Historieta Argentina

"Mar abierto" de Miguel Paradiso, travesías por la aventura

Reseña de Expedición Antártica y A través del Pacífico, los dos libros editados por Comic.Ar

mar abierto

Pintor, escenógrafo y dibujante, Miguel Paradiso (Buenos Aires, 1936) es un veterano profesional de nuestra historieta que colaboró en el siglo pasado con las míticas Editorial Columba y Editorial Frontera, en numerosas series. Más acá en el tiempo, publicó recordadas tiras en los diarios Tiempo Argentino y Crónica. Su vínculo con el sello dirigido por Tomás Coggiola viene de la época del periódico de historietas devenido en revista que terminaría por dar nombre a la propia editorial, Comic.Ar (2009/2012). Allí, con guión de Jorge Morhain (Capital Federal, 1942), ilustró el policial Garrote, primero, y su propio personaje como autor integral, Esteban Yard, después.

En 2016 conocimos a la tripulación del Esmeralda mediante el tomo titulado Expedición Antártica. Sobre fines del año pasado llegó al circuito de comiquerías nacionales A través del Pacífico, libro con la segunda aventura completa de este grupo de intrépidos marineros argentos. Ambas publicaciones presentan 80 páginas B/N, en un curioso formato, algo más reducido que lo habitual, de 23x16 cms.

AMERICANO SOY DEL SUR

Expedición Antártica inicia en el año 1953, al sur de nuestro país. En Ushuaia, el geólogo Frías contacta con un marino ciego, el viejo Julián, quien procede a relatarle los pormenores del naufragio del buque Riviera, ocurrido hace décadas en territorio antártico, del que fue único sobreviviente. El hallazgo de unos diamantes antes de la tragedia y un rudimentario mapa cedido por el anciano no vidente, deciden al doctor a poner en marcha una expedición hacia aquellas heladas aguas. Contacta para ello a su amigo Monter, capitán del carguero Esmeralda. Completan la tripulación el Gringo, contramaestre, el timonel yamaná Maola, Francisco, jefe de máquinas, y Kung, simpático cocinero chino. La misión se complicará tanto por la presencia de Gaitán, navegante raso infiltrado, como por dos asombrosos descubrimientos sobre el terreno.

mar abierto 1
Los misterios aguardan en la Antártida

La trama presenta ciertos puntos de contacto con El Relato de Arthur Gordon Pym (1838), única novela de Edgar Allan Poe, pero está abordada desde un enfoque netamente oesterheldiano. La figura del ‘héroe grupal’ está representada por los marineros que se aventuran a lo desconocido, con todos los riesgos que ello implica; desde la furia del mar y el viento embravecidos, hasta el frío hielo antártico. Sobre el final, un giro fantástico muy bien ejecutado, reserva un momento de lucimiento para Maola, incluso.

LA PORTUARIA

A través del Pacífico tiene lugar hacia 1954 en la ciudad de Río Grande, Tierra del Fuego. El geólogo Frías es comisionado por la minera Gold Trade Company para trasladar un gran cargamento de lingotes de oro, en el buque de su amigo Monter, hasta la Isla de Borneo, Centroamérica. Navegar aquellas turbias aguas traerá aparejada más de una amenaza, tanto del lado de la naturaleza como del de los hombres. Por este motivo, el navío será reforzado para el trayecto con un poderoso cañón en su proa, manejado por tres experimentados artilleros que se sumarán a los navegantes. Un grupo de astutos piratas ocultos en la región del Caribe, al mando de un ex-militar nazi y provistos de un poderoso submarino, intentará abordarlos para saquear el cuantioso botín.

mar abierto 2
En aguas caribeñas

Esta vez, la apuesta pasa por lo exótico. Y el resultado no esta mal. Los mayores contratiempos llegan de la mano de un inteligente plan trazado desde las sombras por un astuto enemigo, que pondrá a prueba la valentía del grupo para lograr su cometido. Desde el vamos, con el hundimiento del Iquique, barco chileno que llevaba la otra parte de la carga del dorado metal, su poderío queda demostrado. También hay adversidades provenientes de los elementos naturales, flora y fauna centroamericanas incluidas. Como novedad, se incorpora Elena, personaje femenino algo estereotipado pero efectivo en el rol que juega, interés amoroso de Monter. Después, es el simpático Kung quien tendrá una intervención decisiva en un instante clave del relato.

HOMBRE AL AGUA

Entendiendo al noveno arte como un lenguaje, es lógico suponer que su evolución histórica no ha sido del todo lineal. En nuestro mercado actualmente predomina, por muchos motivos de muy diversa índole, lo que conocemos como historieta de autor. Pero no siempre fue así, hubo un tiempo donde se imponía la denominada historieta de género. Paradiso es un claro exponente de aquel momento de producción; su formación obedece a la ‘vieja escuela’, razón por la que estas obras se enmarcan de lleno en parámetros creativos hoy caídos en desuso. Sin embargo, o por esa razón, estamos aquí frente a dos logrados seriales de largo aliento, cuya lectura puede resultar tan atípica como entretenida. Si decidimos darle la oportunidad, claro está.

mar abierto 3
El Esmeralda rumbo a la aventura

En lo formal, sorprende la notable labor de documentación respecto del entorno marítimo en general, así como la ambientación histórica, en particular. Dato no menor tratándose de una aventura de época, que transcurre durante la primera mitad de los años cincuenta. Esta consideración nos lleva al apartado gráfico, donde impacta el grado de detalle dispensado a cada viñeta. Aún con una grilla sumamente tradicional -parte del encanto de la propuesta-, la elaboración de fondos destaca a primera vista, seguida por el diseño de personajes. Solo se pueden objetar algunos pifies menores en materia de composición de rostros, el resto es un gran festín visual en el que destacan la fluidez de la narrativa, con trazos de neta impronta clásica.

Argumentalmente, ambos libros tienen un desarrollo lineal, siguiendo aquel clásico esquema de introducción, nudo y desenlace. Hay escaso desarrollo de personajes en favor de un vértigo denodado, constante, con las circunstancias imponiéndose a los protagonistas, lo que hace que el interés nunca decaiga y el verosímil se sostenga prácticamente en todo momento. La marca de estilo pasa por voluminosos bloques de texto -entre descripciones contextuales y diálogos- superponiéndose profusamente a las imágenes en las páginas, algo que genera cierto ruido hasta que uno se acostumbra.

Pasando en limpio, estamos frente a una oportunidad única e irrepetible para adentrarnos en un tipo de aventura concebida a la antigua usanza, con todo lo que ello implica. Bueno y malo. De arriesgarse se trata.

Etiquetas
Escrito por:
Mariano Sicart
Mariano Sicart
Si te gustó, Compartilo!
Dejá tus Comentarios
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.