fbpxComic Digital
Historieta Argentina

Una (mala) experiencia personal con el comic digital

La experiencia de leer digital en forma legal

Por: Mariano Cholakian - 13 Nov 2020 Se lee en: 4 mins
Una (mala) experiencia personal con el comic digital

El auge del comic digital en el marco de la pandemia

Hace unos meses compré un libro de historieta en formato digital, un libro muy atractivo de muy buena cantidad de páginas a un lindo precio. No dudé en poner los datos de mi tarjeta en la aplicación de pago y hacerme del mismo. En plena fiebre del descubrimiento de las editoriales argentinas del soporte digital, banqué y me compré todo lo que me pareció interesante, accesible y bien ofrecido. Es cierto (como opinan algunas voces del ambiente del comic) que el despertar fue tardío y que posiblemente sea una experiencia que se aplaque con la salida de los confinamientos. Sin embargo, era algo que se esperaba y se recibe con felicidad.
Lamentablemente con este libro tuve una pésima experiencia. Uno de los problemas, fue el formato PDF en una calidad que no soportaba la resolución necesaria. Entonces, después de mi reclamo, tuvieron la amabilidad de dividirlo en cuatro archivos. No había una opción CBR, que es la más utilizada en historieta digital descargable.
El problema más grave fue, sin embargo, otro. Solamente podría acceder al material a través del Google Drive de la editora, sin la posibilidad de descargarlo. En consecuencia, no podría usar la aplicación  con la que habitualmente tengo una experiencia de lectura fluida y adaptada a mis preferencias. Me ofrecieron asistencia para acceder mediante esa u otra desde mi tablet Android. No era ese el problema, sino la barrera puesta a aquel que pagó por su copia.

La copia privada y el uso personal

Cuando compramos un libro físico, nos llevamos un ejemplar. No tiene incorporado un chip para impedir su fotocopia o escaneo, como sí ocurría con algunos “compact disk” de finales del Siglo XX. ¿Por qué no podemos llevarnos el archivo del libro digital? ¿Por la facilidad para su copiado y/o distribución ilegal?
Me parece en este punto, muy interesante el concepto de “copia privada” que se encuentra entre las utilizaciones libres y gratuitas que pueden hacerse de una obra. Entre esas también está el uso para fines educativos, el derecho de cita, el uso para información en medios periodísticos y el uso para procesos legales.
La “copia privada” es una reproducción de la obra para uso personal, es decir, que no se pondrá en circulación en forma colectiva, con o sin fines de lucro. Antes la posibilidad de reproducir una obra (multiplicar sus ejemplares) estaba imposibilitada por la tecnología, sin embargo para obras de existencia digital tenemos que adaptar los conceptos jurídicos con precisión para no entrar en conflictos que pueden suscitar hasta situaciones ilícitas susceptibles de imputaciones penales.

Fue la posibilidad de reproducir las obras, que obligó a la legislación a adaptarse a las nuevas teconologías y usos. Las copias domésticas se convirtieron en un uso habitual de las obras protegidas por la legislación, por lo que el desafío fue determinar los límites de la misma. Actualmente son una de las formas más comunes de explotar la obra.
El Convenio de Berna, en el art. 9 inciso 2 del Acta de Estocolmo, se determina que: “Se reserva a las legislaciones de los países de la Unión la facultad de permitir la reproducción de dichas obras en determinados casos especiales, con tal que esa reproducción no atente a la explotación normal de la obra ni cause un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor”.
Entonces, la copia privada para uso personal, no causa perjuicio alguno sobre los intereses de los autores. El conflicto comienza con la distribución de esas copias por Internet, sumando ejemplares sin que el autor obtenga una remuneración por su creación. Pero la adaptación a digital, de un libro que se escanea para lectura en una tablet: no perjudica el interés del autor.
En el derecho anglosajón se trató el tema mediante el “fair use”, más adaptado al sentido común y teniendo en cuenta el uso leal que no perjudique los ingresos de los creadores.
Por otra parte en la Unión Europea, se difundió el canon por copia privada que deben abonar quienes adquieran, por ejemplo, una fotocopiadora. Lo recaudado por los Estados por dicho concepto se acumula en un fondo que se distribuye de la forma más equitativa posible entre los autores. Sin embargo, para este caso se suma una complejidad que es la separación entre el copista y quien guarda la copia para su uso personal. Es decir, hay que saber distinguir la figura de quien realiza la copia de aquel que le dará un uso personal. Actualmente, es mucho más accesible el equipo de reproducción de nuevas copias y ambas figuras se confunden en la misma persona.
Entonces, ¿por qué sería ilegítima una copia realizada por el dueño del libro para su uso privado y personal? Si tengo un libro en formato físico y quiero digitalizarlo para mi propio disfrute, es una copia realizada legalmente por la cual no se debe abonar un nuevo canon de Derecho de Autor diferente del que pagamos al adquirir originalmente la obra.
En este entendimiento considero que la "copia privada" es un derecho del lector que se hizo de la obra, la prohibición está en circularlo. ¿Por qué es un derecho? Básicamente por una cuestión superior, relacionada con el derecho a la intimidad que está de expresada de forma muy creyente en nuestra Constitución Nacional (art. 19): “Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados. Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe.”

La presunción de inocencia

Después de todo lo expuesto en materia jurídica, vamos a volver a mi anécdota. ¿Por qué supone la editorial que voy a cometer un delito circulando la copia en PDF o CBR? ¿Por qué presupone una editorial que aquel cliente dispuesto a pagar el precio en su tienda online por un libro digital es un potencial ladrón?

Afortunadamente hay editoriales que no caen en este error y nos hacen llegar copias en múltiples formatos a quienes compramos sus libros digitales.

Dejá tus ComentariosDejá tus Comentarios

Profile picture for user Guts

Subido por Diego García (nv) el 20 Nov 2020

Hola. Pensaba comprar en digital justo el mismo libro, pero cuando pregunté a la editorial en que formato venía el libro y al enterarme lo que comentas, desistí de comprarlo.

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.