero te acerca hacia el villano a la vez que te va mostrando todas las razones por las que está parado en el lugar antagónico. Hoy día es una práctica bastante difundida en series televisivas la de reservar un capítulo para ponernos en el lugar del antagonista (me viene a la cabeza el genial episodio de la serie de Netflix dedicada a Daredevil centrado en Kingpin). Incluso es bastante más frecuente que existan series dedicadas a villanos (la propia Marvel en tiempos recientes ha tenido muy buenas series de Loki, Kingpin, Doctor Doom, etc.). Quizás la genial idea de Mark Waid en 1999 no fuera del todo interpretada por Bob Harras. Lo que es verdad es que esta fue la chispa que encendió el cortocircuito entre autor y editor y terminó en el alejamiento del primero para el siguiente año.

También el propio Waid reconoció que la editorial tiene el derecho de realizar cambios en los productos que le pertenecen, e incluso está entre las facultades del Editor en Jefe ejecutar las alteraciones que realizó a su historia, sea cual sea su opinión al respecto. Sin embargo el autor se sintió defraudado y molesto aduciendo que incumplieron los tratos de palabra, sin avisos previos, con la decisión tomada y sin ningún indicio de disculpas. Incluso deslizó que lo hicieron sentir en falta por su propia historia ya aprobada. 

Años después fue la propia editorial quién incluyó la versión original en los tomos recopilatorios de la etapa de Mark Waid, devolviendo su nombre a los créditos interiores. Sin embargo, buscando el material actual y revisando los guiones que se pueden encontrar en la web, algunas de las menciones más racistas sobre asiáticos y africanos ya no están ahí, aunque el tono de la historia original se haya recuperado. 

Dejá tus ComentariosDejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.