fbpxSergas de Esplandián, de Diego Cárcano | Comics | Ouroboros World
Comics

Sergas de Esplandián, de Diego Cárcano

Caballería Ibérica en Argentina

Por: Maximiliano Britos - 20 Nov 2020 Se lee en: 5 mins
Sergas de Esplandián, de Diego Cárcano

Tuve la grata sorpresa de toparme con Sergas de Esplandián, la historieta de Diego Cárcano que es publicada de forma gratuita en distintas plataformas a través de la web. Y vaya sorpresa al terminarla, topándome con una obra muy atípica en la producción Argentina.

Introducción a la caballería

A pesar de que el primer pensamiento que nos pueda cruzar la cabeza al leer el título, "Sergas de Esplandián" no es el nombre de alguien, por más que pensemos en Diego de la Vega o Miguel de Cervantes. El protagonista se llama Esplandián, sí... pero, ¿qué es o qué significa sergas? ¿En qué se basa la obra? El autor, en la página web de su proyecto, lo explica de forma concisa:

Las Sergas de Esplandián forman parte del Ciclo Amadisiano, un conjunto de libros de caballería ibéricos escritos por Garcí Rodríguez de Montalvo en la segunda mitad del s. XV, siendo en realidad la refundición de una obra más arcaica.

"Sergas" es un término inventado, producto sin dudas de un error fonético del autor que remite a "ergas", del griego ergon: "hazaña", "proeza".

Estamos, entonces, ante una historia que se acomoda mejor a la par del Cid, Rodrigo Díaz de Vivar, o del eterno don Quijote de la Mancha, que de algún clásico más reciente. Ese género que peca de raro en el haber nacional tanto a nivel literatura como a nivel historieta, teniendo como único referente actual, quizás, a Almer, de Manuel Loza. Caballeros, medioevo, aventura. Y sin embargo, pese a estar emparentados, se separan mitológica, histórica y hasta gráficamente.

Un inicio movido.
Un inicio movido.

Libro 1: La espada custodiada

¿Libro 1? Sí, esta aventura concluye, pero es la primera (y hasta ahora, única) de lo que podrán ser varias aventuras de Esplandián. En La espada custodiada, a líneas generales y para evitar cualquier tipo de spoiler que arruine el disfrute de la lectura, Cárcano presenta a Esplandián, protagonista de la historia, aquel quien transitará el ya popular Camino del Héroe a lo largo de las páginas (y que, por su marcado perfil aventurero, seguramente ya transitó en varias ocasiones previas). Esplandián no es un caballero, es un miliciano (una suerte de soldado a sueldo), por lo que encajar en un círculo de caballería es más que complicado, ya que tiene el desprecio de la nobleza feudal y se lo ve como un mero mercenario sin códigos.

Con un tono picaresco y expresivo, y diálogos que emulan la época y sumergen en la experiencia, la misión a resumidas cuentas (y que jamás podríamos llegar a predecir), es la búsqueda de una espada. Hechiceras, criaturas fantásticas, aliados que se conocen en el camino y se unen a la causa, peleas, piratas, pistas, y la inevitable búsqueda que siempre estará vigente, forman parte del rollo que podemos esperar, y que el autor, sin perder de vista que está realizando una adaptación con muchas libertades, no pierde jamás de foco.

Nombres, locaciones y referencias complicadas están a la orden del día. A diferencia de otras lecturas, probablemente no haya muchos lectores encaminados en la novela de caballería, y se sientan algo perdidos o confundidos con los nombres de los personajes y los temas de los que hablan, incluso los lugares que mencionan o visitan. Lo que en un principio confunde, a las 2 páginas genera curiosidad, y con 20 viñetas más, logra sumergirte para mantenerte completamente interesado. Confieso que fui a buscar más de un detalle en internet para disfrutar la lectura, porque en lugar de aburrirme, me incitó a investigar para poder sentir la experiencia completa. He de decir que cumplió, y con creces.

Acción a la orden del día.
Acción a la orden del día.

Vosotros no sabéis de vectores

Como adaptación (y ambientación), el autor -sin abusar- utiliza el vosotros, no el ustedes. El sois, no el son. Y olvídense del ríoplatense o porteño. De forma cuidadosa, los diálogos transportan al lector a la época, haciendo creíble las formas, las voces y los tonos de cada personaje, dejando en claro que realmente son actores de una épica clásica. Diálogos ligeros e inteligentes, nada de choclos explicativos, lo cuál se agradece porque para leer sin respirar hasta quedar demente, tenemos al buen y ya mencionado Cervantes

Pero sin duda lo más llamativo es el apartado gráfico. Completamente a color y hecho con vectores (trabajo digital), eliminando todo trazo de línea negra para definir bordes. La narrativa secuencial recuerda mucho a bande dessinée clásica, algo semifunny en los diseños y algunas onomatopeyas o expresiones, líneas cinéticas y expresiones cuasi caricaturescas. En definitiva, un estilo moderno para una historia de corte clásico, lo cuál resulta curioso, y sin embargo, gracias al buen manejo del autor, para nada chocante. Una amalgama excelente entre lo antiguo y lo contemporáneo, cuanto menos digno de halagar.

Hay influencias narrativas, forma de presentar las viñetas y de lograr secuencias fluidas que remiten a clásicos como Astérix, Tintin o Adele Blanc-Sec, pero difícil notar un rastro de Hergé o Tardi en el estilo de dibujo, que es muy personal y seguramente haya algo por afuera del mundo de las historietas que dejó marca en Cárcano. La página promedio tiene 8 viñetas, llegando a 12 o bajando a 6. El compás narrativo, por ende, es variado en detalle, dinamismo y deja lugar para que se luzcan los distintos planos y la puesta en página no resulte monótona.

Lástima que faltan páginas, cuando llegué al final sentí que había mucho más por contar. Pero claramente es la idea, y habrá que esperar. Una trama introductoria a un proyecto que puede dar para largo, es un buen comienzo sin duda.

El grupo principal.
El grupo principal.

¿Es apto para todo público? Sí, desde el vamos el estilo artístico se presta a ver las escenas de violencia como si de un dibujo animado de Cartoon Network se tratase. Pero dudo que un chico soporte el universo presentado más de 3 páginas.

Solo espero que, desligándose de la adaptación y con voz propia, el autor consiga darle más tridimensionalidad a los personajes a futuro, que no son más que meros instrumentos para contar una historia de inicio. Un universo infinito por explotar, y una trama central que todavía no cierran, son promesas, valga la reduncancia, prometedoras. No me queda bien en claro si tengo que querer a Esplandián, verlo como un mercenario, un héroe, una víctima de las circunstancias o un tipo que hace amigos fácil. Quizás todas las opciones sean correctas. Y si bien básicamente no me pude aprender el nombre de ningún personaje secundario, sigo muy satisfecho con la lectura, realmente algo nuevo que quiebra un poco lo habitual.

¿Dónde se puede leer?

El autor apuesta al formato digital de forma gratuita, distribuyendo su obra en diversas plataformas, incluyendo una propia (donde lo pueden leer completo):

Y atención, que pese a todo en unos días, va a salir la versión física del libro en una tirada autogestionada. No sé los demás, pero particularmente me resulta perfecto. Hace años que compro material extranjero previo a leerlo en digital, para no "tirar" mi dinero en una lotería. Ahora que sé que me gusta, una relectura en papel es por demás atractivo.

Dejá tus ComentariosDejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.