fbpxHistory of the Marvel Universe #1 | Ouroboros World
Comics

History of the Marvel Universe #1

Reseña de la nueva miniserie de Mark Waid y Javier Rodríguez

Por: Damián Pérez - 24 Jul 2019 Se lee en: 3 mins

Mark Waid es uno de los guionistas que más conoce de cómics. Y a su vez, es uno de los que más sabe sobre el Universo Marvel. En sus comienzos, antes de convertirse en guionista, Waid fue editor y escritor en un revista sobre el medio, Amazing Heroes. Su amor por el cómic de superhéroes es innegable y, sumado a su amor por los detalles, la historia y la tan mal comprendida continuidad, no se podía llegar a otro punto que éste. A lo largo de sus anteriores trabajos podemos corroborar estas afirmaciones. Hoy día no hay un mejor autor para encarar una empresa como esta y, adelantando un poco mi veredicto, Mark Waid cumple lo esperado. Pero ahora vamos al punto. 

La Historia (de la historia)

La historia de History of the Marvel Universe es la propia historia. Es una historia sobre la historia. Y esta historia es la historia de un universo. Para seguir repitiendo historia. Si nos ponemos quisquillosos, podemos meter el detalle que el Universo Marvel (el meta-universo editorial que engloba todas las publicaciones de la misma) en realidad es un multiverso ficcional. Waid decide poner el punto de comienzo en el Big Bang, que ha sido relatado más de una vez en los cómics, y dejar de lado las realidades paralelas, los universos divergentes y los otros universos que conforman el multiverso. El está contando los sucesos acaecidos en el Séptimo Universo, comenzando como una charla entre un crecido Franklin Richards y Galactus, el último superviviente del anterior universo, mientras se acerca el próximo Big Bang. Con esta estrategia argumental comienza el relato que va interconectando sucesos y eventos dispersados por miles y miles de revistas diferentes. En este primer número de la miniserie se recorre el origen de las entidades abstractas como Eon y Eternity, los primeros seres sentientes del universo, el nacimiento de las primeras civilizaciones, la llegada de los Celestials a la Tierra, el nacimiento de los dioses primigenios, etc. y más etc. Como se puede apreciar, los sucesos incluidos son muchísimos. Y todos amalgamados y ordenados haciendo que esta miniserie sirva no sólo como relato sino también como enciclopedia y catálogo para fans y futuros autores.

El final de un universo. El mejor momento para contar historias.
Galactus sobrevivió al sexto universo para ver morir al séptimo. Y así empieza la historia.

Los autores

Creo que ya dije mucho sobre Mark Waid en el primer párrafo pero me queda una cosa para aclarar. Esta miniserie es un gran ejercicio de continuidad, y Waid es uno de los autores que mejor maneja y utiliza este elemento. La bastardeada continuidad no tendría porque ser un problema, pero muchos otros autores, en lugar de leer y aprender prefieren dejarla de lado, probablemente por no tomarse el trabajo que necesita (te estoy mirando a vos, pelado de Cleveland). Waid siempre utiliza la continuidad como una herramienta argumental que le permite darle más capas y más valor a sus historias. Y en este caso es indispensable. El autor pone en su relato elementos de todos los rincones posibles del universo: las facetas cósmicas, las más terrenales, las medievales, las mágicas, las científicas, todas las que uno pueda recordar. Incluso se esfuerza e incluye a personajes muy oscuros como los Nuwali y Tuk the Caveboy, e incluso no ignora los aportes más recientes, como los Progenitors que Al Ewing dio a conocer en Royals o los mal calibrados temporalmente primeros Avengers que se sacara de abajo del sombrero Jason Aaron en Marvel Legacy. Nada escapa a la libreta de Mark Waid. Y de paso, como extra el número (y esperemos de toda la miniserie) trae una larga lista de anotaciones donde se detalla las fuentes de todos los elementos que menciona la historia. Algo que deja de lado el autor, y que me llama mucho la atención, es el origen de los mutantes por medio de los Celestials (con el que nos metimos allá lejos en el tiempo con esta nota). Sólo menciona a dos, Selene y Apocalypse, considerados entre los primeros de la especie. Me entusiasma pensar que esto es a propósito para dejar lugar a las historias que se vienen de la mano del recién llegado a la franquicia mutante, Jonathan Hickman...

El español Javier Rodríguez ya ha acompañado a Mark Waid en algunos números del reciente paso de éste por Daredevil. Su estilo simplista recuerda al de otro recurrente compañero de Waid, Chris Samnee. Página a página trata de ser respetuoso de la innumerable cantidad de artistas que pasaron por Marvel y dejaron su sello, e incluso intenta dejar pequeños y hasta sutiles homenajes en sus armados de página. El resultado no es descollante pero podemos afirmar que cumple lo esperado. El trabajo de color, también producto del dibujante, es impresionante y hace lucir el resultado.

El origen de los primeros seres y planetas del Universo Marvel
Mientras se relata el origen del primer planeta y los primeros seres vivos del Universo, Javier Rodríguez se permite un pequeño homenaje a Dave Cockrum y a la primera aparición del M'Kraan Crystal en X-Men #107 de 1977.

El veredicto final

Mark Waid ama el medio y Javier Rodríguez lo acompaña muy bien. Este meta-relato es indispensable para entender el Universo Marvel de aquí en adelante. Si sos amante de la continuidad, si sos curioso sobre los detalles y el trasfondo de las historias, o si sos un guionista de superhéroes que trabaja para las big two y pretende ser serio, debés leer esta miniserie que, esperemos, continue por el mismo camino. La última viñeta nos cuenta sobre el nacimiento de James Howlett y nos promete meternos en los comienzos de la era moderna. Yo le pongo muchas fichas.

Dejá tus Comentarios