fbpxTMNT Adventures de Ryan Brown | Ouroboros World
Comics

TMNT Adventures de Ryan Brown

Vida y muerte de los Mighty Mutanimals

Por: Oscarito Kusanagi - 18 Mar 2018 Se lee en: 10 mins

EN EL PRINCIPIO ERAN CUATRO…

Antes de proceder con esta nota, recomiendo leer: The Future Shark Trilogy (reseña) donde se explica en qué universo nos encontramos. Estamos situados en la colección Teenage Mutant Ninja Turtles Adventures, perteneciente al sello Archie Comics (con permiso de la dueña de los derechos de los personajes, Mirage Studios) que se publicó durante los 90, como una serie de historias nuevas de las Tortugas Ninja, alejadas de la trama oscura y adulta de su versión original pero distinta a la serie animada de los 80/90s

El equipo creativo a cargo consistía principalmente en Steve Murphy (quien se dio a conocer Dean Clarrain), Chris Allain, Ryan Brown y Steve Lavigne, originalmente contratados como miembros del soporte creativo de Kevin Eastman y Peter Laird. Archie Comics otorgó el control total de la colección a la dupla Brown/Lavigne y su equipo y fue así como Ryan se dio el gusto de jugar con personajes de su propia creación (muchos de ellos creados para ser originalmente juguetes, lo que era el motor de la franquicia en ese momento).

Teniendo la libertad para ello y contando con un alineado equipo de artistas en quienes podía confiar el desarrollo de sus ideas, tramas y conceptos, Brown, con ayuda de Lavigne (usualmente colorista de la serie) da rienda suelta al Spin-off conocido como Mighty Mutanimals: una colección protagonizada por personajes de su autoría, previamente presentados como “personajes soporte” de los quelonios. El objetivo de este producto era ser algo nuevo, independiente, único y diferente (no puedo creer lo que acabo de escribir) a las Tortugas Ninja, y por qué no, dar inicio a una nueva franquicia.

DEL BAUL DE JUGUETES A TU CANILLITA

La franquicia de TMNT funcionaba de la forma tradicional cuando había juguetes para niños de por medio: se diseñan personajes, se los manufactura, salen a la venta y luego en otros medios se les dota de contexto para generar ingresos (como ocurrió alguna vez con Gi-Joe o Masters Of The Universe). No obstante, la libertad creativa de Ryan Brown y su equipo era tal que parecía muy rica en comparación con el trato usual que se le daba a un producto para niños.

El equipo de héroes conocido como Mighty Mutanimals estaba compuesto por:

  • Man-Ray (o Ray Fillet): un ex biólogo marino que entró en contacto con el mutagen (también conocido como ooze, sustancia que te muta en el último animal que tocaste… Ciencia) y se transformó en una Manta Raya antropomorfa, defensora de la fauna marina. El ambientalista número 1 del equipo.
  • Letterhead (o Lagartón para los latinos): a diferencia de la serie animada, en este universo le tocó a Jesse Harley ser un pobre campesino ladrón que muta en un híbrido humano-lagarto gracias a la Turnstone, o Piedra del Cambio de origen alienígena (algo así como el Worlogog de JLA:Rock Of Ages).
  • Mondo Gecko: Anteriormente skater y guitarrista de una banda de metal, Mondo entró en contacto con mutagen por accidente mientras jugaba con su mascota: un gecko. No pudiendo seguir adelante con su vida habitual y tras ser abandonado por su novia; Candy Fine, se une a las tortugas y luego a los Mutanimals.
  • Wingnut y Screwloose: Un murciélago alienígena gigante y una suerte de mosquito que monta su espalda, actuando de manera casi simbiótica y como voz de la razón... Screwloose está loquito, pero Wingnut está psicótico, al parecer producto de ver como el ejército de Krang asesinaba a su familia (y a toda su raza) ante sus ojos.
  • Jagwar: Un hibrido humano / Jaguar que vive en las amazonas, producto de un apareamiento místico entre una humana y una deidad local. Es un protector de la naturaleza, aliado y amigo de Chico Mendes, activista ambiental que existió en la vida real. Según la historia, el homicidio de Mendes fue el motor para que Jagwar siga con fervor sus pasos. Por algún motivo, a pesar de vivir en Brasil, habla español (y bastante mal)
  • Dreadmon: Se trata del joven hijo de un opositor del apartheid, quien junto con su madre huyen a Jamaica (la historia da a entender que al padre lo boletearon). Allí, Dreadmon se dedica a ser un raterito, hasta que se roba un talismán mágico que le dota de super-velocidad, y que eventualmente lo convierte en un licántropo de forma permanente. Ante tal figura rondando, los nativos de la isla usaron brujería en él (hasta los muertos se levantaron para destruirlo) y no le quedó más remedio que huir al Amazonas, donde fue venerado como un dios hasta su encuentro con Jagwar y las tortugas.

Y de yapa, se les suma de forma no oficial, Slash; quien en este universo es una tortuga mordedora alienígena (la serie animada lo mostraba como una tortuga que mutó) proveniente de un mundo tropical que fue deforestado y convertido en un repositorio intergaláctico de desechos tóxicos conocido como Morbus. Slash habría sido reclutado por Krang para enfrentarse con las Tortugas, pero al llegar a la tierra encontraría la paz en la fauna del caribe. Slash es un “fan favourite”, por ser, básicamente, la perfecta cruza entre un Wolverine salvaje y la tortuga ninja más cabrona.

A lo largo de la colección se les suman otros aliados como la mencionada Candy Fine o Juntarra, la madre de Jagwar, además de las Tortugas que en este momento compartían aventuras con Splinter, April O’Neil (ahora dominando el arte de la Katana) y por supuesto Ninjara, la novia de Raphael, como miembros fijos de las historias.

CRISIS DE INDENTIDAD

Mighty Mutanimals debutó como una mini-serie complementaria de TMNTA a lo largo de 3 números entre Mayo y Julio de 1991, donde básicamente se puede apreciar la conformación de este equipo: Los Mutanimals, tras vivir sus aventuras por separado en el transcurso de la serie regular de las TMNTA, se cruzan en el Amazonas, lugar donde la reina alienígena conocida como Maligna (líder de una raza conocida como Malignoids) había dado comienzo a una invasión. Ante la ausencia de las Tortugas que habían sido derrotadas por los lugartenientes de Maligna (menos Raphael que a pesar de todo era de fierro), les toca a ellos hacer a un lado sus diferencias y convertirse en los héroes del día, quienes para el final de éste, deciden emular a las tortugas y bautizarse como los Mighty Mutanimals.

El responsable artístico de esta miniserie fue Ken Mitchroney quien también trabajó en algunos números de TMNTA y sus portadas. También cuenta en su haber con algunos números del comic de Ren & Stimpy durante los 90 y hasta ahí llega su carrera como dibujante. Hoy hace los story-boards y pone su voz a algunos personajes de la serie Mighty Magiswords.

A la mini-serie no le va mal y con el afán y cariño que Brown tenía por sus Mutanimals, una serie regular es publicada, entre Abril de 1992 y Junio de 1993. Esta duró solo 9 números y fue cancelada por las pocas ventas que tuvo. Acá se sumó al equipo artístico Dean Clarrain y un dibujante recurrente llamado Mike Kazaleh, cuyo estilo caricaturesco y con poco detalle hacía que las historias se asemejaran más a una dibujito tradicional y perdiera el tono más “adulto” que este universo estaba de a poco incorporando. Kazaleh había trabajado en algunos números de TMNA y pese a los guiones, su arte era una bajada de nivel para los ojos del lector si se lo comparaba con Chris Allan o el mismo Mitchroney.

Si leyeron con atención los párrafos anteriores, habrán notado que mencioné varias veces las palabras “deforestación”, “ambientalismo”, etc. El equipo creativo de TMNTA gustaba de panfletear de lo lindo con este tipo de temáticas, así como cuestiones sociales y políticas de las que se oía mucho durante los 90 (principalmente el tema del cuidado ambiental), y la verdad es que esto, cuando se hace con cuidado, suma muchos puntos, ya que a TMNTA le permitió tener un contexto creíble y coherente para sus historias.

Pero lo que en la serie de las Tortugas Ninja era sutil y prolijo, en Mighty Mutanimals era constante y a veces poco servía para la trama. Los orígenes de Jagwar y Dreadmon fueron elaborados de forma que mantengan una conexión con la naturaleza, pero Man-Ray, por ejemplo, no paraba de ser el avatar de la naturaleza marina a un nivel que el Buddy Baker de Morrison se sentiría asqueado.

Si bien quería ser un producto independiente, MM dependía constantemente de historias previas de TMNTA y de sus villanos, repitiendo tramas, o cediendo ante crossovers con la serie de los quelonios. Los villanos y amenazas a enfrentar por los Mutanimals eran los ya vistos en TMNTA. El Capitán Mossback, Maligna y posiblemente el peor de todos, el empresario Null, que era una suerte de Lex Luthor que disfrutaba de usar su fortuna para destruir el planeta de a poquito. Este personaje sería un super cliché de no ser porque luego se revela que es el mismísimo Lucifer y ahí todo cobra cierto sentido… ponele.

Con un arte poco interesante e historias donde los héroes se la pasaban caminando, hablando un poco del medio ambiente, haciendo chistes forzados aún para ser un comic de origen inocente y sencillo, es entendible que ni los más pequeños se interesaran en personajes que ni siquiera brillaron en la pantalla de la TV. TMNTA ya había adquirido un tono oscuro y épico en sus historias, mientras que MM no sabía bien que era y para donde apuntaba, salvo que algún sub-plot de las historias de las Tortugas les pegara de rebote. Ryan Brown y Steve Lavigne incluso llevaron la propuesta de una serie animada de los Mutanimals a los estudios Murakami-Wolf-Swenson, y a estos no les interesó en lo más mínimo (estaban contentos con el ownership total de los personajes que eran furor, las Tortugas Ninja) El otro estudio candidato fue la legendadaria Ruby-Spears Studios quien directamente les dijo: “Sin línea de juguetes PROPIOS que respalde a estos personajes… no hay dibujo animado

Lo más destacable de esta serie fueron: el crossover con la saga de Los Jinetes del Apocalipsis en TMNTA, la aparición de Armaggon en el número 7 (que sería el prólogo a The Future Shark Trilogy) y por último el rescate del personaje de Slash a quien habíamos perdido de vista y que como se dijo antes, era un favorito. Sin nada 100% propio, tras el número 9 de la colección, Mutanimals desaparece de los puestos de revistas y comiquerías tras darle un final feliz a la tortuga mordedora amante de las palmeras.

UNA/S MUERTE/S EN LA FAMILIA

Mientras que en los números 48 al 54 de TMNTA las Tortugas viajaban al espacio para ser parte de una batalla estelar, al mismo tiempo que Donatello adquiere conciencia y poder cósmico gracias a la Turnstone (a esta gente le gustaba lo épico en serio) se publicaron 7 back-stories protagonizadas por los Mighty Mutanimals. La saga llevaba el nombre: Megadeath.

Raphael y Donatello del futuro (a quienes ya habíamos conocido en The Future Shark Trilogy) llegan a la isla/hogar de los Mutanimals para proveerlos con tecnología futurista y construir con su cuartel general.. Al mismo tiempo, Null contrata los servicios de The Gang Of Four, una banda de asesinos cyberneticos onda The Reavers, para despachar a los MM a modo de venganza. Gang Of Four no es más que una clara parodia al prototipo de personajes de comic de los 90: sujetos musculosos con hombreras gigantes, dientes apretados y muchas armas de grueso calibre. En el universo Marvel, serían candidatos ideales para la X-Force de Liefeld, ya que tienen hasta su propia versión de Cable. Si tu pregunta es "¿Había un Deadpool?", la respuesta es no. En esa época el personaje no era ni gracioso ni interesante ni le importaba a nadie.

Gang Of Four ataca a los Mutanimals quienes en conjunto con Raph y Donnie logran derrotarlos. No obstante en el último back-issue, mientras que Mondo Gecko disfruta del estar con su novia Candy y mientras los demás hacen las refacciones finales a su nuevo cubil mutante, Gang Of Four regresa junto con los lugartenientes de Maligna y balean a los héroes dándoles muerte en menos de 3 viñetas. La escena es bastante gráfica y violenta para lo que arrancó como un producto para niños.

Future Raph y Donnie arriban justo para ver a sus amigos con el humo aun emanando de los agujeros de sus cadáveres, junto con un Slash deseoso de venganza al ver cómo además de perder su hogar, ahora se había quedado sin amigos.

LA TIERRA DEBE MORIR

La muerte de los MM da lugar a la saga “Terracide” que trasncurre entre los números 55 a 57 de TMNTA, tras concluir la saga “The Animus War”, donde las tortugas viajaron a Jerusalem y detuvieron (nuevamente) el apocalipsis, esta vez con un trasfondo más propio del Viejo Testamento y los mitos hebreos (sí, a esta gente le gusta lo épico sin dudas…)

Tras escapar de un ataque aéreo, las Tortugas del presente junto con April, Ninjara y Splinter se unen a sus contrapartes del futuro para enfrentar a Null y el ejército de Maligna que inician el ataque final al planeta.

La trama se pone escabrosa, no solo por incluir a alguien que parece ser el mismo diablo en la historia, si no por el recurrente flashback explícito de la muerte de los Mutanimals y la búsqueda de retribución por parte de los héroes de la historia. Pero el colmo del morbo llega cuando Null usa sus poderes para mostrarle a Candy Fine una imagen de su difunto novio y sus amigos quemándose vivos en el infierno, en una doble página completa. La cabeza de Candy queda destruida por esta visión y Null aprovecha para vestirla provocativamente y convertirla en su amante, insinuando contacto sexual fuera de escena.

Tras una serie de combates en la nave espacial de Maligna, el desenlace de Terracide es tan triste como empezó: nuestros héroes se sacan de encima a Null, detienen el ataque alienígena, pero se ven obligados a escapar para sobrevivir y pelear otro día.

Sin embargo, Slash, ya sin nada que perder y habiendo aprendido la importancia de preservar una especie y su mundo, elige quedarse atrás, y seguir enfrentando a sus enemigos, quienes no pueden frenar el embate de la tortuga, ni retomar el control de su nave que inevitablemente se impacta contra el sol. Este acto heroico que da final a uno de los más crueles enemigos de las Tortugas Ninja y también al último de los Mighty Mutanimals.

EL LADO OSCURO DE LAS TORTUGAS

Terracide estuvo a cargo de Clarrain (Murphy) y Chris Allain en guión y lápices respectivamente y al igual que en sagas anteriores el ritmo de la historia es consistente, los diálogos interesantes y el manejo de los personajes prolijo para que puedan convencer al lector de que se hallan ante una historia jodida protagonizada por animales antropomórficos. Y eso resume este arco argumental: es una historia depresiva y violenta con un conflicto que oscila entre el deber de los héroes y la venganza.

No hay chorros de sangre (humana) pero los flashbacks constantes de los Mutanimals muertos, junto con el “splash page” que mencioné anteriormente ponen incomodo al lector. Slash se hubiese hecho un festín de tripas si no hubiese sido por que los Gang Of Four eran cyborgs y el sacrificio final termina por dejar al lector con la pregunta ¿Hacia dónde lleva todo esto? Terracide hace algo muy similar a lo que la película Batman Beyond: Return Of The Joker (la versión sin censura) hace a la serie animada que le dio origen: darle un golpe bajo a los que se habían encariñado con los personajes de una historia que, por su naturaleza, siempre parecía mantener un status quo. En este caso, se terminó de romper.

Y los golpes bajos no terminarían aquí, ya que la siguiente saga gira en torno a Michaelangelo, ciego, perturbado mentalmente y bajo experimentos del gobierno en el Area 51, para continuar con un par de números más interesantes que ya venían actuando como “rellenos” pero de los buenos, esos que aprovechan para desarrollar personajes y sus relaciones (es en estos números que se empezaba a deteriorar la relación entre Raphael y Ninjara, para sumar golpes bajos)

El tono oscuro iniciado en The Future Shark Trilogy termina por consolidarse en Terracide y daría un giro narrativo algo inusual en la posterior saga Dreamland, la cual me gustaría dejar para la próxima.

DATOS EXTRA QUE NADIE SOLICITÓ

  • En las encarnaciones más recientes de TMNT, los Mighty Mutanimals han hecho su retorno aunque no bajo la formación original. Durante los años 2000 Brown amagó con devolverle la vida a esta colección con nuevos personajes, pero nada de esto se concretó como la idea original. De todas formas: "Mutanimals Not Dead!"
  • Jagwar y Dreadmon fueron creados exclusivamente para este comic. No había muñecos ni otros juguetes de estos personajes, y aun así sus historias fueron las más elaboradas. Dean Clarrain declaró que Jagwar era de sus favoritos por su conexión con la temática del cuidado de la naturaleza y su trasfondo espiritual.
  • A pesar de llamarse Mutanimals, en este universo solamente Mondo Gecko y Man-Ray son mutantes propiamente dichos. El resto o son alienígenas, o tienen orígenes místicos.
  • Ken Mitchroney dibujó un pin-up final de los Mutanimals con la intención de alivianar un poco el clima depresivo que Terracide y que la posterior saga, Blindsight, estaban transmitiendo. Básicamente, es una imagen de los MM en el Cielo.
  • Cuando Sylvapen se quedó sin material para publicar para la edición Argentina de TMNTA, la editorial creó sus propias historias recortando y pegando viñetas de comics anteriores, cambiando diálogos y coloreando a su manera a los personajes para que parezcan otros nuevos. Fue asi que nació El Shaman, el “hermano” de Jagwar, tras pintarle un antifaz negro en la cara. Una verdadera grasada.
  • Ryan Brown fue responsable de crear un comic con más éxito que MM, ya que llego a tener su serie animada: The Cowboys of Moo Mesa. Y como era de esperarse, se dio el lujo de hacer un crossover entre este universo y el de TMNT en los comics.
  • Tengan cuidado de confundir al creador de los Mutanimals con otro Ryan Brown, portadista y colorista que puso su sellito a algunas portadas de Judge Dredd, Captain America e incluso TMNT. No parece gustarle que le atribuyan que fue escritor de las Tortugas.

Dejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.