KID ETERNITY de Grant Morrison y Duncan Fegredo
Comics

KID ETERNITY de Grant Morrison y Duncan Fegredo

Caos versus órden versus caos

Por: Jose Luis Boterberg - 13 Mayo 2018 Se lee en: 4 mins

Las fuerzas de la dualidad que dominan nuestro mundo están en una ardua y milenaria disputa, para definir esa batalla nuestro personaje deberá descender a los infiernos para traer la victoria a uno de los bandos... ¿O traerá solo equilibrio?

Para adentrarnos en la miniserie de 1990 debemos hacer un poco de historia sobre el personaje. Corría Diciembre de 1942 cuando Otto Binder y Sheldon Moldoff nos presentan, en el número 25 de Hit Comics, a Kid Eternity un pequeño con poderes para aparecer, desaparecer e invocar manifestaciones de personajes mitológicos como Sansón, Sherlock Holmes, Merlyn, El Rey Arturo, Napoleón, Edison y todo aquel que se le ocurra. Hit Comics por aquel entonces era la antología de cabecera que publicaba la ya desaparecida Quality Comics, editorial responsable de la creación y publicación de personajes como Red Bee, Doll Man, Phantom Lady, Black Condor, el famosísimo Plastic Man y otros más, los cuales después irían a parar a la JSA o al famoso All Star Squadron de DC Comics.

En este capítulo de presentación se nos contaba como este niño, el cual nunca se revela su nombre verdadero, vivía con su abuelo en un barco pesquero y moría junto a su tutor como consecuencia de un torpedo disparado por un submarino alemán en plena Segunda Guerra Mundial, el cual impactaba y destruía el buque donde vivían ambos. En ese momento el jovencillo llegaba al cielo y a lo trámite en Argentina le decían que había una equivocación, que debería haber muerto de viejo y no siendo un purrete; por lo que lo ponen en custodia de Mr. Keeper (O El Guardián según algunas traducciones), una especie de Buda medio gris o celeste, le regalaban los poderes arriba mencionados para luego devolverlo a la tierra, con Mr Keeper incluido, y que sirva de emisario del cielo sirviendo a la verdad, el bien y la justicia. A partir de ahí el pequeño Kid tendría las típicas aventuras de esa época enfrentando a Nazis, Gangsters, Cintíficos Locos y lo que se le cruzara, convirtiéndose en el arquetipo del héroe de los años 40-50s y siendo también un personaje muy inocente e infantil.

Llegaría 1956 y Quality Comics vendería todos sus productos a DC Comics, pero esta última no haría uso del personaje sino hasta 1970 donde lo mandaría a la Tierra de la Familia Marvel, hoy Shazams, y lo bautizaría como Christopher Freeman, cortando el misterio del nombre real del niño. Allí permanecería hasta que en 1990, después de Crisis on Infinite Earths y en pleno auge de los escritores británicos, Karen Berger (Mente Madre detrás del sello Vertigo) le enviaría a Grant Morrison una pila de material de Kit Eternity ofreciéndole la oportunidad de escribir el personaje. El escocés, que ya venía de romper moldes y patear el tablero con Animal Man y Doom Patrol, aceptó el desafío y llevó al personaje a una caracterización similar a la de Zenith, personaje creado por él para la antología de 2000AD.

El que también aceptó el desafío, pero del apartado gráfico, fue el camaleónico Duncan Fegredo, cuyo arte es fundamental para hacer de Kid Eternity una joya de los 90s. En este caso el estilo de Fegredo se transforma para darnos una narración onírica surrealista a lo Dave McKean, la cual resulta muy efectiva para ambientarnos en las regiones dantescas del infierno y haciendo de esta aventura un viaje caótico, opresivo, terrorífico y hasta repulsivo por momentos.

Ahora bien, ¿de qué va la obra?

La historia comienza con Jerry Sullivan, un comediante de mala muerte, entrando en la sala de emergencias de un hospital, con su vida pendiendo de un hilo, a partir de ahí vamos a tener flashes de los recuerdos del mismo, este primer tomo (la obra consta de tres libritos) es bastante desconcertante porque las viñetas entremezclan situaciones del pasado, presente y futuro. Es así como dentro de esta locura de imágenes inconectadas vamos viendo varias situaciones como un crucigrama, o una partida de scrabble en la que se está formando la palabra Eternity, la cual también se entrelaza con la palabra Eter, lugar al que se transporta Kid cuando desaparece. Es entonces cuando la rueda del destino gira para acomodar los engranajes cósmicos y hacer que el querido Freeman logre escapar del Infierno tras muchos años encerrado ahí y aparecer en medio de una fiesta en la que se encuentra Jerry Sullivan. Como verán ya nos trasladamos a una situación pasada. Aparecen ahora en escena los Shichiriron (presencias oscuras de las esferas del árbol Qlifótico) los cuales están persiguiendo a Eternity y de paso ya que son muy malos, asesinan a varias personas que se encontraban allí. Kid invoca al Rey Arturo y a Al Capone para demorar a los Shichiriron, y así poder escapar junto a Jerry y Val Hoffman, esta última el amor imposible de Sullivan.

Otros personajes que son muy importantes dentro de la obra, los cuales van a ir apareciendo y desarrollándose a medida pasen las páginas son, un asesino serial que mata de forma ritual para apaciguar el dolor de no encontrar a su padre; y un predicador (que no es Jesse Custer) que anda dando vueltas por las Vegas profetizando cosas raras.

Una cosa que hay que entender para disfrutar al 100% este comic, es que cada número, palabra o figura rara que se menciona o aparece en la obra, hace referencias al Tarot, a la Kabbalah, al alfabeto hebreo, la magia caos, al gnosticismo y a la misma Divina Comedia de Dante, por lo que recomiendo googlear estas referencias dentro de las filosofías arriba nombradas. Por citar algunos ejemplos, tenemos el número 19 del piso en el que está el ascensor, el número 4 en la ruleta, aparece constantemente engranajes o círculos referenciando la rueda del destino, el Sol o el Ouroboros (todo es circular y cíclico); el personaje tiene 28 años: número que en el Tarot y el alfabeto hebreo se interpreta como la incertidumbre, la dualidad (la idea de la dualidad en nuestro mundo es constante dentro de esta aventura) y la eternidad. También vamos a ver imágenes copiadas de las cartas del Tarot como el hombre colgado de los pies y otras formas más.

Otra constante en las historias de Morrison son las referencias a los Beatles (quienes también tienen un transfondo esotérico y relaciones con grupos que promovían la iluminación espiritual), en este caso la puerta que lleva al infierno se llama Helter Skelter como el tema de la banda.

Llego hasta ahí porque no quiero contar más, prefiero que los interesados la busquen para que disfruten del viaje y la voladura de sesos que representa la historia en sí. Físicamente la misma es difícil pero no imposible conseguirla en un libro tapa dura que publicó en su momento Planeta de Agostini y también está la última reedición que sacó DC en 2015 para los que leen en inglés.

Después de esta serie saldría ya bajo el sello Vertigo una nueva serie de Kid Eternity, esta vez escrita por Ann Nocenti y dibujada por Sean Philips, pero esa ya es otra historia que quizás analicemos en otro momento.

Dejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.