fbpxX-Men/Fantastic Four #1 | Comics | Ouroboros World
X-Men/Fantastic Four #1
Comics

X-Men/Fantastic Four #1

Esos nenes con superpoderes

Por: Mariano Cholakian - 08 Feb 2020 Se lee en: 3 mins

Mutante Omega, pero adolescente al fin

En el impresionante evento House of X / Powers of X, vimos como entre los pocos mutantes con nivel Omega está enlistado Franklin Richards, que curiosamente viene perdiendo sus poderes poco a poco, sin razón aparente. Esto obviamente preocupa a Charles Xavier, quien además de querer ayudarlo (para tenerlo de su lado, obvio, no da puntada sin hilo "Casquito"), teme que otros mutantes atraviesen el mismo proceso.

Pero sobre todo, esta situación descoloca al pibe que estaba destinado a ser prácticamente un dios. En efecto, lo demostró varias veces, con el Pocket Universe después de Onslaught o hace poco post-Secret Wars de Jonathan Hickman (que lo tiene allá arriba).

Casquito
Charles Xavier está en todas.

Su padre, Reed Richards, gran científico pero un ser humano chotísimo, no logra o no quiere lograr ayudarlo con la recuperación de sus poderes. Franklin es adolescente y se rebela. Lo bardea feo al padre cuando su Tío Ben Grimm intenta consolarlo y quiere tomarse el palo de la casa. La trama le da una oportunidad para hacerlo y el conflicto familiar explota.

Contado así a los tumbos, la trama está buenísima: bueno, imaginátela en un comic guionado por Chip Zdarsky, que está más prendido fuego que Lauda en Nürburgring (ya nos contó Matías Mir cómo la rompió en Spider-Man: Life Story y en Daredevil está todavía en mejor nivel).

La última familia de Marvel: Los Dodson y equipo

El arte de Terry Dodson con tintas de Rachel Dodson (asistida por Dexter VinesKarl Story) y colores de Laura Martin, es al menos polémico. En lo personal no me gustó nada y me parece que está muy por debajo del nivel que le he visto al dibujante en otras oportunidades.

Terry Dodson solo
El trabajo de Terry Dodson.

Desconozco si es porque está muy volcado a la realización de portadas sobre historieta, pero todos aquellos haters de John Romita Jr se pueden ir a cocer tapioca. Porque si bien Terry Dodson trabaja la figura humana en poses y los rostros de una forma muy estética y con sello propio; la narrativa entendida como el viaje de una viñeta a la otra y el entendimiento de la historia sin necesidad de leer minuciosamente todo, reprueba totalmente. Por momentos hay monigotes vistos desde lejos sin ningún sentido, con poca forma y aparentemente puestos solamente para ahorrar laburo. Los extras (figuras humanoides que aparecen detrás de la acción principal) están de más, solamente para exponer a los entintadores que parece que usaron Paint. El color, por su parte, es sin dudas la deuda más grande de Marvel en la gestión CB Cebulski.

El trabajo del equipo completo
El trabajo "terminado".

Ojo: los rostros en primer plano funcionan y los cuerpos femeninos también. La portada está buenísima, es todo lo contrario a lo que pasa en el interior del comic. Es decir, estamos ante un Terry Dodson demostrando que actualmente está más cómodo como ilustrador que haciendo historieta. Lo repito: haters de John Romita Jr se pueden ir a cocer tapioca.

Lo que fue y lo que vendrá

Todavía recuerdo leer una y otra vez Días del Futuro Presente. Un crossover entre cuatro números anuales: X-Men, New Mutants, X-Factor y Fantastic Four. Esa fue mi primera aproximación los Fantastic Four en lo que a historieta se refiere.

El Annual #23 de Fantastic Four, estaba escrito por Walter Simonson y dibujaba Jackson Guice. Como la continuidad era algo que no entendía demasiado a mis diez años, me sorprendió que Sue Storm cargara con un hijo en sus brazos. No tenía idea de nada, pero quedé fascinado con ese trama que tenía desplazamientos temporales e hijos potencialmente más poderosos que su madre y su padre.

Este título me hizo recordar muchísimo aquel crossover, por la puesta en juego de la pertenencia de Franklin Richards a su familia nuclear (la Primera Familia) o a la gran familia mutante, pero con una adolescencia rebelde frente a un padre complicado. Un potencial enorme para lo que nos puede contar una mini-serie de cuatro números por donde (a mi entender) hay mucho conflicto clave para el Universo Marvel en juego.

Wolverine con Kate Pryde
Entre los 9 y los 13 años solamente me enganchaba con los mutantes. Ültimamente estoy recuperando ese amor gracias al trabajo de Hickman, esta mini-serie también me hizo acordar a aquel momento.

Dejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.