Patience, de Daniel Clowes

Viajes en el tiempo y en el subconsciente

Se lee en aprox. 5 mins

Todo el mundo debería conocer la obra de Daniel Clowes. Lamentablemente no es así y eso me duele un poco. Hiper-consagrado en el circuito independiente de Estados Unidos, Daniel Clowes viene metiendo hits uno tras otro desde finales de los '80. Si todavía no leyeron Like a Velvet Glove Cast in Iron (1993), David Boring (2000), Ice Haven (2005), Wilson (2010), o la aclamadísima Ghost World (1997; de la que existe una película de 2001 protagonizada por Scarlet Johansson, Thora Birch y Steve Buscemi -con Clowes participando en la adaptación-) este es el momento de planteárselo. Vayan a leer algunas de esas joyas.

En 2016 Daniel Clowes sacó al mercado vía Fantagraphics su último trabajo, el más largo hasta la fecha y que le llevó cerca de cinco años de elaboración: Patience.

La obra de Clowes está plagada de momentos introspectivos, personajes llenos de defectos y muchas capas que uno puede odiar, amar o volver a odiar en la misma historia. Ninguno de sus personajes termina en el mismo punto en el que comenzó, porque si hay algo que hace muy bien Clowes es desarrollar personajes y llevarnos a los lectores a través de sus transformaciones. Sus ambientes siempre son urbanos, cercanos y toscos. Y suele entremezclar en sus historias varias cuotas de humor negro.

Patience es una historia de viajes en el tiempo. Sí, dije viajes en el tiempo. Y Daniel Clowes no deja de contarnos una historia en la que intervienen todas sus temáticas recurrentes. ¿Entonces? No esperes encontrar algo del estilo Terminator o Looper. Quizás la referencia que más se le acerca es Donnie Darko.

Patience es una historia de ciencia ficción. Patience es una historia dramática. Patience es una historia de amor. Patience es una historia intimista que habla hacia adentro. Y tiene viajes en el tiempo. Y entornos urbanos, personajes tridimensionales con quilombos en la cabeza, humor, amor, bocha de sentimientos. Y viajes en el tiempo.

LA HISTORIA

Patience es la historia de Jack Barlow y su esposa Patience. En 2012, ambos están profundamente enamorados, viven una vida simple como la de cualquier persona. Él tiene problemas laborales, lo despidieron y no sabe cómo contárselo a su mujer. Mientras, ella se entera que está embarazada y Jack recibe la noticia con entusiasmo. Pero Patience es asesinada en su casa. Y así es como empieza la cosa (acabo de resumirte sólo el primer capítulo). A lo largo de las páginas vamos a ver al personaje principal atravesar diferentes estados, tratando de superar el asesinato de su esposa. En cierto momento del relato, ambientado ya en 2029, el protagonista conoce a Bernie, el descubridor de una forma para viajar en el tiempo. Podríamos decir que el nudo de la historia arranca desde acá, cuando Jack decide viajar al pasado para evitar la muerte de Patience. Pero se pasa de largo y termina en 2006, varios años antes de lo planeado y empieza a investigar el pasado de su difunta esposa para poder detener el evento en lo que ahora es su futuro. Cada detalle de la vida de Patience que va descubriendo le revela lo poco que sabía hasta el momento de ella. Y los viajes temporales no terminan acá, pero mejor vayan a leer la historia. La trama va creciendo, sumando y discutiendo varias paradojas relacionadas al viaje temporal pero jamás Clowes jamás se empasta en explicaciones complejas, el lector siempre puede seguir sin dificultad el relato y se entiende perfectamente que el centro son los personajes y no el mambo sci-fi.

EL DIBUJO

El dibujo es sumamente simple en una primera ojeada (como acostumbra el autor), pero si prestamos atención (y deberíamos hacerlo, tratándose de Clowes) hay una gran cantidad de detalles que transmiten decenas de emociones. La psicodelia atraviesa toda la historia, de diferentes formas, a veces con más sutileza, otras con fuerza, como dando una cachetada. Especialmente en esas splash-pages que te hacen sentir como el protagonista percibe su entorno.

¿QUÉ NOS CUENTA "PATIENCE"?

La historia de amor entre Jack y Patience no es sencilla. El libro trata de mostrarnos que las personas vivimos en un contexto donde las líneas personales de cada uno se van cruzando y encontrando a lo largo del tiempo pero cada una, en su propia línea, tuvo su pasado, tendrá su futuro y se ha cruzado con las líneas de otras personas. La forma en que Clowes utiliza el recurso argumental del viaje temporal sirve para profundizar en como los eventos afectan a los personajes y nos hace preguntarnos a nosotros mismos y meternos en la discusión filosófica sobre el determinismo: ¿nuestras acciones están predestinadas (por el azar, una voluntad externa, por las acciones de los demás o lo que se te ocurra) o de verdad somos dueños de nuestras propias decisiones?

Si ya conocés al genio de Daniel Clowes tenés que leer esto y ver como el autor le agrega otra dimensión a su obra. Si no lo conocías, podés empezar por Patience y llenarte de preguntas mientras lo leas. 

Creative House: 
Creators: 
Binding: 
Country: