Pasar al contenido principal

Los Ignorantes: Vinos & Comics

De como la historieta y el vino se mezclan formando el maridaje perfecto

Los Ignorantes: Vinos & Comics
Por: Bob Blondieness el Dom, 27/01/2019 - 19:36 - Se lee en: 5 mins

Les Ignorants, Récit d’une Initiation Croisée

Además de una buena historieta, disfruto mucho de un buen vino. Y aunque ambos vicios se pueden disfrutar en conjunto, nunca imaginé que podría encontrarlos maridados como en la obra que presento en los siguientes párrafos.

Étienne Davodeau es un autor integral francés, creador del estudio Psurde, con una vasta producción en tierras galas, que van desde historietas infantiles como “Les Aventures de Max & Zoé” hasta ensayos técnicos como “Rural”. Su obra “Les Mauvaises Gens” (que trata sobre el movimiento sindical francés) le valió dos premios en el Festival de Angoulême del año 2005, entre otros reconocimientos. Actualmente vive en el condado de Anjou, al oeste de Francia.

Por otro lado, Richard Leroy es un reconocido enólogo francés, ferviente difusor de la agricultura orgánica y biodinámica, la única práctica que (según asegura él mismo) no contamina ni distorsiona la tierra, ya que evita el uso de cualquier agregado extra, como pesticidas, levadura, azúcar, azufre, etc. Leroy es un referente vitivinícola indiscutido del Valle de Loira, condado de Anjou, donde tiene sus propios viñedos con su respectiva bodega. Este productor es considerado por la prensa especializada como uno de los más exigentes del competitivo mercado francés.

Salud, dinero y amor

Étienne sabe poco y nada de vinos, no mucho más que un francés promedio. Richard ha leído pocas historietas en su vida, sólo conoce las más populares. En ese sentido, ambos personajes se consideran ignorantes de la disciplina a la que se dedica el otro. Con esta premisa, Davodeau decide instalarse por un año en los viñedos de Leroy, para intentar aprender todo lo que pueda del fascinante mundo del vino, a la vez que enseña e instruye a su anfitrión sobre los secretos del Noveno Arte. El álbum es un fiel retrato de esta particular experiencia, contada con un nivel de detalle excepcional y atrapante.

La historia no se limita a un mero slice-of-life: cada episodio está centrado en un eje temático particular, ya sea técnico, humano o “de procesos”, sin dejar de lado conflictos mínimos que hacen avanzar la trama, a la vez que sirven como un verdadero manual didáctico de ambas disciplinas: el de autor integral de historietas y el de “winemaker” (nombre técnico de la persona que sigue el proceso completo del desarrollo de un vino).

Los artistas se sorprenden de la cantidad de puntos en común que tienen sus respectivas profesiones: ambos deben lidiar con agentes comerciales, un circuito que canibaliza la producción y despiadados críticos que no valoran el esfuerzo que ponen en generar sus productos, entre otras cosas. También deben asistir a eventos especializados para mantenerse en contacto con el público y consumidores finales, donde se ven obligados a interactuar con todo tipo de personajes. (Si alguna vez estuviste en algunos de estos eventos, visitaste una bodega, una editorial o una librería, es imposible que NO te sientas identificado con algunas de estas situaciones).

Las coincidencias no terminan ahí: la misma tierra que provee la materia prima para imprimir páginas y páginas de historieta es la que aporta sus nutrientes a la planta de vid, que genera y madura las uvas. Es decir que al reducir sus producciones a la mínima expresión, las dos convergen en el mismo punto.

El paso de los capítulos está marcado por el cambio de estaciones: a medida que pasa el tiempo Richard y Étienne van aprendiendo y entendiendo lo que motiva a cada uno, incorporando jerga, descubriendo artilugios y términos técnicos. Con estos conocimientos se animan a dar nuevas apreciaciones y juicios de valor, que en algunos casos obliga a los personajes a cuestionar el supuesto rol de experto. El intercambio de diálogos es desopilante, sumado al contraste de personalidades: mientras que Davodeau es conciliador y amigable, Leroy tiene poca paciencia y es temperamental.

Esto se evidencia en exquisitas intervenciones de otros célebres actores que los personajes visitan, apelando a sus contactos en los mundillos del vino y la bande dessinée. Estas visitas enriquecen la experiencia, ya que cada artista aporta su visión personal y amplía la visión que los protagonistas se van formando.

Pero la empatía se maximiza cuando caen en cuenta de que ambos oficios son casi hermanos: en un mundo que valora cada vez más la inmediatez de la producción en masa y su efímero efecto, hacer un vino de manera artesanal conlleva el mismo esfuerzo que desarrollar una historieta de calidad utilizando técnicas tradicionales (es decir sin usar herramientas digitales).

En cada pasaje del libro, Richard y Étienne demuestran que no se limitan a ser expertos técnicos: ambos aman lo que hacen, han dedicado sus vidas a aprender y mejorar sus respectivos campos de trabajo, contribuyendo al crecimiento de sendas industrias.

"Seguramente el mundo sería un lugar mejor si tuviéramos más gente como ellos, que pone su corazón en cada tarea y pretenden dejar las cosas mejor de lo que estaban."

Fondo blanco: borras finales

Este álbum de casi 280 páginas fue publicado originalmente por la editorial francesa Futuropolis en el año 2011, pero si no sabes francés, podés conseguirlo en alguna de estas ediciones:

  • “Los Ignorantes” - Ediciones La Cúpula - idioma español - año 2012
  • “The Initiates” - NBM Publishing - idioma inglés - año 2013

Si sos fan de la historieta o el vino y querés saber cómo la hacen en Francia, este libro está hecho para vos. Y para una experiencia completa, es menester maridar esta bande dessinée con una etiqueta de alta gama, aunque consumiendola con discreción, ya que es imposible no caer presa de sus influjos artísticos y etílicos.

¡Salud!


Dejá tus Comentarios


Categorías

Crack Bang Boom #10 2019 del 10 al 13 de Octubre
Votá Premios Trillo 2019

Relacionados

Apoyanos!

Ayudanos a seguir manteniendo actualizado el sitio con una contribución en KO-FI.