Pasar al contenido principal

Magia Blanca, de Simon Hanselmann

Analizamos la obra sobre los defectos y perversiones de una bruja, un gato y un buho.

El buho y Meg... ¿drogados?
Por: Guido Barsi el Vie, 03/05/2019 - 13:00 - Se lee en: 3 mins

Así como “Los Simpsons” fue el disparador del dibujo animado de humor para adultos, “Padre de Familia” lo fue para el subgénero del humor verde, lisérgico, negro o, para resumirlo con una sola palabra, extremo. Aunque fueron los disparadores, no necesariamente fueron los primeros (“Ren & Stimpy”, “Beaves and Butthead”, “South Park” y “Duckman”, entre otras, también forman parte de esa primera generación de producciones extremas).

Este tipo de obras se vieron multiplicadas en los últimos años y gozan de éxito cultural y comercial. Hoy en día nos encontramos otras de estilo similar muy aceptadas (nadie se escandaliza por un episodio de “Rick and Morty”, por dar un ejemplo). La aceptación y el éxito llevan a generar obras que puedan absorber un poco de ese nicho, aunque no sean del mismo medio. Podemos considerar, entonces, a “Magia Blanca” como un heredero de esas producciones.

Problemas maritales

¿Cómo es que estás obras logran diferenciarse entre sí cuando ejecutan el mismo tipo de humor el cual, por su formato y extensión, lo hacen en sacrificio de una historia? Los personajes son una alternativa. Y en el caso de la obra de Simon Hanselmann contamos con una buena mezcla: Megg (una bruja), Mog (un gato) y Buho (no hace falta aclarar lo que es), acompañados irregularmente por Werewolf Jones (un hombre lobo). Personajes que bien podrían ser humanos pero que por una sabia decisión del autor resultan mejor para las situaciones cómicas que sean animales o criaturas de nuestra imaginación, porque a todos nos parece más gracioso ver a un gato solicitando sexo oral-anal que a una persona, donde podríamos catalogarlo de pajero en lugar de reírnos o sentir un poco de pena.

Ese es un buen ejemplo de lo que nos dará esta obra: un compendio de situaciones sexuales, lisérgicas, y las consecuencias e interacciones de estas con sus personajes. Están libres de limitaciones emocionales, a excepción del caso de Buho, quien parece ser el personaje más “humano”, pero se niega a admitir que las situaciones en las que lo ponen los demás son de su disfrute. Este personaje es el mayor acierto de su autor, quien lo usa para intentar darle un poco de coherencia a este universo, pero resulta tan humano que termina fracasando y abrazando los actos delirantes de los demás.

¿Es “Magia Blanca” un compendio de situaciones humorísticas referidas a un mundo de sexo, drogas y enfermedades? Sí, pero lo que lo hace especial no es solo el toque humano de estos personajes fantasiosos con sus negaciones, culpa e intentos fallidos de mejorar lo que están haciendo mal, sino también la capacidad del autor para que nos encariñemos con ellos y nos sintamos un poquito identificados, sin que nos de culpa reírnos de ellos.

También ayuda el dibujo simple pero efectivo de Hanselmann. Sencillo en escenarios y personajes con una gran combinación de planos y ejecuciones de remates realizadas a la perfección para sostener el ritmo y el humor de la narrativa. Los pequeños y numerosos cuadros son una trampa perpetrada por el autor para engancharnos en la narrativa de la historieta y que nos sea difícil soltarla al pensar que siempre seguimos viendo la misma página. Realzo aparte el trabajo del color, raro pero hermoso.

No es facil la vida de una bruja.

Publicado originalmente en la editorial Floating World Comics y online por VICE, los personajes de esta serie encuentran su edición local a mano de la alianza Hotel de las Ideas y Loco Rabia, dos de las grandes editoras de historietas en nuestro país. No es normal que las editoriales locales editen material extranjero, pero cuando lo hacen hay que reconocer que eligen sabiamente las obras. Los ejemplos son claros y podemos citar a la genial "Johnny Jungle" editada por EMR, o a "Del otro lado y otras historias" (que nos deja pidiendo más a los gritos) publicado por Loco Rabia.

Las aventuras de Megg, Mog y Buho (y Werewolf Jones) ofrecen un entretenimiento llevadero único por las características de sus personajes y el arte de su autor, que se disfruta más si logramos empatizar con sus protagonistas.


Dejá tus Comentarios


Eventos Próximos

Crack Bang Boom #10 2019 del 10 al 13 de Octubre

Relacionados

Apoyanos!

Ayudanos a seguir manteniendo actualizado el sitio con una contribución en KO-FI.