Pasar al contenido principal

Capitán Muerte de Nahuel Amaya

El nuevo libro humorístico de Nahuel Amaya (Zok!) y la editorial Maten al Mensajero

Capitán Muerte, lo nuevo de Nahuel Amaya
Por: Damián Pérez el Mar, 18/06/2019 - 19:19 - Se lee en: 4 mins

Hace muy poquito tiempo me tocó revisitar una antología de la editorial Agua Negra que había salido en 2016 (Zok!, la pueden leer por acá), la cual contaba con la participación de Nahuel Amaya, por ese entonces con algunos años menos. Nahuel es una autor que viene dando vueltas por el medio desde hace rato, con ilustraciones, fanzines, dando clases, etc., pero hasta ahora no había tenido una buena carta de presentación con la que decir definitivamente que llegó para quedarse. Por suerte, esto acaba de ser revertido. Hace muy poquitas semanas Nahuel dio a conocer su primer libro, esta vez como único autor, nada de antologías. Y nos muestra lo que puede hacer con un libro de historieta completo, cien por cien propio. Les estoy hablando de Capitán Muerte. Y ahora voy a proceder a contarles por que Capitán Muerte da vuelta todas las opiniones que tenía sobre su autor y por que digo que es una muy buena forma de conocerlo. Pero primero, algo de arqueología.

Capitán Muerte fue un fanzine que Nahuel Amaya realizó hace varios años, del que llegaron a salir al menos dos números editados muy coquetamente. Estos experimentos en formato muy pero muy pequeño tenían algunas tiras (no más de 20-24) y los primeros retazos de este genial personaje inventando por Amaya. Pero ahora, varios años después, el Capitán Muerte adquirió vuelo propio y se transformó en un libro completo, con 78 tiras y casi 100 páginas de historieta.

Capitán Muerte
Un poquito del humor del Capitán Muerte.

El protagonista es un superhéroe. Sí, Capitán Muerte es una historieta de superhéroes. Capitán Muerte también es una tira humorística. Esto se ubica en la otra punta del mapa respecto a lo que vimos de Nahuel Amaya en Zok!, donde nos mostraba un dibujo más duro, para contarnos una historia de acción y aventura, de piñas y llamas en el fondo. En este libro nos encontramos con las aventuras de un superhéroe con un superpoder muy poco ventajoso: ante el toque del Capitán Muerte, cualquier persona muere automáticamente. Muy útil para derrotar a los peores villanos, pero completamente perjudicial a la hora de salvar gente. El problema, justamente, es que el Capitán Muerte es un buen tipo, que quiere siempre ayudar a las personas, pero su forma de ver el mundo está un poco torcida. No distingue lo literal de lo metafórico y posee una brújula moral que siempre apunta al cementerio más cercano. Él quiere salvar a todos, aunque salvarlos implique darles su toque mortal. Los principales chistes de la tira giran alrededor del concepto más intrínsecamente asociado a todos los seres vivos: la muerte. Y así es el humor del Capitán Muerte y el de Nahuel Amaya, nos invita a reírnos todo el tiempo de la muerte y todo lo que la rodea. La muerte está en todos lados, la muerte nos acompaña siempre y no nos va a dejar escapar nunca, entonces: ¿por qué no podemos también reírnos de ella y con ella?.

Y a la vez, el Capitán Muerte no deja de ser un superhéroe e incluso presenta todas las características y clichés del género. El Capitán Muerte usa máscara, se viste con un traje (con calzoncillos por fuera incluídos), se enfrenta a supervillanos y hasta team-upea con otros superhéroes. En esto aparece un poco la gracia extra del personaje, lo que hace que no se quede en diez o veinte tiras: Nahuel aprovecha la gran cantidad de tiras para darle desarrollo al Capitán, hacerlo dar pequeños pasos en su carrera de superhéroe y, además, presentarnos un elenco de secundarios donde explota toda su imaginación. En este libro no vamos a conocer sólo a Capitán Muerte sino también a villanos como el Doctor Tura, Vitalia, Puro Poder, Opresor, y superhéroes como Veganóh, Onda Vital, Rayo Solar, Speranz, Estado Vegetal, etc.

Y todo sin dejar de hacernos reír. Nahuel se da lugar a, entre los chistes, reírse del cómic americano de superhéroes y el shonen japonés más cabeza. Quién cree ver al ultraexplotado Deadpool asomando entre los espacios de las viñetas no estará muy equivocado. El humor del libro tiene varios puntos en común con el que suele asociarse al Merc with a Mouth, aunque apunte hacia otras direcciones muchas veces. Por ejemplo, Nahuel también se permite bajadas de línea sociales y políticas sin sacarle espacio a la risa. Hay varias tiras que me hicieron reír con ruido, muchas que me sacaron una sonrisa de costado y algunas que me dejaron queriendo más de algunos personajes. Y esto último espero que pase, creo que el Capitán Muerte no debería quedarse en este único libro. Como concepto y por como fue desarrollado por su autor espero que haya más historias en el futuro.

Sobre la edición de Maten al Mensajero tengo sentimientos encontrados. La tapa y la calidad del papel me parecen óptimos, y si bien tiene una muy buena cantidad de páginas de historieta, donde incluso los separadores que usan son ilustraciones muy divertidas del autor, el formato que eligieron no me deja conforme. Cada tira ocupa una página apaisada, pero quedan grandes espacios en blanco arriba y abajo de cada una. Creo que, considerando el precio del libro, es un gran desperdicio que desluce un poco a cada tira (¿quizás aprovechando el espacio con pequeños dibujos? desconozco si esos espacios suman o restan al precio final).

El Capitán Muerte y sus superamigos
El Capitán Muerte y algunos de sus secundarios.

Respecto al arte, al igual que con las historias, Nahuel eligió las mejores herramientas de su repertorio. Un dibujo muy simple, con trazos cortos, sencillos, que compaginan perfecto con la dinámica y el humor de las historias. Los encuadres y los movimientos de los personajes también aportan mucho a la gracia de cada tira. Hasta la portada del libro, homenajeando y riéndose de la primera historia del arácnido más famoso del cómic causa gracia y suma al producto final. Si bien en Zok! no quedé muy conforme con muchas elecciones artísticas, esta vez mi opinión es completamente distinta. Dibujo, diagramación, historias, e incluso las voces de los personajes están en sintonía. Me gustó mucho Capitán Muerte, a pesar de no ser un gran seguidor de la tira humorística. Como dije al principio, este libro se va a transformar en una gran carta de presentación a futuro para Nahuel Amaya y ya estoy esperando a ver con qué sigue.

Si llegaron hasta acá, los invito a conocer al Capitán Muerte y cuidado con el ¡Rip!


Dejá tus Comentarios


Crack Bang Boom #10 2019 del 10 al 13 de Octubre
Votá Premios Trillo 2019

Relacionados

Apoyanos!

Ayudanos a seguir manteniendo actualizado el sitio con una contribución en KO-FI.