Comics

Entrevista a Alejandro Aragón

Tiempo de revanchas

Alejandro Aragón

Alejandro Aragón (Capitán Bermúdez, 1978) lleva colaborando en el mercado norteamericano por algo más de una década, desde sus lejanos inicios como colaborador de Leandro Fernández, en 2008. Su arte ha expandido exitosas franquicias cinematográficas y televisivas (28 Days Later, Robocop, The Expanse) hacia el cómic, desde diferentes editoriales, pero también contribuyó a interesantes creaciones de autor, como Sons of chaos (IDW), Dark deep down (Stela), Resonant (Vault Comics) y Death Orb (Dark Horse). Con motivo de la publicación en nuestro país de esta última miniserie, que acaba de lanzar Multiversal Ediciones en un único tomo, realizamos esta entrevista exclusiva.

 

Mariano Sicart —Creo que el único material que vi con tu firma publicado en el país es el unitario “Muricide”, con guión de Terence Anthony, que salió en el cuarto número de la revista Quimera (Rabdomantes Ediciones) en 2015. ¿Hay algo más?

Alejandro Aragón —Sí, está “Amor Negro”, un autoconclusivo de tres páginas con guión de Mauro Mantella que salió en el libro Antología Zombi (Ovni Press) unos años antes, en 2013. Después fue reeditado en 2017 como parte de Ucrónicas, libro antológico de Rabdomantes.

MS —Teniendo en cuenta eso, ¿cómo llegás a involucrarte en la colección De Exportación, que inició Multiversal Ediciones hace un par de años?

Alejandro Aragón —Fue a través de una propuesta del editor, Mariano Abrach, que me contactó para proponerme formar parte y enseguida le dije que sí, porque lo conozco y el proyecto me pareció muy interesante. Después hubo que encargarse de llevar adelante las gestiones con la gente de Dark Horse, entonces él me preguntó cómo se manejaban, porque si bien ya había tratado previamente con otras editoriales norteamericanas, nunca lo había hecho con ellos, puntualmente. Además, yo tengo contrato hasta el año que viene allá. Pero se terminó resolviendo sin problemas, por suerte. Son gente joven, piola, y allanaron el camino de inmediato para hacer posible esta edición.

MS —¿De qué forma se dio tu participación en este proyecto, originalmente?

Alejandro Aragón —Yo venía de trabajar en una novela gráfica bélica histórica, Sons of Chaos, para IDW, con guión de Christopher Jaymes, que me llevó más o menos tres años. Eso salió publicado en EE.UU. en 2019 y este año se editó también en Grecia, porque trata sobre la guerra de la independencia de 1821, cuando ese país deja de pertenecer al gobierno otomano. Al terminar eso, por 2015, arranco con una miniserie en la que estuve laburando un año, con guión de William Harms que se llamó Dark Deep Down, de terror psicológico con mucho drama, una temática muy oscura, densa.

Robocop
Robocop recargando energía

MS —Géneros muy disímiles, uno de otro.

Alejandro Aragón —Claro, fueron dos obras muy demandantes, entre la documentación histórica rigurosa, por un lado, y lo asfixiante del enfoque, de otro. Entonces quería que lo próximo fuera algo más relajado, divertido. Porque uno siempre se termina involucrando, de alguna manera, en lo que dibuja, ¿viste? Y yo al guionista Ryan Ferrier lo conocía de las redes, no me acuerdo si habíamos quedado en hacer algo juntos antes, pero la cuestión es que nos encontramos en ese momento los dos con ganas de probar algo distinto, descontracturado. Material de autor, también. Entonces ambos empezamos a tirar ideas y un plot suyo me gustó, era Death Orb. Inicialmente trataba sobre un motoquero en un mundo posapocalíptico, que buscaba a la mujer embarazada. Con ese concepto como norte, nos planteamos cómo lo imaginábamos cada uno, orientándolo hacia el cyberpunk, después. A partir de eso, empecé a trabajar en unos diseños, improvisando la estética sobre la marcha, sin tantas preocupaciones. Así surgió, conservando esa soltura y energía propias de la experiencia colaborativa.

MS —¿Salió como miniserie, no?

Alejandro Aragón —Sí, una miniserie de cinco números, inicialmente. Después se recopiló en TPB. También logramos venderla a Polonia.

MS —Entre el material promocional de Death Orb que se difundió en redes, vi unas interesantes portadas tuyas. ¿Sos de encargarte habitualmente de ese apartado, o fue algo excepcional?

Alejandro Aragón —Al tener el control sobre el proyecto, me interesó hacerlas para terminar de mostrar el universo a través de ellas. Nuestra visión. Pero yo me considero más narrador que ilustrador, entonces te diría que no me gusta realizar tapas para otros cómics. Pese a que me han ofrecido hacerlo. No lo siento. Yo disfruto de hacer los personajes en su propio contexto, si no conozco ese entorno, no. Además, te diría que prefiero trabajar las portadas conceptualmente, desde lo figurativo. A contramano de lo que pretenden la mayoría de las editoriales, con un abordaje más de tipo genérico.

death orb 1
Death Orb. Detalle de portada

MS —Esta va a ser la primera vez que los lectores nacionales van a poder tener acceso a un trabajo tuyo de cierta extensión, después de tanto tiempo trabajando para afuera. ¿Te da lo mismo tener presencia en nuestro mercado? ¿O es algo que estabas esperando?

Alejandro Aragón —A mí me puso muy contento el hecho de que Mariano me plantee la idea, sí. Calculá que yo vengo trabajando sin parar desde hace doce años, siempre para el exterior. Entonces, más de una vez quise hacer algo para acá en ese tiempo, pero nunca me dieron los plazos, tuve que posponer varias propuestas interesantes con autores de acá; Guillermo Grillo, con quien trabajé en La noche del chihuahua y Rodolfo Santullo, porque tenía que abrirme camino y realmente no podía rechazar ciertos trabajos que iban surgiendo.

MS —A propósito de eso, ¿cómo arrancó tu recorrido profesional? ¿Fuiste ayudante de Leandro Fernández?

Alejandro Aragón —Claro, en Enero de 2008 empecé con él Hunter, segundo volumen, para la editorial francesa Soleil. Ahí hice fondos, básicamente. Ocho meses, más o menos estuve, porque en Noviembre de ese año me aprueban una miniserie, Overlook, desde Image, con el guionista Joshua Williamson, que también estaba empezando, ahora es conocido por trabajar en The Flash. Le digo a Leo de esto y como ya habíamos terminado, además de que eran tres números nomás, me da la oportunidad de hacerlo y volver después. Cumplo con eso y retomamos la colaboración, hacemos primero Northlanders (Vértigo) y después Deadpool (Marvel). Entonces justo me llaman de Boom! Studios para ofrecerme 28 Days Later. Era un número nomás, pero quise hacerlo. Hablo con Leo, con el que ya llevaba más de un año y medio trabajando, para comentarle de esta oportunidad porque no lo quería trabar y no sabía si esta vez iba a volver. Entrego el número, el 13, que era un reemplazo de Declan Shalvey, dibujante titular, quien justo había aceptado una comisión en Marvel y no quiso retomar. Entonces me ofrecen terminar el arco argumental, tres números más. Estaba contento, podía seguir laburando. Dije que sí y mientras estaba dibujando el número 15, me ofrecen tomar la serie mensual, hasta el 24. Era un año de laburo por delante. Acepté, obvio. Y desde ahí, entre una cosa y otra, nunca más paré.

MS —Te la jugaste y salió bien.

Alejandro Aragón —Podría decirse que sí.

MS —¿Qué estás haciendo ahora?

Alejandro Aragón —Bueno, yo estuve realizando talleres literarios, escritura creativa, porque estoy interesado en hacer algo como autor integral. Es uno de mis objetivos, desde el comienzo. Y en medio de la pandemia, que me ofrecen la miniserie de The Expanse (Boom! Studios), cuatro números con guión de Corinna Bechko que se ubican entre la cuarta y quinta temporada, tomé conciencia de lo importante que es haber construido una carrera en esta profesión, depender de mí mismo. A veces, con el tema de estar atado todo el día al tablero, no lo pensás siquiera. Y ver lo que pasaba alrededor, las vidas que se perdieron, además de mucha gente quedándose sin trabajo, también, dentro y fuera del medio, hizo que me diera cuenta. Decidí que no lo debía postergar más, quería hacer cosas que realmente deseara dibujar. Y me embarqué en un proyecto de autor, estoy escribiendo una novela gráfica dramática, por clasificarla de alguna manera, cada vez más cerca de empezar a dibujarla. Ya tengo el cuarto borrador, por ahora es todo lo que te puedo adelantar al respecto.

death orb 2
El Orbe de la Muerte. Arte interno

MS —Interesante, ¿para afuera también, o el mercado nacional?

Alejandro Aragón —Hay interés del exterior, pero también en el país. En su momento se terminará de definir; por ahora estoy inmerso de lleno en la parte creativa, te diría.

MS —Actualmente, el cómic en papel coexiste con el soporte digital, vos dibujaste Dark Deep Down, directamente para la plataforma Stela (tablets y celulares), ¿qué opinión tenés sobre el tema?

Alejandro Aragón —Me parece que el papel, a esta altura es una especie de fetiche, ¿viste? Cómo que cuesta la idea separarse de eso, por todo el tiempo que pasamos con libros y revistas en nuestras manos. Pero yo, hoy en día, leo más cómics en formato digital que impreso. Generalmente, desde una tablet. Por una cuestión de visión, el rebote de la luz, cómo se ve el color, los detalles con el zoom, etc. Para mí la historieta es narrativa, arte secuencial, y su lectura se puede disfrutar en cualquier medio. A futuro, creo que la industria va a ir directamente para ese lado, por una cuestión de costos, incluso. Aunque no sé cuánto tiempo va a llevar.

MS —Bien. Y cómo lector, a la hora de elegir qué leer, ¿seguís dibujantes o guionistas?

Alejandro Aragón —Esa es una buena pregunta. Te diría que un poco y un poco. Hoy, por temática, estoy leyendo más cómic europeo que norteamericano. Pero fundamentalmente, por lo que hablábamos antes, no encuentro historias que me resulten interesantes. Entonces busco y trato de influenciarme por otros lados. En lo estético, miro pintores; veo lo que es el grafismo, las texturas y demás detalles que me resultan interesantes. Mientras que en lo narrativo, leo novelas o veo cine, también. Algunos directores puntuales, de los que sigo su obra. Voy más por ese otro lado. El hecho de estar trabajando en mi propio proyecto, también me permite nutrirme de esas influencias.

MS —Bueno, con eso me doy por hecho. Muchas gracias.

Alejandro Aragón —No, gracias a vos.

Etiquetas
Escrito por:
Mariano Sicart
Mariano Sicart
Si te gustó, Compartilo!
Dejá tus Comentarios
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.