fbpxProyecto Tifón - Vol. 2 | Ouroboros World
Historieta Argentina

Proyecto Tifón - Vol. 2

El viento sigue amenazando

Por: Guido Barsi - 04 Feb 2020 Se lee en: 5 mins

Está asomando un viento…

Hace un año, Capitán Ediciones decidía repetir la fórmula utilizada en su número único (para decir en criollo, lo que en inglés diríamos one-shot) "Libertadores", dónde reunía a todos los personajes de la casa para pausar los números que cada uno tenía en solitario, publicando el libro "Proyecto T.I.F.Ó.N.". Con esto, iniciaba un nuevo arco argumental en el que todos sus héroes están al borde de enfrentar un nuevo peligro.

En esa oportunidad, el guion de Rodolfo Santullo nos daba todo lo que le podíamos pedir al comienzo de una saga con superhéroes: acción, suspenso e introducción del nuevo malo y de algunas tramas argumentales con la promesa de resolverse en los futuros números. Dejándonos, en su justa medida, cebados para un próximo capítulo. Y eso es lo que tenemos en nuestras manos, ahora.

VOLUMEN 2

HÉKA

Repitiendo el modus operandi de su predecesor, este volumen cambia los personajes protagonistas y continúa contando la historia prácticamente dónde la habíamos dejado, pero unos momentos previos: cuando Mihalil, luego de una función de magia y pelea con alter-ego (o algo por el estilo) descubre que Alto Voltaje está en peligro.

"¡Hadookennn!" (ahre)
"¡Hadookennn!" (?)

La diferencia que tenemos es que, ya presentado el conflicto en el número anterior, no hay mucho para contar y se siente la falta de espacios para continuar con la trama, sin avanzar lo suficiente para que boicotee lo que nos será revelado en el siguiente número, exceptuando el inicio, cuando Santullo aprovecha el espacio para desarrollar al personaje, mostrando su necesidad de tener el poder que recibe cuando es Héka, a pesar de las consecuencias que pueden producirse al manipular un poder que aún no entiende ni controla.

Luego la historia deriva en acción sin parar, bien hecha, con momentos de mucha adrenalina, sin repetir lo que ya vimos y con diálogos correctos que ayudan a no interrumpir el ambiente logrado (como suele pasar ahora que está de moda, gracias a Marvel, lanzar chistes sin sentido a pesar de atentar contra la propia escena).

Daniel Mendoza (tinta conocida si estuvimos leyendo varios superhéroes argentinos, como puede ser "Manta”) acompaña correctamente con un dibujo equilibrado, cumplidor en todas las exigencias que le imponen, en especial con la elección de ciertos ángulos o planos que quedan muy bien en el objetivo de darle ritmo gráfico a la historia, aun cuando solo estemos ante un personaje hablando con una máscara. Su trabajo es bueno, aunque no termina de despegar del todo cuando el guion le da la oportunidad o el espacio para hacerlo. El ejemplo más notorio es cuando muestra un plano central del malo que persigue a Alto Voltaje y la imagen no logra trasmitir nada, cuando debería hacerlo.

Por otro lado, encuentra al compañero perfecto en los colores de Exequiel Roel, logrando un estilo clásico, pero de buen aspecto con el equilibrio perfecto (por momento al límite) en el agregado de los efectos para no cargar ni opacar al dibujo.

NÓMADE

Sale Santullo y entra Fede Sartori, para entregarnos un capítulo bastante similar a lo que leímos antes: un recuento de como otro de los integrantes del equipo se encuentra con la amenaza Tifón.

Los primeros casos del coronavirus.
Los primeros casos del coronavirus (?).

Y si el guion anterior tenía el problema de no tener mucho que contar, acá tenemos lo mismo con el problema que acabamos de leer una historia muy similar (el integrante que se acopla al grupo) y se la siente así a pesar de que arranquen distinto, con la diferencia de que Sartori elige jugar un poco con el misterio y narrar cómo, durante una investigación de otro caso, Nómade encuentra extraño el comportamiento de sus compañeros, hasta dar efectivamente con ellos y el peligro que los rodea. En el recorrido quedan algunos elementos de los que no tendremos más noticias y que sirven de relleno hasta que nos conectemos con Héka justo dónde lo habíamos dejado en las páginas atrás.

El dibujo de Santi Baquín es un tanto irregular: comienza con un estilo plástico con una línea "cartoonesca" que le queda muy bien y que lo hace atractivo para ir cambiando sin mucha explicación a una línea más firme y mayor presencia de tramas en los personajes, como si le hubiesen acortado los tiempos o decidido ir por otro estilo de dibujo a mitad de camino. En el medio van quedando algunos cuadros con poca atención al detalle y algunas formas que no se ven bien y que eran bien ejecutadas en páginas anteriores. Justamente esto se ve en el clímax en el que las secuencias de acción se ven desdibujadas y sin ritmo al cargar tanto las páginas de cuadros y primeros planos que le quitan ritmo y dinámica.

El color de Gabriel Roldán se ve contagiado y también comienza muy bien, con un color sólido, reforzando el estilo visual que amenaza a dar el dibujante para luego ir acompañando el declive a medida que el dibujo comienza a cambiar de estilo, la relación se rompe y parece no encontrarle la vuelta, dando un color correcto, pero sin tanta fuerza y por momentos descuidado.

CAPITÁN BARATO

Uno de los ganadores con respecto al tomo anterior es la historia del Capi, quien de ser un anexo muy original de pocas páginas pasa a casi 10. Max Coronel sale airoso con un relato sobre el destino del Capitán en las manos de Morgen mientras conocemos la historia de su amigo Nico, tampoco se cuenta mucho y sirve más como puente a los que será el futuro, pero la narración tiene sustento y buen ritmo, con cierto guiño “Glass” de Night M. Shyamalan.

Cuando te queres ir del chino sin pagar.
Cuando te queres ir del chino sin pagar (?).

La dupla gráfica de Osmar Petroli y Gabriel Roldán entregan un gran trabajo muy sólido en la que se la juega mucho con los ángulos del os cuadros para darle dinámica a una historia tranquila en la acción, lo único que le podemos objetar es la falta de detalles o fondos para darle más cuerpo al dibujo además de la falta de alguna escena de acción para lucirse un poco más pero el tratamiento de la historia y de los sentimientos de los personajes están perfectos. 

El personaje principal va cociéndose a fuego lento y amenaza con sorprendernos en el próximo número. Esperemos que tenga el espacio que se merece.

EPÍLOGO

Santullo saca un as de la manga y le da la oportunidad a Nico Di Mattia de mostrar su talento en la ejecución de una secuencia sencilla pero ingeniosa con un gran manejo de planos y de la narrativa visual que nos deja muy manijas para lo que se está armando, es la introducción perfecta de una nueva amenaza en tan solo 3 páginas.

¿Y DÓNDE ESTÁ EL TIFÓN?

"Proyecto Tifón" sigue cumpliendo con una entrega entretenida dedicada de manera integra a la acción pero que no logra justificar su existencia en lo que nos cuenta. Es poco lo que aporta a la trama central de esta saga, a los personajes en sí, o al universo “barato”. Un tomo que le exigimos calidad en sus autores y cumplen, incluso a pesar de algunos puntos bajos que se notan pero no molestan. 

Un dato curioso y solo para coleccionistas es que esta edición cuenta con dos portadas una de Héroes a cargo de Nico Di Mattia y la otra de Malos con el dibujo de Agustín Alessio, cada una con una introducción contando lo sucedido anteriormente según el punto de vista de cada bando.

¿Y vos, de qué lado estás?

Buenos y malos ya enfrentados desde la tapa.
Buenos y malos ya enfrentados desde la tapa.

 

Dejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.