Historieta Argentina

Dugong y Manatí

Las Nuevas Aventuras de Dugong y Manatí

Dugong y Manatí

Corría Junio de 2009 cuando en el número debut de aquella linda aventura editorial denominada Comic.Ar: El Periódico de Historietas,  veía la luz, entre otras tantas series, una escrita y dibujada por el gran Enrique ‘Quique’ Alcatena (Buenos Aires, 1957). A quienes seguíamos la movida, que también significó el estreno de Tomás Coggiola (Buenos Aires, 1967) en las labores de editor, nos sorprendió el formato elegido para la obra. "Dugong y Manatí" era una tira, y como tal, se presentaba, ocupando solo cuatro segmentos por entrega. La simpática dupla de justicieros marítimos hizo acto de presencia hasta el número 17 de la publicación, por entonces devenida en revista de antología hecha y derecha. 

A fines de 2013 el flamante sello Comic.Ar Ediciones recopiló todas esas aventuras, de diferente extensión, en un logrado tomo apaisado de 96 páginas B/N, 14x20 Cms. Fueron de la partida los ocho relatos publicados, algunos de los cuales recibieron título puntual para este volumen: ‘La infame isla Tiki’, ‘La venganza de Marea Roja’, ‘El nefando marinerito’, ‘Berretín de sirena’, ‘El amor del faro loco’, ‘Las fechorías de ½ Mundo’, ‘El mar de Sargazo’ y ‘El secreto del Capitán Snorkel’.

Y si bien el creador siguió experimentando con las tiras en años posteriores, a través del suplemento Historietas Nacionales de la agencia noticiosa estatal Télam, lo cierto es que no volvimos a saber de estos personajes hasta 2020, cuando retornaron para protagonizar un relato de largo aliento en la virtualidad de Tótem Cómics, el interesantísimo blog colaborativo que Alcatena inició junto a Fernando Calvi (Córdoba, 1973) allá por 2012, al que posteriormente se sumaron muchos otros artistas nacionales bajo la premisa de generar contenidos de autor vinculados al género superheroico. 

Luego de su serialización en forma digital, llegó al papel nuevamente traída por Comic.Ar, en coedición con Tótem Comics, arribando a las comiquerías nacionales durante el primer trimestre de este pandémico 2021. Las Nuevas Aventuras de Dugong y Manatí es una colorida novela gráfica, que cuenta con 80 páginas en el clásico formato 24x17 Cms.   

LA MAR ESTABA SERENA

Portada
Portada de la edición 2013.

Antes de continuar y para quienes no hayan leído nada de estos personajes, vamos con una aclaración necesaria: no sabemos con precisión el origen de Dugong y Manatí. El propio Alcatena reafirma este dato en la contratapa del primer tomo compilatorio de sus andanzas. Lo más probable es que ambos sirénidos hayan sido expuestos a alguna clase de mutación que les otorgó, además de los rasgos humanos que les conocemos, la capacidad del habla, volviéndolos una suerte de híbridos entre ambas especies. Pero lo cierto es que tampoco importa demasiado, basta con saber que se dedican a proteger a la gente buena de los malos. Y vaya que proliferan estos últimos por los siete mares; su variopinta y extensa galería de villanos es prueba irrefutable de ello.

Por suerte, no están solos. Secundan al particular dúo de justicieros en sus misiones, el viejo marinero Tobías, mentor y figura paterna de ambos, además de capitán del célebre navío ‘Mojarra’, y la joven e intrépida Pepita Pleamar, sobrina de Tobías, tan bella como decidida a la hora de la acción. A todos enamora con su presencia, aunque su corazón solo le pertenezca a cierto navegante maltés muy conocido en todos los puertos del mundo.

Además de esta suerte de elenco estable, hay ocasionales aliados que cruzan sus caminos con nuestros pachorrientos héroes. Entre ellos se cuentan la corpulenta Bruja del Mar, hechicera que vende sus servicios de predicción al mejor postor, y los integrantes de la Nueva Legión Costera, efectivo grupo de luchadores a favor del bien, de elevado perfil.   

SERENA ESTABA LA MAR

La nueva Legion
La nueva Legión Costera a pleno.

Al principio la alerta llegó a través de un vívido sueño compartido. Luego fue una advertencia, cuando el Sargento P, comandante del siempre providencial Yellow Submarine, asisitió  a la tripulación del Mojarra en su enfrentamiento contra los Matones de Pimientalandia sobre el Mar Verde. Para entonces, se convirtió en una amarga certeza. Mascarón de Proa, el Timonel, Jonás y su ballena, el Hombre Calamar y Nelly Nereida, los antiguos miembros de la Legión Costera de la Edad Dorada, habían sido capturados por un peligroso villano en las sombras, el Jefe. Claro que los infortunios no acababan allí, puesto que cuando nuestros valientes cruzados llegaron a la base de operaciones de la Nueva Legión Costera en busca de mayores pistas, encontraron que estos no serían de ninguna ayuda, puesto que un encantamiento los había convertido en niños. 

¿Quién ha estado orquestando estas desgracias tras bambalinas y por qué? Esas son las preguntas que Dugong, Manatí, Tobías, Pepita y la Bruja del Mar deberán intentar responder mientras tratan de sobrevivir a violentos encontronazos con los Hermanos Mirounga, la poderosa Circe, la mafia de  Don R, el anticuario Davy Jones, los Transatlánticos Cazadores del Capitán Honk, y el Hombre Kraken. Todo ello, mientras hacen de niñeros de los pequeños legionarios. Pero quienes crean que una vez superados estos desafíos, los problemas hallarán una solución, están realmente equivocados. La batalla final incluirá a su propia galería de villanos, en un desaforado ‘todos contra todos’ para alquilar balcones.     

CON UNA AYUDITA DE MIS AMIGOS

Protagonistas
Los simpáticos protagonistas.

Contrariamente a lo que pueda indicar la estética puesta de manifiesto en el diseño de personajes o, aún, la iconografía de la saga, Dugong y Manatí no es una historieta orientada a lectores infantiles y/o jóvenes. Esta última aseveración no invalida que esta franja etaria del público pueda acercarse y disfrutar convenientemente del material, pero si ese es el caso, hay que destacar que existen aquí ciertas referencias culturales de variada procedencia -literarias, musicales, cinematográficas, comiqueras y hasta humorísticas- que seguramente los mayores deberán explicar. 

El abordaje propuesto por el artista dista bastante del que, junto a Eduardo Mazzitelli llevase adelante en las páginas de Barlovento (Napoleones sin batallas/Entelequia, 2013). Esto es así no por una cuestión de subgénero, sino por el estilo y tono desde donde se nos propone el relato. Constituye también, cómo no, un homenaje a aquellas aventuras de corte marítimo clásicas, plenas de imaginación y tragedia, pero está muy bien arraigada -por mérito propio- en el costado más ‘risible’ del superheroísmo, con una soberbia faz gráfica. Difícil no empatizar con una obra como Dugong y Manatí, tan jugada como genuina, que personalmente me permito ubicar entre lo mejor de Quique Alcatena en plan ‘solista’.  

También podés leer:

Etiquetas
Escrito por:
Mariano Sicart

Mariano Sicart
Si te gustó, Compartilo!
Dejá tus Comentarios
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.