fbpx"155: Simón Radowitzky", de Agustín Comotto | Ouroboros World
Historieta Argentina

"155: Simón Radowitzky", de Agustín Comotto

Anarquismo y revolución en forma de viñetas.

Por: Guido Barsi - 02 Dic 2019 Se lee en: 3 mins

El anarquismo en Argentina tuvo su apogeo en las primeras décadas del 1900, producto de varios factores socio-económicos de nuestro país y del mundo, pero principalmente de la oleada de inmigración, característica de esos años, que traía obreros expulsados de sus tierras por la falta de trabajo e introducía de su ideología ligada al socialismo o a la caída del poder político reinante. Organizaciones como la FORA V y personas (por mencionar algunos exponentes) como Errico Malatesta, Roberto Arlt, Severino Di Giovanni, Kurt Gustav Wilckens (aunque los fundamentos de sus acciones estaban más cerca de un sentido de justicia que al anarquismo) y Simón Radowitzky son ejemplos más representativos de una ideología que marcó una época y que finalmente fue perseguida, acorralada y expulsada del país que la había acogido en un principio.

A través de más de 200 páginas, Agustín Comotto (historietista e ilustrador argentino, un tanto alejado de los cuadritos desde hace unos años) nos cuenta la vida de Radowitzky empezando por su estadía en la cárcel de Ushuaia luego del atentado contra el Jefe de Policía Ramón Falcón (si les suenan todos estos nombres, es por el atentado fallido que intentó llevar a cabo una pareja anarquista en el cementerio de Recoleta), para volver a su infancia en la tierra rusa donde las condiciones políticas y sociales lo acercaron al anarquismo y a la justicia social. Ese recorrido lo llevó hasta la cárcel, momento en que dejamos de tener dos líneas de tiempo narrativa para solo contar el resto de la vida del joven anarquista.

El color rojo nos va avisando que no se viene nada bueno.
El color rojo nos avisa que no se viene nada bueno.

Por casualidad o intención (parecería más lo primero), este libro elige bien la historia de Radowitzky porque sirve  como síntesis correcta del anarquismo. Desde su nacimiento entre las clases obreras en las tierras dominadas por la monarquía (y/o por el capitalismo explotador), pasando por su posterior foco en los países receptores de las oleadas migratorias y su intento de éxito en la Revolución Rusa y Guerra Civil española, con su posterior caída en el olvido producto del fracaso en estos dos frentes y finalmente llegando a la persecución y muerte de muchos de sus exponentes.

Con ciertas libertades creativas para condensar tamaña vida, que el mismo autor explica en el epílogo de la obra, y que podemos intuir por ser funcionales al guion para sumar dramatismo a la historia, recrear una época y no entorpecer la narrativa, Comotto entrega una historia atractiva, cargada de mucha información pero que nunca se mezcla y marea al lector. Todo es muy armonioso a pesar de la cantidad de cosas que hay para contar. El autor logra esto al tener siempre en mente hacia donde quiere ir sin desviarse en todo el trayecto con elementos que no aporten a su objeto. Por supuesto que no podemos pedirle un gran rigor histórico y la obra tampoco pretende tenerlo. A pesar de esto, es un libro que debería ser promocionado en escuelas y bibliotecas para acercar una parte de nuestra historia y un reflejo de una época a los más chicos en un formato atractivo.

La cárcel de Ushuaia es un escenario recurrente en la obra.
La cárcel de Ushuaia es un escenario recurrente en la obra.

El dibujo de Comotto es efectivo, con una línea y estilo clásico muy detallista (sus fondos prácticamente parecen fotos) que ayuda mucho a la ambientación. No hace falta que el texto aclare dónde estamos, se puede respirar el lugar con solo ver alguno de sus cuadros. Por momentos se permite jugar un poco más con la simbología y con los paisajes, y se suelta de la rigidez creada por el dibujo, que es donde levanta nivel y muestra su posible potencial, escapando de la línea clásica. Aporta mucho en la narrativa el color rojo que utiliza como representativo de la violencia, ya uno ve el color y empieza a sufrir por lo que le espera al personaje, sumando a esa sensación de asfixia que vive Simon durate casi toda la obra.

"155: Simón Radowitzky" es una obra hermosa, no por sus niveles narrativos ya que la línea clásica del dibujo, aunque muy detallista va perdiendo sus efectos a medida que avanzamos, sino por la odisea de plasmar en una historieta de 272 páginas la vida de un personaje histórico olvidado y hacerlo siempre manteniendo el nivel de ejecución, sin descuidar una sola viñeta, trasmitiendo el respeto y el amor que el autor tiene por la persona y la historia que está tratando.

Simón saluda a Ramón.
Simón saluda a Ramón.

Su edición por parte de Emecé Editores no hace más que acompañar la calidad de la obra con un tamaño (23x29cm) y un papel a la medida. Es difícil negarse a comprarlo teniendo en manos una edición tan linda, aun sin saber lo que hay adentro.

Ojalá podamos tener más libros con esta calidad en guion y dibujo que hagan conocer al lector pasajes y personajes históricos y lo inviten a continuar informándose, a la vez que sirva de material educativo en escuelas y bibliotecas para atraer a un más al público joven a este tipo de lecturas.

Dejá tus Comentarios