Shangri-La, de Matheu Bablet
Comics

Shangri-La, de Mathieu Bablet

El "Brazil" de nuestra generación

Por: Mariano Cholakian - 27 Abr 2020 Se lee en: 3 mins

La distopía de mi generación

Cuando en la clase de literatura del colegio secundario me explicaron que esas historias como "Fahrenheit 451" de Ray Bradbury y "1984" de George Orwell que tanto me habían gustado se llamaban distopías, perdí la cabeza. Nunca fui un fanático de la ciencia ficción, pero este tipo de relatos que encerraban una gran crítica política encajaba perfectamente con mis inquietudes. El siguiente paso fue ver la película "Brazil" de Terry Gilliam. Me partió la cabeza. Mi interés se posa sobre todo en la parte sociológica y política de las distopías, porque me permite pensar en el mundo que me rodea mediante la analogía. En este punto el cómic de Mathieu Bablet es perfecto para mi generación (tengo 35 años).

La historia de Shangri-La trata sobre una sociedad en la que el consumo de dispositivos electrónicos, de los que constantemente están lanzando nuevos modelos, y el trabajo son la única actividad social aparte de comprar vorazmente. Pero como las personas viven en departamentos diminutos, esos artículos no se acumulan sino que se desperdician cuando pasan de moda. Obviamente llega el sujeto alienado que comienza a formar parte de esa siempre latente revolución.

Compra. Trabajar. Tirar. Desear.
Compra. Trabajar. Tirar. Desear.

El centro de la crítica es el consumo desmedido y la calidad de vida a la que estamos dispuestos a ceder para alcanzarlo. Pero no se agota en eso. El guion nos plantea debatirnos sobre la sexualidad, el racismo, los derechos de los animales y lo efímero de nuestras causas o intereses. Nos plantea pensar nuestra doble moral y nuestra incongruencia constante entre el discurso y la acción. Es una obra fundamental en tiempos de crisis del orden mundial.

Una distopía que remite a los recientes cambios en el código de edificación de la Ciudad de Buenos Aires
Una distopía que remite a los recientes cambios en el código de edificación de la Ciudad de Buenos Aires.

Integral

Mathieu Bablet hace todo en este cómic y lo hace bien. Desde la profundidad del guion sin dejar la acción de lado, hasta el color que va cambiando con el ambiente (y los estados de ánimo) en una paleta monocromática. El dibujo llena siempre la página, logrando transportarnos tanto a las estructuras edilicias que oprimen por su abundancia, como a la vastedad del espacio (en donde hay abundancia de colores y recursos técnicos). La inspiración en los más grandes trabajos de la ciencia ficción europea son evidentes, Bablet le hace un homenaje a cada maestro y hasta se anima a irse a Japón para jugar con mechas.

El autor (conocido por esos muñecos pandilleros de Doggybags) logra hacer un trabajo consagratorio. En efecto, merecidamente la obra fue seleccionada como finalista en el Festival de Angoulême de 2017.

Trabajar en cubículos y animales explotados.
Trabajar en cubículos y animales explotados.

Es necesario destacar algún punto negativo, porque ninguna obra es perfecta. El trabajo de dibujo sobre los personajes humanos no me gusta, sobre todo en las facciones y las expresiones. Sin embargo cabe destacar que el autor hace un salto de calidad hacia el realismo que esta historia necesita, frente al estilo que caracteriza a Doggybags.

Todos los elementos de esta obra están orquestados a la perfección, siendo un gran ejemplo de cómo una obra integral puede destacarse en todos los rubros, incluyendo el color y esos rotulados que indican con una pequeña carita quién está hablando.

El principio y el final

Shangri-la es una Kobra redonda, tanto en lo visual como en lo argumental. Es literalmente redonda, por lo que les recomiendo estar atentos a todos los detalles y sobre todo a la cantidad de referencias que se pueden encontrar. Para cerrar les dejo algunas (solamente algunas de todas las que hay) para tachar: Nietzsche, Akira, El Incal, Robotech, Avatar, 2001: Odisea del Espacio, El Planeta de los Simios Matrix.

La evolución de la publicidad simplificada a la mínima expresión.
La evolución de la publicidad simplificada a la mínima expresión.

También podes leer:

 

Dejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Profile picture for user Ignacio

Subido por Matias (no verificado) el 27 Abr 2020

Alguna comiqueria o librería dónde se pueda encontrar esta obra? (Pre o Pospandemia)