Spider-History: el Spider-Man de Stan Lee y John Romita
Comics

Spider-History: el Spider-Man de Stan Lee y John Romita

Continuamos repasando la vida de Spider-Man en las viñetas

Por: Agustin Soraire - 19 Feb 2019 Se lee en: 7 mins

Es 1966 y The Amazing Spider-Man comienza a convertirse, poco a poco, en la serie más popular de Marvel Comics. Pero el dibujante había abandonado la serie (cosa que comenté acá) y había que conseguir un reemplazo.

EL DIBUJANTE QUE NO QUERÍA DIBUJAR

Antes de entrar como reemplazo de Ditko, John Romita ya venía trabajando en la industria como entintador. Había pasado por la propia Marvel en los años ’50 (cuando no se llamaba Marvel, sino Atlas), luego estuvo varios años por DC haciendo cómics de romance para finalmente volver a su primer hogar.

Según cuenta el artista, él mismo había decidido ser entintador en lugar de ilustrador, ya que el dedicarse al arte era muy desgastante. En cierta ocasión hubo una seguidilla de tres noches en las que cuenta se quedó dormido sobre el tablero. Fue por ello que tomó la siguiente decisión: si iba a dedicarse a la industria de la historieta, sería solamente como entintador.

Algunos trabajos de John Romita en cómics de romance

Stan contactó a Romita tras enterarse de su salida de DC Comics para contratarlo como dibujante y lo invitó a comer, pero en la reunión John le contó su postura respecto a no dedicarse a dibujar. Lee insistió ofreciéndole flexibilidad para trabajar desde su casa o en las oficinas, según a John le pareciera más cómodo y a su completa discreción. Nuevamente, la respuesta fue negativa. Y entonces el guionista cambió su estrategia. Cierto día lo sorprendió mostrándole una historia de Daredevil que no le gustaba como estaba siendo dibujada y le preguntó a Romita que habría hecho él uno de los paneles. John hizo un boceto rápido sobre un papel de calcar y a Stan le encantó.

Tras acceder solamente como favor a Lee, Romita se encargó de dibujar la serie de Daredevil a partir del número 12, con bocetos realizados por Jack Kirby. En realidad Stan lo quería como reemplazo de Ditko en The Amazing Spider-Man. En el número 16 de la serie del hombre sin miedo apareció el trepamuros como personaje invitado a modo de “prueba” para el artista. Y obviamente, la pasó.

SPIDER-MAN: EL CULEBRÓN

Pensando que la salida de Steve de la serie era algo temporal, John aceptó dibujar The Amazing Spider-Man pensando que tras dos o tres números Ditko volvería. Incluso al principio intentó imitar el estilo de su predecesor. Al darse cuenta que la partida de Steve era definitiva, desistió de su idea de copiar para no limitarse y trabajar más libremente. Con la llegada de Romita también cambió no solo el dibujo, sino el rumbo de la serie y la vida del propio Peter Parker.

Ya desde el comienzo de la etapa Lee-Romita tenemos una historia que marcaría un antes y un después: la revelación de Norman Osborn como el Green Goblin. Tras descubrir la identidad secreta de Spider-Man, el villano lo intercepta y logra secuestrarlo exitosamente. Una vez a su merced, se desenmascara y revela la shockeante sorpresa al protagonista y a los lectores de entonces. Imagínense: el Green Goblin sabía la identidad del protagonista, además era el padre de su mejor amigo y uno de sus adversarios más letales. ¿La solución? Acaba con amnesia y sin recordar nada de su pasado malvado ni de Spider-Man (“lazy writers” diría Deadpool).

¡¡OMFG!! ¡El padre de mi mejor amigo es mi peor enemigo!

Así la serie de Spider-Man comenzó poco a poco a transformarse en una especie de “culebrón superheroico”. Número a número, la vida social de Peter Parker se iba desarrollando más profundamente, y aportando algunos cambios. Flash Thompson y Harry Osborn se convirtieron en amigos de Peter, a la vez que éste comenzaba una relación con Gwen Stacy. Para aumentar aún más el tono de telenovela brasilera, en el número 42 hace su debut Mary Jane Watson como nuevo interés romántico. Éste personaje en realidad ya había debutado en la época de Lee-Ditko, pero con apariciones muy cortas y que literalmente no dejaban vislumbrar su aspecto. El supuesto chiste es que era una candidata para pareja de Peter propuesta por tía May, y éste siempre rehusaba de conocerla. La principal razón era por ser la sobrina de la no muy agraciada vecina y amiga de May, Anna Watson.

Con la llegada de la pelirroja se crea un triángulo amoroso, mientras los personajes comienzan a evolucionar y desarrollarse en sus vidas privadas. Algunos momentos a destacar son cuando Flash ingresa al ejército, o Betty descubriendo a su hermano inmiscuido con la mafia.

SUPERHÉROES, DROGAS Y ROCK & ROLL

Estaba claro que la serie intentaba reflejar (sin perder cierta fantasía) una realidad lo más posible cercana a la del lector, y los problemas del mundo real no fueron ajenos a esta intención. Las revueltas estudiantiles, Vietnam y el surgimiento del movimiento hippie aparecieron reflejados en las historias de Spider-Man durante esta época.

Randy Robertson, un compañero de Peter en la Universidad e hijo de Robbie Robertson, fue presentado en el número 67. El hecho de que fuera afroamericano posiblemente potenciaba aún más su faceta como joven “rebelde” de la época. Éste era claramente, junto a su padre, símbolo de una minoría racial que comenzaba a mover los cimientos de la sociedad norteamericana. De hecho, su presentación se da a fines de 1963, año en el que Martin Luther King daría su famoso discurso: “I have a dream” (Tengo un sueño).

Jóvenes afroamericanos luchando por los derechos estudiantiles. Ni sutil.

Otro de los personajes usados como emblema para mostrar cierta “postura” respecto a la actualidad de aquel entonces fue Harry Osborn. En esa época él era quién salía con Mary Jane, y fue justamente en esos tiempos cuando la modelo comenzó a seducir a Peter. Esta presión acabó por meter al joven Osborn en una recaída con drogas. Como si fuera poco, Norman comenzó a recobrar su memoria y a maltratar a su hijo tal y como lo hacía en sus tiempos como villano. La controversia llegó luego que el CCA (Comic Code Authority), ente regulador del contenido de los cómics, desaprobara la inclusión de drogadicción en la historia. Marvel (más bien, Stan) decidió publicar la historieta de todos modos (números 96 al 98 de Amazing Spider-Man). Cabe aclarar que estos números fueron dibujados por Gil Kane y no por Romita, quien solamente entintó el primero de este arco. Contrario a lo esperado, las ventas se dispararon ya que maestros y tutores compraron estos ejemplares para mostrar a niños el efecto nocivo de las sustancias ilegales.

UNO SOLO NO ALCANZA

Si bien desde la llegada de Romita a Amazing Spider-Man, hasta la salida de Stan Lee se puede considerar como la era “Lee-Romita”, vale señalar que no todos los números fueron dibujados por el mismo artista. Como ya mencionamos arriba, en varias ocasiones Gil Kane, Don Heck, Jim Mooney o John Buscema daban una mano al artista para que éste no se desgastara tanto. Aunque no siempre funcionara. En una entrevista brindada en el año 2001 Romita recuerda: “Stan siempre intentaba apurarme. Don Heck dibujaba por sobre mis bocetos por un tiempo… Entonces, cuando Don terminaba, Lee me llamaba para arreglar algo que no le gustaba. Incluso después del entintado me tenía cambiando cosas. Un día le dije ‘se suponía que este método era para facilitarme el trabajo, ¡pero no lo es!’”

Una anécdota curiosa rodea al origen del Prowler, villano creado por Stan Lee y John Buscema durante esta etapa. El personaje debutó en el número 78 de la serie, pero Romita no estuvo ajeno a su creación… directamente. Resulta que John Romita Jr., su hijo, fue quien propuso a los artistas la idea del personaje. Tenía 13 años.

STAN ABANDONA LA SERIE

Al igual que había hecho con los Fantastic Four, Stan pretendía llegar al número 100 y dejar la serie. El final de dicho número culmina con Peter adquiriendo dos pares de brazos extra y dejándole el muerto para que lo resuelva a Roy Thomas. Este escritor, sin embargo, se suponía que era un reemplazo provisional hasta que alguien tomara el relevo de Stan. Al no llegar, Stan vuelve para escribir los números del 105 al 110, para finalmente ceder el manto a Gerry Conway, que vendría con ideas interesantes. Eso, obviamente, para más adelante, en una próxima entrega.

Dejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.