Comics

Eternals #1, de Kieron Gillen y Esad Ribic

Reseña del esperado regreso de Ikaris y compañía

Por: Damián Pérez - 06 Ene 2021 Se lee en: 3 mins
Eternals #1, de Kieron Gillen y Esad Ribic

Protect Celestials. 

Protect the Machine.

Correct excess deviation.

 

Llegamos al año 2021 y Marvel apuesta a la multiplataforma. Tenemos un universo enorme en los cómics y otro ya bastante grande en los medios audiovisuales. Este año post-pandémico el caballo de batalla del MCU será un nuevo grupo, traído de uno de los rincones más oscuros del universo de los cómics: Los Eternos.

Hacia la segunda mitad de la década de 1970, el genio de Jack Kirby volvía a la Casa de las Ideas, luego de un paso muy productivo por la otra vereda. Allí creo un importante concepto que sigue siendo al día de hoy una de las patas fundamentales del universo DC: los New Gods. Y luego, volviendo a ocupar su silla célebre, el autor quiso entregar una épica similar al Universo Marvel, por lo que creó una contrapartida que ocupase el mismo lugar privilegiado que aquellos. Se trata de Los Eternos.

¿Qué son los Eternos?

Los Eternos (o Eternals, para ser más precisos, u Homo immortalis, para ser aún más precisos) son una especie creada por los Celestiales, surgidos de sus experimentos con los humanos, para dar lugar a un linaje perfecto que sirviese de protectores de la humanidad. A su vez, los Celestiales también dieron origen a los Desviantes (o Deviants en el original, especie Homo descendus), contrapartes de los Eternos, cada uno una desviación de la perfección. Ambos grupos poseen historias íntimamente relacionadas, usualmente enfrentados, al ser cada uno un extremo opuesto en los experimentos celestiales. 

Vuelve Ikaris
Vuelve Ikaris, con el impresionante arte de Esad Ribic.

La nueva serie

Los Eternos tienen una historia editorial bastante breve, luego del trabajo de Kirby han tenido pocas oportunidades para desarrollarse. Algunos de los miembros de la especie han participado en otros grupos, como por ejemplo Sersi siendo parte de los Avengers. Entre sus series más recordadas se encuentran los siete números guionizados por Neil Gaiman y dibujados por John Romita Jr. en 2006-2007. Recientemente, todos los Eternos murieron en uno de los primeros arcos de los Avengers de Jason Aaron.

Dado el pronto lanzamiento de la película dedicada a estos personajes en el universo cinematográfico de Marvel, la editorial viene anunciando esta nueva serie hace rato. Retraso por pandemia mediante, este 2021 arranca con un nuevo número uno para placer de los lectores. Y para mayor placer, tenemos a una de las duplas creativas más interesantes que se podía elegir: el guionista Kieron Gillen y el dibujante Esad Ribic.

Gillen tiene un muy buen promedio de buenas historias con superhéroes, contando su paso por Uncanny X-Men, Thor, la muy interesante Journey into Mystery y sus sumamente recomendables Young Avengers. También es reconocido su larga estancia en la nueva serie de Darth Vader que lanzó Marvel en el nuevo universo de Star Wars y sus trabajos en las independientes: Phonogram, The Wicked + The Divine y la aclamada Peter Cannon: Thunderbolt. Esad Ribic es un increíble dibujante con un nivel de magnificencia expresado en su arte difícil de comparar con otros. Quizás la mejor elección para retratar la epicidad de historias como las que se esperan con los Eternos, luego de ver su arte en Thor: God of Thunder, Silver Surfer: Requiem y Loki.

Deviants
También tenemos la gracia de ver un Desviante surgido de los lápices de Esad Ribic.

¿Y con qué nos encontramos en este primer número? Primero que nada los autores eligieron comenzar una historia alimentada tanto por la ciencia ficción como por la aventura épica, haciendo que la primera de estas patas no quede relegada (como ha ocurrido en otras historias de éstos personajes). El Rey Kirby concibió el universo de los Eternos como una amalgama entre el sci-fi y la aventura épica y los autores de la nueva serie se nota que quieren respetar esa premisa. Tenemos también algunas explicaciones típicas de un primer número que sirven para ubicar al lector (y que le facilitan muchísimo la experiencia a los nuevos lectores). Hay una influencia presente del método Hickman, con la presencia de infografías explicativas (aunque en un porcentaje mucho menor al que usa el guionista de X-Men). También hay mucho estudio y relectura de lo previo. Se nota que Gillen se alimentó de toda lo previamente escrito sobre los Eternos pero para llevarlo a su propia visión de estos personajes.

La historia arranca con un resurgir de los Eternos, pero nosotros vamos a ver que ocurre con Ikaris y su nueva compañera, Sprite. Ambos personajes van a ser los protagonistas de la historia, al menos en principio. Una trama simple nos lleva a recorrer algunos rincones del universo de éstos personajes, cruzándonos con un Desviante, viajando a Olympia y a Titanos, conociendo a Zuras, el líder de los Eternos y llevándonos ante quien será el primer villano de la serie (el cual no quiero revelar para no spoilear). Se nos promete épica, desarrollo de personajes y un viaje interesante, como bien sabe hacer Gillen.

Este primer número no deja de ser una presentación pero pone algunas bases para una historia a largo plazo que, al menos para mí, resulta interesante.

Para resumirlo: promete.

Dejá tus ComentariosDejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.