fbpxSunstone, de Stjepan Sejic: Atame que me gusta | Ouroboros World
Comics

Sunstone, de Stjepan Sejic: Atame que me gusta

"Cincuenta Sombras de Grey" pero más rocker.

Por: Guido Barsi - 06 Nov 2019 Se lee en: 7 mins

Había una vez una web llamada Deviantart. Allí un ignoto ilustrador apodado Shiniez comenzaba a subir ilustraciones eróticas. El tiempo iba pasando y sus aportes iban siendo más recurrentes, en especial las que contenían a dos chicas, las cuales comenzaron a protagonizar una historia romántica de lesbianismo y bondage o BDSM, como gusten llamarlo. A medida que el tiempo pasaba, se fueron develando varios misterios, el principal, que el autor detrás de esa cuenta misteriosa era nada más y nada menos que Stjepan Sejic (por si el nombre les dice menos que el apodo, es un conocido dibujante y colorista que trabajó en series como Witchblade, The Darkness, entre otras, y actualmente se encuentra desarrollando una miniserie de Harley Quinn) y que las muchachas se llamaban Ally y Lisa, y que la historia trataba del comienzo y desarrollo de su relación amorosa a través de la dominación sexual.

Ya descubierta la trampa (¿?), el cómic fue tomando más forma. Se le dio un título: Sunstone, y las chicas se embarcaron en una aventura romántica/erótica que le consumiría 5 tomos (y muchas servilletas) a su autor para terminar de contar su historia y, en el medio, pasar del formato digital a editarse a través de la casa editorial Image Comics/Top Cow. Y que ahora contamos con una edición local gracias a la propuesta de editar material novedoso de cómics extranjeros que tiene la editorial Ivrea. En esta nota vamos a reseñar los primeros 3 tomos, libres de desnudos y de spoilers. Antes, respondamos algunas preguntas que seguramente se esté haciendo y no quiera esperar a leer toda la reseña.

¿Es esta una historia erótica? Es difícil señalarla de esa forma, por supuesto que hay escenas de alto voltaje con pezones al aire, tetas y alguna que otra cola sin llegar a ser explícito. La “fuerza” de las escenas pasa por las ataduras y los elementos de bondage, más que por lo que se muestra. Encima, a medida que avanzamos en los tomos, estas situaciones pasan a ser más esporádicas, no sabemos si por decisión del autor de no ser catalogado como una publicación erótica, o de la casa editorial queriendo suavizar el contenido. Hay más una sensación de una historia fuerte a lo que podemos encontrar en su interior. 

¿Es entonces una historia romántica? Sin dudas que es una historia romántica con mezcla de comedia (que es el género más presente en los 3 tomos), erotismo y, por momentos, algo de suspenso. Nunca es íntegramente algo que pueda limitarse a alguno de estos 3 géneros, pero si, principalmente es la historia de un romance.

¿Es el arte de Stjepan Sejic lo más rescatable de la obra? En un principio, por lo menos, es lo que más nos atrae con ese nivel de realismo y la aplicación magistral de sabios colores y efectos en su justa medida. Creo que son pocos lo que la comprarían por su historia, aunque una vez leído no es un mero acompañante del dibujo y se desenvuelve muy bien entre lo aceptable y lo entretenido. Aun así es el dibujo del croata lo más fuerte del plato, y más con la propuesta de erotismo con lo que se la vende. 

La vestimenta, un recurso muy utilizado para dar más sensualidad a las chicas.
La vestimenta, un recurso muy utilizado para dar más sensualidad a las chicas y a la historia cuando no pasa mucho.

Ahora sí...   

VOLUMEN 1. Se viene lo bueno.

Luego de varias charlas virtuales en foros de bondage, Lisa y Ally deciden conocerse en persona para hacer todo lo que se habían dicho por chat. Este tomo presenta a sus protagonistas y lo que las llevó a entablar una relación virtual, guardándose algunas cosas para el segundo volumen.

Este es un volumen con mucha carga erótica, desde que se establece la idea de la “reunión”, el lector no hace más que esperarla y Sejic maneja muy bien los tiempos con la previa, hablando de los miedos de ambas, hasta llegar a un encuentro sexual casi obligado, pero del que no quieren forzar. Esto hace que el lector les tome cariño a ambas protagonistas antes de darle lo que uno espera, y de esta forma se hace más interesante la historia y no solo una excusa para ver escenas de sexo. Por momentos sí se hace tedioso algunos pasajes sobre los miedos al encuentro en persona, o la predica sobre la "confianza" en estas prácticas sexuales y la aclaración de que quien las practique no es un loco enfermo, una aclaración de la cual abusa mucho el autor durante toda la saga y se vuelve bastante molesto.

Espero que haya limpiado ese guante antes.
¿Dónde estuvo ese guante antes?

El dibujo en este volumen es el más irregular. Veremos todo el potencial de su autor en algunas escenas para darle la sensualidad y erotismo que se busca y que logra con creces. Pero después seremos testigos de varias técnicas y recursos para entregar páginas rápidamente y que no quedan bien en comparación al nivel que puede lograr: fondos con objetos 3D, dibujos arriba de un fondo fijo, proporciones erradas, colores aplicados arriba de bocetos. El arte termina por cumplir gracias a las escenas en las que el autor se toma su tiempo para hacer lo que sabe, el resto de las páginas es salvado por un color siempre cumplidor.

El tomo entrega y cumple con lo prometido en escenas muy cargadas de sensualidad y erotismo, nos sorprende con el desarrollo de personajes y de una historia que, en principio, no esperábamos, con un dibujo muy irregular pero que se salva del bochazo por la calidad puesta en las escenas que las necesita. 

Nos deja enganchados para lo que se viene.

VOLUMEN 2. Esto se está poniendo turbio.

Cerraba el primer volumen con las chicas ya desatadas a su frenesí sexual, el comienzo de este tomo sigue más o menos con lo mismo que vimos en las páginas anteriores: más nervios y elementos románticos de "¿yo le gustaré?", "¿no estaremos yendo muy rápido?", "¿y si le dejó de gustar?". Todas cuestiones que no es extraño encontrar en una novela romántica pero que en una historia con contenido erótico no deja de hacer un poco de ruido. En principio está bueno y le da un manto de realidad a sus personajes: a pesar de la "rudeza" con la que exploran su sexualidad, no puedan dejar de pensar cuestiones comunes de una relación amorosa. Pero esta suavidad le quita un poco de fuerza al erotismo que uno espera en esta historia. Es una mezcla extraña que no es mala pero que puede espantar a los lectores que estaban buscando otra cosa.

Este tomo se centrará en la historia de Ally, de cómo se introdujo en el tema de la dominación y el bondage para luego jugar al suspenso con un accidente que sufrió en el pasado. Esto último ayudará a darle más tensión al relato y engancharnos más con la historia, que parece ir agotando lo que puede contar sobre las chicas más allá de sus miedos a una relación que va demasiado rápido.

De ahora en más voy a ir a la biblioteca más seguido.
De ahora en más voy a ir a la biblioteca más seguido.

En el arte, el autor limpiará muchos de sus pecados anteriores, aunque sigue utilizando muchos recursos (primeros planos, fondos en 3D o fuera de foco) para evitar dibujar fondos o usar mucho detalle en el dibujo. Ésta vez está más equilibrado el nivel entre páginas, guardando todo su potencial para cuando debe dibujar escenas eróticas o personajes con mayor sensualidad. El desnivel del primer tomo no está tan presente.

Las escenas eróticas (¡ésto es lo que queríamos!) son un poco más fuertes y jugadas que antes, sin llegar a ser explicitas (¡maldición!) pero jugando un poco más con los limites. La introducción de un club de BDSM pareciera un buen puntapié para cargar aún más a la historia de erotismo, pero con el devenir de las páginas es más utilizado como una cafetería que un lugar de bondage al por mayor.

La diferencia principal entre el tomo anterior es un dibujo mucho más prolijo y armonioso, limpiando muchas de las irregularidades que había. En cuanto al guión, habrá nuevos elementos de la historia que le darán más desarrollo a los protagonistas y también la presentación de nuevos personajes dará excusas para esto. La historia transcurrirá entre lo erótico, la comedia y, por momentos, el suspenso. En una historia que parece no ir hacia ningún lado pero que tiene mucho para contar.

Este desarrollo de personajes servirá para ir amigándose más con los personajes y, de a poco, ir prescindiendo de las escenas eróticas, que pasan a ser más esporádicas, pero más "fuertes" y creativas, evitando que nos quejemos por la falta de ellas y que nos prepara para lo que viene, que es la ausencia de sexo.

De los tres, es el tomo más regular en cuanto a la historia y al dibujo. Con una mezcla muy bien equilibrada de suspenso, erotismo y romance.

VOLUMEN 3. Un momento, ¿esto no era erótico?

¿Se acuerdan de las Reglas de Randy en Scream? Bueno, sí en verdad le hubiesen puesto creatividad a éstas en Scream 3 podría haber dicho que las terceras partes siempre se suavizan y ya no tienen el mismo impacto en las escenas porque hay que llegar a un nuevo publico. Le pasó a la propia Scream, a El Juego del Miedo, Actividad Paranormal, Los Bañeros más Locos del Mundo y un poco a esta saga.

Sin llegar a aburrirnos, el tercer tomo se olvida del suspenso que existió en su entrega anterior y se transforma en una comedia romántica con alguna que otra escena erótica, que en mayor medida pasa por la ropa de las chicas y el nivel del dibujo, más que por las escenas de bondage. También será el tomo que más abusa de explicar que la dominación es un juego sexual y que se basa en la confianza (si ya les pareció repetitivo en esta nota, esperen a leer el libro). Para este momento ya estamos un poco cansados de esa aclaración.

Nada como una charla en un baño.
Nada como una charla sentimental en un baño.

Prácticamente no tenemos un relato, la historia se centra en nuevos personajes que no aportan mucho más que explicar lo ya explicado y en un tatuaje que solo sirve de excusa para contar algo. Ni siquiera se cumplen algunas de las promesas argumentales hechas en el argumento del tomo anterior.

En el dibujo Sejic ya casi no tiene páginas irregulares que lo tiren para abajo, si bien los fondos siguen siendo lo más descuidado, y aún hay algunos trazos del boceto pasados a color, ya son los de menos. El nivel se mantiene para bien, pero también van siendo menos las páginas donde el artista desarrolla todo su potencial.

Extrañamente, el volumen no aburre, seguimos leyendo ya encariñados por los personajes y por el dibujo, casi olvidándonos que no vimos ni una escena de sexo, apenas algún que otro vestuario subido de tono. Cuando nos acordamos, el autor lo hace también y nos regala algunas escenas bien hechas, pero cortas y bastante suaves en comparación a lo asomado en el tomo anterior.

En resumen...

Los primeros 3 tomos de Sunstone están lejos de ser lo que pareciera prometer en un principio, o lo que nos imaginaríamos nosotros, una historia plagada de escenas de sexo o como una obra erótica cargada de elementos bondage. Por el contrario, nos entrega una aventura romántica en un ambiente erótico que no termina de ser explotado más que en algunas escenas, tramos de la historia o bien, en la vestimenta de las chicas.

Es una obra entretenida con una temática ganchera y un dibujante que de a ratos nos va demostrando todo el potencial que tiene, con ilustraciones excelentes no sólo por el contenido erótico, sino por el nivel de detalle que logra por medio del color.

La casa editorial Ivrea propone una obra original y atípica en historieta, que si bien no es del todo cumplidora en su propuesta, la simpatía de sus personajes y el nivel del dibujo mezclado con la temática la hacen bastante atractiva. Algo distinto a lo que habitualmente podemos encontrar en las bateas de nuestra comiquería amiga.

El potencial de las ilustraciones de su autor.
El potencial de las ilustraciones de su autor.

 

Dejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.