Historieta Argentina

Entrevista a Patricia Breccia

¿Quién me quita lo bailado?

Patricia Breccia

Patricia Breccia nació en 1955, comenzó a publicar a los diecinueve años y sigue haciéndolo hasta el día de hoy. Dibujó para casi todas las revistas importantes de Argentina, tanto de historietas como de humor gráfico pero (como ocurre con la mayoría de los artistas de su generación), muchísimas de sus páginas fueron producidas para el mercado europeo y permanecen inéditas en el país. Su obra fue pionera en el ámbito de la historieta argentina al aportar una perspectiva femenina prácticamente ausente en las publicaciones de la época.
En su enorme amabilidad nos concedió el lujo y el placer de realizarle esta entrevista.

Facundo Vazquez La serie tuya más antigua que recuerdo es “Sol de Noche” que salía en SuperHumor con guiones de Guillermo Saccomanno, pero, para ese momento llevabas ya algunos años publicando en otros medios. ¿Qué recuerdos conservás de esos trabajos anteriores? ¿Te gustaría ver algo de eso rescatado o (cómo tantos autores) preferís que esas primeras experiencias permanezcan en el olvido?

Patricia Breccia –Sí, anteriormente ya habían salido trabajos míos publicados en otras revistas, inclusive en Humor, en Mediasuela, cuyo director era el escritor y humorista Geno Diaz, en Sancho, etc. Irrumpí en este medio, en realidad, haciendo humor, (guion y dibujos) y a decir verdad, nunca lo abandoné, a pesar de que en una época me haya focalizado más en la historieta.
Personalmente, tengo un lindísimo recuerdo de esos trabajos, primero porque fueron los facilitadores para que entrara en este ambiente, y segundo, porque mirándolos ahora, a la distancia, eran buenos, objetivamente hablando. Con respecto al humor, no tendría ningún reparo en volver a ver esos laburos, pero sí me pasa con la historieta. Por ejemplo con “Sol de Noche”, que en las primeras historias, el dibujo era bastante primitivo, todavía se estaba cocinando el personaje, y fueron mis primeros pinitos con este género. No me gusta ver las primeras páginas de “Sol”, no me reconozco demasiado, ya que la evolución del dibujo, en esa serie, fue bastante notoria y en muy poco tiempo.

FV –Pasemos entonces a “Sol de Noche”. Es un trabajo consagratorio. Se publica en una revista importante y podés trabajar con uno de los guionistas más reconocidos de la época pero quizás, lo central es que irrumpe con un estilo gráfico totalmente personal y diferente a todos los artistas contemporáneos. Vos tenías apenas veinticinco años cuando la serie comenzó a publicarse ¿Cómo lo viviste? ¿Sentiste que estabas haciendo algo tan relevante o en el momento te parecía un trabajo más?

Patricia Breccia La verdad es que no era demasiado consciente de la importancia de la revista donde iba a ser publicada. Tampoco de que estuviera creando nada especial. Como te dije anteriormente, ya había publicado en otros medios, entonces no me parecía que estaba debutando, por llamarlo de alguna manera. Con Guillermo éramos amigos, así que la idea de trabajar juntos, la vivía como algo natural.
Nunca (ni entonces ni después) sentí que estuviese haciendo algo relevante. Jamás. Siempre me moví y me muevo a través de la pasión y las ganas. Lo único que me motivaba era eso: el entusiasmo por la historia, y las ganas de que el personaje cobrara vida. Nada más.

FV –De ahí, pasamos a la serie “Museo” que ya se publica en Fierro. Un experimento bastante extraño en la que cada capítulo unitario parte de la reproducción a color de un cuadro famoso (las primeras tres entregas fueron obras de Van Gogh, Toulouse Lautrec y Picasso) que actúa como primera viñeta; de ahí pasamos a toda una historia en blanco y negro que concluye con otra reproducción a color de un cuadro del mismo autor. Los guiones de la primera época eran de Juan Sasturain pero muchos años después de discontinuarla, la retomaste dibujando guiones de Mariano Buscaglia. ¿Te gustaba esa propuesta de “canibalizar” el arte de los museos desde el espacio popular de la historieta?

Patricia Breccia Museo” fue una idea fantástica, porque eso de comenzar con una viñeta a color, de un cuadro real, para ir desmenuzándolo a través de la historia convirtiéndolo en blanco y negro y luego volver al principio y al color, siempre me pareció extremadamente novedosa. Pero no creo que estuviese “canibalizando” el arte de los Museos desde la historieta. Para serte franca, yo creo que el arte es uno solo. En las grandes pinturas, (si lo sabés ver) aparecen cuadritos de historieta…y en la historieta, la pintura. Como también en las otras expresiones del arte. Nunca me pareció que estuviera desarmando esas pinturas maravillosas para insertarlas al “barrio”.

Museo
"Jefa" de Xul Solar (1923) utilizado como primera viñeta del relato

FV –¿Te quedaste con ganas de contar más historias con ese formato o ya podemos dar la serie por finalizada?

Patricia Breccia Aunque fue una experiencia lindísima, creo que ya puedo dar a la serie por finalizada.

FV –Continuando el orden cronológico, llega “Sin Novedad en el Frente” y las otras historias cortas que realizaste para Fierro. Y ahí se produce una nueva revolución. Si con “Sol de Noche” nos encontramos con una propuesta gráfica totalmente novedosa, con estas nuevas historias, irrumpen tus guiones, tu voz, tus palabras que resultaban tan únicas como tus dibujos. Era una experiencia inédita para los lectores de la época leer una historieta protagonizada por una mujer y escrita por una mujer. Era imposible no fantasear que hubiera algo autobiográfico pero, ¿lo había?. No digo si un poeta muerto te tocó el timbre o si las cucarachas de tu cocina cantan rumba, sino si fue un vehículo para expresar tus experiencias cotidianas.

Patricia Breccia Cuando comencé con “Sin Novedad en el Frente” estaba pasando por una etapa de mi vida, un tanto complicada, porque me estaba separando, y necesitaba salir de esa zona de confort que había sido “Sol de Noche”. Porque “Sol” tuvo dos etapas. La primera (en la última época de la dictadura militar) y era publicada en Superhumor. Y una segunda etapa, a finales de los ochenta, en Fierro. Para ser más precisa, la última “Sol” se publicó en 1988. Y retomando el principio de tu pregunta, yo necesitaba narrar lo que me estaba pasando, quería escucharme, contar algo diferente, necesitaba expresar con una historia, y gráficamente, esos “pedazos de guerra” que hicieron posible a “Sin Novedad en el Frente”.
Obviamente, no contaba de manera literal lo que me estaba pasando, porque eso no me interesaba para nada, pero por supuesto que en cada historia, se filtraba un poquito de mi vida, aunque hablara de cucarachas o de poetas muertos. La realidad es que todo tenía que ver con todo.

FV –Tal vez una de las cosas más novedosas que aportó tu presencia en el panorama historietístico de los ochenta haya sido, justamente, que traías una mirada femenina a un medio totalmente hegemonizado por la mirada masculina. La historieta hasta esa época tenía reservados dos roles fundamentales para las mujeres: heroína enamorada en los culebrones románticos de la “Intervalo” o bomba sexy que desde el rol protagónico (pero más frecuentemente secundario) alegraba las pupilas del lector con la belleza de su cuerpo más o menos desnudo en los relatos más aventureros. Tus mujeres rompieron totalmente esos modelos. ¿Cómo fue para vos trabajar en ese ambiente predominantemente masculino? ¿Te objetaban las historias que proponías? ¿Qué respuesta tuviste por parte del público?

Gorda Esquizo
"La Gorda" en Intervalo. Pseudónimo en la primera página, nombre real en al última.

Patricia Breccia Lidiar con el mundo masculino no fue nada fácil, pero como a mí no me importaba ni un poco, seguí adelante como una topadora. Yo tenía un sueño y una meta: el dibujo y la publicación, y te juro que aunque vinieran degollando, no iban a poder lograr que retrocediera. Cuando yo empecé, a finales de los setenta, no era como ahora, que las historietistas y humoristas tienen todo el camino libre para poder contar y dibujar lo que tengan ganas de contar. Cuando empecé, los lectores (que en su mayoría eran hombres ) me mandaban a “lavar los platos” o me decían “que dejara el humor para los hombres”, literal. Las cartas de los lectores que llegaban a la redacción de la revista eran incendiarias. Por supuesto, yo las leía, pero nunca modificaron ni un ápice mi rumbo. Y con algunos colegas hombres me pasaba un poco lo mismo. Uno de ellos llegó a decir que yo dibujaba bien, porque “dibujaba como un hombre” (sic).
Así de difícil fue el camino que me tocó transitar por este medio. Tenía que ir a los guadañazos limpios para poder avanzar. Fue un camino lleno de dificultades…hasta que, finalmente y después de mucho batallar, logré ser aceptada. Y “Sol de Noche” tuvo bastante que ver con eso, muchos lectores se enamoraron de esa chica flaca, y desgarbada, que vivía con un gato gordo con el que hablaba por las noches. Y la verdad... es que no era el prototipo de mujer que encendía las pupilas masculinas, ni mucho menos. Cuando la dibujé, quise que fuera una mujer real, blandita, de carne y hueso, lo mismo me pasó con “Ella”, la protagonista de “Sin Novedad en el Frente”.

No las dibujé para el consumo masculino, las dibujé para que fueran ellas mismas.

FV –Tras el cierre de Fierro, por muchos años, solo recuerdo haber visto publicada en Argentina una historia corta tuya: “Modelo de Mujer” en 1993 con guion de Ricardo Ferrari...

Patricia Breccia “Modelo de Mujer” , con guion de R. Ferrari, fue la única historieta que publicamos ya casi en el cierre de Fierro, pero antes, habíamos publicado dos episodios de “La Gorda”, para una de las revistas de Columba, ahora ya no recuerdo en cuál de ellas había salido.

(Acá la entrevista se interrumpe porque el entrevistador es un poco obsesivo y no podía seguir adelante sin tener el dato exacto. Una consulta de archivo más tarde...)

FV –Resulta que “La Gorda” tuvo siete capítulos publicados en Intervalo entre enero y septiembre de 1994. Además del predecible coloreado espantoso y la censura a los desnudos característicos de la editorial, se nota como dato curioso que Ferrari firmaba con el seudónimo de Alicia Monti... pero en las viñetas en las que vos ponés los nombres de puño y letra, no se toman el trabajo de taparlo y se lee el verdadero nombre del guionista.

Patricia Breccia –Claro. Acá Ferrari firmaba con seudónimo porque escribía casi toda la revista. Y como Intervalo era para minas, usaba Alicia Monti. Pero en Italia, firmaba Ferrari y por eso viste el cartelito.

Gorda Censurada
Viñetas en su edición original y, posteriormente, remontadas, "coloreadas" y censuradas para ser publicadas en Intervalo.

FV –Este ya es un trabajo de los que produjiste para Italia y se nota un estilo totalmente diferente del que conocíamos en tus páginas creadas para el mercado local. La mayor parte de esa producción permanece inédita en nuestro país así que tengo que preguntarte: ¿Trabajar para el mercado europeo te forzaba de alguna manera a bajar un poco el nivel de experimentación? ¿O por no conocer al público y su idiosincrasia, preferías ofrecer un producto más “neutro”?

Patricia Breccia –La Gorda”, fue un personaje que yo quise mucho, y que salió por mucho tiempo en Skorpio y en LancioStory. La protagonista era una chica gorda, muy gorda, una suerte de Sol de Noche, pero al revés, por supuesto que tampoco incendiaba las pupilas masculinas... y ya me fui por las ramas. Pero volviendo a tu pregunta, de que si tuve que bajar el nivel de experimentación para poder trabajar en el mercado europeo, la respuesta es sí. Pero más que nada por el tipo de revistas para las que trabajaba, que eran revistas con guiones de aventuras o romance, mucho más parecidas a las publicaciones de Columba, que a revistas como Tótem. Tuve que adaptar mi estilo a otro más blanco y con líneas más sencillas, y por supuesto, realista. No me incomodó en absoluto, porque para mí la historieta es un laburo, quiero decir, que me puedo adaptar tranquilamente a las exigencias editoriales sin andar dramatizando el tema. Por supuesto que si me das a elegir, prefiero narrar mis historias y dibujar con toda la libertad del mundo, pero no tengo ningún problema en cambiar de estilo, si el editor, o el guion, así lo requiere.

FV –¿Te gustaría que algunas de las series que produjiste para Italia se publicaran acá?

Patricia Breccia –Sí, ahora que lo decís, me gustaría ver “La Gorda” publicada acá.

FV –Y ya con la segunda encarnación de Fierro, volvimos a disfrutar de tus dibujos. No solo con los nuevos capítulos de “Museo” sino también cosas como “El Horóscopo” y esa gran serie que fue “Mano Blanca”, que también tiene guiones de Mariano Buscaglia. Tus obras anteriores muchas veces rozaban lo fantástico y lo sobrenatural pero, en este caso, te metiste directamente en una de terror. Acá volvieron dos tópicos de tu obra: el tango y los gatos. ¿Qué rol ocupan en tu vida? ¿Sos tan tanguera o fue casualidad que los guionistas con los que te tocó trabajar lo son?

Patricia Breccia ¿Qué rol ocupan en mi vida, el tango y los gatos…? Bueno, los gatos ocupan todo en mi vida, no entiendo la vida sin gatos. Son mi alegría y mi tragedia. Mi universo. Desde muy chica, hasta ahora mi vida estuvo marcada por los felinos, y de manera literal, todavía tengo, en alguna parte de mi cuerpo, las marcas de sus garras (Nota: hace una semana uno de los michis de Patricia le resguñó la córnea y terminó en el hospital). En este momento, vivo con cinco gatos, y desde mis salidas, hasta mis encierros, todo está programado para hacerlos sentir bien a ellos. Naturalmente, soy su esclava.
Con respecto al tango, bueno, es casi una herencia paterna. En mi casa se escuchaba tango desde la mañana a la noche, y no sé qué cosa habrá despertado el tango en mí, que desde muy chica, lo amé. Tenía seis años y ya cantaba tangos, así que imagínate… pero hablando en serio, la poesía que encierran las letras de los tangos, es maravillosa. Autores como Celedonio Flores, Carlos de la Púa, o tantos otros, están a la misma altura de poetas clásicos y renombrados. Y muchas veces, a una altura mayor.
Durante muchos años tuve un sueño: cantar tangos. Porque además tengo muy buena voz, y los interpreto con las mismas ganas y la misma pasión, que cuando me pongo a dibujar una historieta que me gusta.
El título de “Manoblanca” fue idea mía. Porque “Manoblanca” es también el nombre de un tango.

Mano Blanca

FV –Claro... el de Homero Manzi que suena de fondo en la primera página.

Patricia Breccia Ese mismo.

FV –La ambientación parece un poco “retro”: el inquilinato, la radio a pilas, el viejo con pañuelito al cuello... pero en algunas viñetas, Alberto aparece con una remera de Bob Esponja. ¿Tenemos que ambientar la obra en algún momento real? ¿O en la mirada de los porteños Bs. As. es mítico y eterno como el poema de Borges o la voz de Gardel?

Patricia Breccia Sí, es un poco retro, es cierto, pero bueno, transcurre en una casa de inquilinato, en realidad son esos PH de San Telmo o La Boca (yo misma vivo en uno de esos PH) pero creo que con Buscaglia quisimos que la historia transcurriera en esta época. Lo que ocurre es que los personajes son tan porteños, que aunque no quieras, el pasado se filtra igual. Todavía uno puede ver en estos barrios, personajes que parecen salidos de la década del cincuenta. Y además, como vos bien decís, Bs. As., es mítico y tan eterno, como la voz de Gardel.

FVAlberto, además del manuscrito de dos mil páginas, tiene la cara y los bigotes desmesurados de Laiseca ¿Había que reconocer a algún otro personaje?

Patricia Breccia Es que Alberto está inspirado en Laiseca. Mariano Buscaglia quería que fuera así. Por admiración a su vida, y a su obra... y por momentos, lo confieso, también tenía un aire a mi viejo.

FV –El año pasado se publicó tu obra más reciente: El amante de Lady Frankenstein sobre guiones de Hernán Migoya. Por ahora solo pude ver algunas páginas promocionales pero ya tengo unas ganas tremendas de leerla. ¿Qué nos podés contar a los lectores (y al eventual editor que está leyendo esto y va a tener la lucidez de publicarla en Argentina)?

Patricia Breccia Lo mejor que me pasó en estos años, en lo profesional, fue encontrarme con ese enorme y talentoso escritor y guionista Español (y Peruano, porque Perú es su segunda Patria) que es Hernán Migoya, además de ser un tipo muy cálido, y una gran persona, claro. Yo ya lo conocía porque había dibujado uno de los cuentos de su libro Todas Putas. En realidad, nos conocímos ahí. El amante de Lady Frankenstein es una novela gráfica que Hernán comenzó a pergeñar allá por el 2014... ¡Y que yo tardé casi cinco años en dibujar! La paciencia del editor Octavio Botana y de Hernán, fue infinita.
Para describirla un poco, podemos decir que es un alegato contra el puritanismo y la caza de brujas, una reflexión distinta acerca del amor, del erotismo, de lo diferente, y de la persecución de lo diferente, la relación entre lo viejo y lo nuevo, y una síntesis absoluta entre cuerpo y mente, sin barreras totalitarias, ni falsas morales que lo frene. Es la mezcla de esa novela erótica y maravillosa que es El amante de Lady Chatterley de D.H.Lawrence, con el clásico de Mary Shelley, Frankenstein, o el nuevo Prometeo. Con esto, escribí un poquito, y muy resumido, de todo lo que ya escribieron los críticos de cómics.

FV –Sé que estás al tanto de que la agrupación “Feminismo Gráfico” llevó a cabo el proyecto “Nosotras contamos” estableciendo una genealogía que conecte a las nuevas autoras con aquellas que abrieron el camino para la entrada de las mujeres dentro del mundo de la historieta. ¿Vos cómo ves el rol de la mujer dentro de la historieta actual?

Patricia Breccia Sí, sabía de esta agrupación “Feminismo Gráfico”. Aunque yo no estoy muy conectada con todo lo referente al Feminismo. Por lo menos, no con el Feminismo como se lo entiende en Argentina. ¿Cómo veo el rol de las mujeres dentro de la historieta actual? Lo veo muy bien, las autoras, en esta época, afortunadamente pueden escribir y dibujar lo que quieran, y con la libertad más absoluta. Ahora tienen todo el apoyo, la publicidad, y los medios a su alcance, para poder expresarse plenamente. Entonces… ¿qué mejor situación que esta? Creo que están en un lugar privilegiado.

El amante de Lady Frankenstein
Detalle de portada de El Amante de Lady Frankenstein. Lamentablemente inédito en Argentina

FV –¿Te sentís conectada con esa nueva generación que hoy ocupa ese espacio mucho mayor dentro del medio? ¿Seguís a alguna autora nueva?

Patricia Breccia Te diría que no, o no del todo. La verdad es que no me siento conectada. Por ahí es solo un tema generacional, pero es lo que me pasa. Tampoco sigo a ninguna autora, pero porque yo no sigo a nadie. No leo historietas (en eso soy igual a mi viejo) así que no sé lo que se está haciendo, ni lo que está de moda, ni lo que gusta, y tampoco sigo a los autores (y desde ya, no pretendo que me sigan).
Por otro lado, muchas veces, en este país, a las posturas políticas de un autor o autora se las transforma en algo “personal”. Entonces, uno tiene menos posibilidades de acceder a las nuevas corrientes o de conocer a los nuevos dibujantes o guionistas. Por el simple y sencillo hecho de que no te convocan a determinados eventos y existe, entonces, una suerte de invisibilización para aquellos que pensamos (en lo político) diferente al resto.

FV –Y si hablamos más en general ¿Cómo ves a la historieta argentina actual? ¿Cómo anticipás que será el futuro del medio?

Patricia Breccia Si no hay editores, ni revistas de historietas, el futuro de la historieta Argentina es bastante incierto, los dibujantes están, y son excelentes, lo que falta son los medios donde poder publicar.

FV –En realidad, cada año en Argentina se publican más de cien libros de historietas. Un promedio de un libro nuevo cada tres días. Es cierto que las tiradas son chicas y están muy lejos de las ventas del siglo XX...

Patricia Breccia –Tenés razón. Hay varios editores pero son editores mínimos. Cuando vos me preguntás por el futuro de la historieta, digo que es incierto, porque acá no existen las grandes editoriales como hay en Europa o en EE.UU. Son tiradas que no suman.
Hace poco se editó el “Drácula” de mi viejo. Una tirada mínima, ventas que no suman etc. La Duendes editó “Sol de Noche”... Otra tirada invisible y de lo que se vendió no recibí un mango.
¿A vos te parece que vale la pena que nombre a esta clase de "editores"? No. Para mí un editor es otra cosa. No es políticamente correcto pero es lo que pienso.

FV –Así me va a costar leer una edición local de El amante de Lady Frankenstein (Risas). Última pregunta: Todos los artistas del mundo te deben envidiar una cosa: haber tenido la oportunidad de crecer viéndolo dibujar a tu papá, absorber eso como una experiencia cotidiana debe ser impagable. Más allá de la evidencia de que Enrique, Cristina y vos se hayan dedicado al dibujo: ¿Cuánto sentís que influyó sobre tu estilo? ¿Cómo es andar por la vida llamándose “Breccia”? ¿Sentís que algunas cosas fueron más fáciles o más difíciles por la expectativa que genera el apellido?

Patricia Breccia La verdad que verlo dibujar a mi viejo, fue una experiencia impagable, es verdad. Cuando abría la puerta del estudio, veía su espalda encorvada sobre el tablero, el cigarrillo apoyado sobre una esquina de la mesa de madera y la radio siempre prendida…
En cuanto a su influencia en mi estilo, te puedo decir que TODO influyó sobre mi estilo, desde el clima que se respiraba en mi casa de Haedo, hasta mirar como dibujaba una viñeta del Mort Cinder, o de El Eternauta. No influyó de un modo directo, porque mi viejo no se metía con nuestros dibujos, siempre fue muy sabio en eso, nos dejó hacer, y ser libres…pero supongo que algo (o mucho) habrá quedado en mis retinas, o en los genes, para después poder plasmarlo en una página.

Para mí no hay nada más halagador que llevar el apellido de mi viejo (obviamente, no puedo separar el apellido de la figura que fue) porque lo admiro como persona, primero. Y segundo, como el genial creador que fue... Y también por todo lo que me devuelven sus lectores, la tantísima gente que lo ha querido y lo admira, el cariño con el que hablan… Eso es andar por la vida llamándose “Breccia”.
Sin embargo, a mí me han exigido más que a otros dibujantes, y por el solo hecho de ser una “Breccia”, tampoco se me abrieron las puertas mágicamente, yo diría que todo lo contario. Pero, finalmente, y a pesar de todo, cumplí mi sueño, así que…¿Quién me quita lo bailado?

FV –Mil gracias por el tiempo y la amabilidad.

Etiquetas
Escrito por:
Facundo Vazquez
Guía su vida por el bushido y la frase de Benjamin "Ustedes nunca vieron morir a un burro".

Facundo Vazquez
Si te gustó, Compartilo!
Dejá tus Comentarios
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.