The Green Lantern #01

Reseña y repaso por algunos trabajos anteriores de Morrison

Se lee en aprox. 4 mins

In Scottish Days, in Magic Nights

El guionista Geoff Johns hizo un gran trabajo rescatando a Hal Jordan luego de su caída, muerte y redención, tras su paso como Parallax y la breve etapa como anfitrión del Spectre.

Johns expandió la mitos Green Lantern y plantó unos cimientos tan sólidos que el título fue uno de los menos afectados por el relanzamiento editorial del 2011: la serie pasó casi inmune por el reboot de continuidad planteado por el New 52.

Tras su alejamiento del título, los Green Lantern siguieron un camino irregular, con altibajos y algunas novedades, aunque sin llegar al nivel de calidad que tuvieron en la etapa anterior.

En este escenario, la editorial anunció con bombos y platillos la llegada de Grant Morrison, con la promesa de volver a llevarlo a la gloria que alguna vez supo tener. De entrada, el título es ambicioso: “The Green Lantern” anticipa un gran protagonismo por parte de Hal Jordan.

En una entrevista reciente, Morrison afirma que llevará al personaje a sus raíces: Hal es un policía intergaláctico, temerario y mujeriego, con problemas para mantener su empleo, pero capaz de imponer su autoridad a lo largo de todo el multiverso.

La editorial asegura que esta sería la primera vez que el escocés aborda de lleno al personaje y sus mitos. ¿Pero esto es realmente así?

Repasemos algunos casos anteriores:

En Animal Man conocimos a Magic Lantern, quien presentaba al Love Syndicate of Dreamworld

En su paso por la JLA, Grant incorporó a Kyle Rayner, el único Green Lantern activo del momento, y contribuyó a su desarrollo como personaje, demostrando que su lugar en el grupo estaba más que justificado.

En su propuesta para la fallida saga “Hypercrisis”, Morrison planteaba la intervención de los Guardianes del Multiverso, con un nuevo grupo de Corps integrado por Green Lanterns de todas las realidades paralelas.

En la novela gráfica “Earth 2” Grant nos presenta a Power Ring, el portador de un anillo parásito y oscuro, como todos los habitantes de esa realidad distorsionada.

En DC One Million, el Anillo de Poder es clave para vencer a Solaris, el sol malvado enemigo del legado Superman.

En Final Crisis vimos a los Alpha Lanterns, algo así como el área de “asuntos internos” de los GL Corps.

Y todo el cuerpo de GL fue vital para vencer la amenaza de Mandrakk, el Monitor vampiro.

En su libro Supergods, el guionista menciona brevemente al mito Green Lantern en algunos pasajes, afirmando su condición de pilar en el panorama editorial, poniéndolo a la par del dios griego Apolo.

En la serie semanal 52, el equipo espacial se encuentra con Ekron, un Green Lantern renegado en busca de su “ojo perdido”, que en realidad era una super batería de poder.

Aunque esta fue una obra realizada de forma autoral, estos segmentos tiene la clara impronta de Morrison, quien conocía muy bien a Buddy Baker, el Animal Man.

Finalmente, los universos alternativos mostrados en Multiversity están poblados por diversas versiones de los mitos Green Lanterns, como la Tierra 15 (de la cual queda solamente una batería de poder), la Tierra 20 (con un demonio Green Lantern) o la Tierra 32 (donde Batman porta el anillo).

Ahora sí, vamos con la reseña del número.

The Green Lantern

La historia arranca con una llamada de los Guardianes del Universo, en el espacio profundo. Rápidamente conocemos a nuevos Green Lanterns y algunas dinámicas novedosas en la relación entre anillo y portador.

Mientras tanto Jordan disfruta de su tiempo libre en la Tierra, tras su “pase a retiro” impuesto por los propios Guardianes. Hasta que se topa con una amenaza que lo pone de vuelta en servicio.

A continuación se suceden escenas de acción, el clásico juramento Green Lantern, una breve recapitulación del estado de situación de los Corps y la presentación de los que parecen ser los antagonistas principales de este primer arco argumental: los Blackstars.

En tan solo un número, Morrison define el rumbo que le dará a la serie, diferenciandola de las anteriores y sembrando plots a largo plazo, como hizo en su paso por Batman.

El trazo de Liam Sharp me recuerda por momentos al trabajo de Chas Truog en Animal Man, con algunas falencias al dibujar rostros o figuras humanas. Felizmente, puede mostrar toda su creatividad al plasmar seres y escenarios alienígenas. Se nota mucho el aporte del colorista, que lo diferencia de trabajos anteriores, como su última intervención en “The Brave and the Bold”, reseñado en este mismo sitio.

Al igual que en otros números iniciales, la última página nos da un vistazo de lo que viene: la Batería Central destruída, más Blackstars, un grupo Multiversal de Green Lanterns y una versión actualizada de los Hard Travelling Heroes.

Fue un buen inicio, ¡la llama esmeralda sigue ardiendo!

Characters: 
Creative House: 
Imprint: