fbpxZok! de Amaya, Hurón y Ortiz | Ouroboros World
Historieta Argentina

Zok! de Amaya, Hurón y Ortiz

Una antología de acción y aventuras y el primer laburo importante de varios autores locales

Por: Damián Pérez - 16 Mayo 2019 Se lee en: 5 mins

Vamos a navegar hacia atrás para repasar esta antología nacional que salió hacia fines de 2016. Zok! reune a tres autores y tres historias, las cuáles vamos a analizar por separado más adelante. Los autores son todos argentinos que, si bien vienen de hace rato metiéndose en la fauna de artistas de la historieta local, en Zok! mostraron sus primeras armas potentes. Para cada historia, cada autor oficia de guionista y dibujante por igual (el tan difundido en la historieta nacional "autor integral"). A su vez, cada historia ocupa 24 páginas a blanco y negro, como si se tratase de comic-books individuales (incluso cada una presenta su propia portada a color insertada). Todas las historias tienen una temática central: la Aventura, en el sentido más clásico que uno puede pensar. Y aventura con piñas, golpes, violencia y bastante sangre. Son historias de acción y (como reza la contratapa) "personajes peligrosos".

El Juez, de Nahuel Amaya, a todo color
El Juez, de Nahuel Amaya, a todo color

EL JUEZ
por Nahuel Amaya

Cuando salió Zok!, Nahuel ya tenía bastante cancha sacando sus propios fanzines, algunos con muy buena calidad, y haciendo ilustración. En El Juez se manda a desarrollar toda una historia completa en un formato que siempre ha resultado difícil para los autores locales. La historia de Nahuel Amaya es quizás la que más respeta el tema central de Zok!, y la que uno podía esperar cuando decidió embarcarse en esta antología. EL Juez nos muestra un mundo con una ambientación que lleva a pensar en los mundos de Conan y la Era Hyborea, en Cazador (pero en el primer Cazador, el que cazaba aventuras), en Ka-Zar o en una escena de Mortal Kombat. El Juez muestra un mínimo vistazo a un mundo violento, donde el protagonista (que en algunos globos es llamado Sur) se entrevista con un Juez, quien es el ostentador del poder local. Y ese es todo el plot de la historia. Un enfrentamiento entre ambos personajes, pero con muchísima violencia y acción. El mundo que crea Amaya resulta super interesante, pero con este único vistazo pierde atractivo. No hay un interés profundo en desarrollarlo, pero el Juez Sur se merece varias páginas más para terminar de atraer al lector. En cuanto al dibujo, Nahuel muestra un manejo de la composición muy estudiado, muy completo, donde la posición de cada viñeta, su contenido y su relación con las viñetas adyacentes viene muy pensado de antemano, no deja nada para el azar en eso. Esto se ve afectado por el estilo que elige el autor, muy detallista, donde cada personaje, cada acción y cada escenario tienen mucha carga. En una historia llena de acción, la falta de contrapeso entre personajes y fondos desluce al dibujo. Estoy casi seguro que esta misma historia a color o con un trabajo menos cargado de tintas y grises hubiese dado otro resultado. En otras historietas (como El Hombre Cucaracha y Capitán Muerte) Nahuel Amaya utiliza un estilo distinto, menos realista y con otros tonos, que lo favorecen muchísimo más y lo dejan mucho mejor parado. Por otro lado, tengo algo personal con los diálogos. Amaya elige darle a los personajes un dialecto muy porteño, con puteadas y expresiones muy cercanas a las del lector, pero en el contexto de la historia me terminan de sonar raro. Creo que no esperaría escucharle gritar "pelotudo" a un pseudo-Conan.

Hurón presentando Zok!
Hurón presentando Zok!

HÉROES DEL ESTIÉRCOL
por Hurón

Hurón es un gran ilustrador, como pueden comprobar constantemente en la mayoría de las ferias y convenciones en las que muestra su trabajo. Y también es un gran historietista, con un estilo completamente personal. Rápido, ágil, que permite a la acción ser el principal protagonista. La historia trata de un grupo de recolectores de basura, con muchos diálogos entre ellos, con dinámica y un poco de humor, que terminan enfrentándose a un extrañísimo monstruo gigante. Hurón nos revela un mundo que a primera vista parece ubicado en un futuro cercano, sin salir del olor a costumbrismo. En esta historia prepondera la acción por sobre las piñas, a diferencia de la anterior, pero sin salirse de la premisa base de la compilación. Sigue siendo un relato simple, sin más desarrollo que el que permiten las pocas páginas. Peca de las mismas falencias narrativas que la anterior historia, probablemente debido a que no le alcanza el espacio para desarrollar y distinguir a los personajes. La falta de desarrollo acá se siente más que en El Juez, ya que se entiende que es a propósito, que la historia no la busca, pero debido a ello me costó muchísimo diferenciar a los individuos que componen la brigada de recolectores, entre otros detalles. Si bien esta historieta no tiene tanto detalle en la composición, me gusta mucho el dibujo de Hurón y como funciona en estas páginas, muy simple y efectivo. También elije, como Nahuel, darle a sus personajes una voz local, porteña, pero en este caso funciona mucho mejor debido al contexto.

FREE RUNNER
por Emmanuel Ortiz

Ortiz es el único de los autores de esta antología que no registro de otros lados, me resulta un completo desconocido. Free Runner es una escena de acción de una película con poco desarrollo, que podrían haber protagonizado Jason Statham y The Rock. La historia transcurre muy rápido, a los golpes (obviamente, a tono con la premisa de la publicación), con poco y nada de desarrollo del contexto. Sabemos que el protagonista se está escapando y enfrentando a los "villanos", en particular uno que cumple el rol de enemigo principal. Sabemos que tienen poderes, que hay algún grupo cientificoide detrás de todo. Pero de todas formas no llega a generar una atmósfera que atraiga. Las mismas páginas pueden encajar en cualquier manga con un toque de cyberpunk, del estilo Ghost in the Shell. Como relato, Free Runner me deja poco. Sin embargo el manejo de la acción y la puesta en página cinematográfico hace que sea una historia fluida y agradable. El dibujo es poco rebuscado, no es de mi mayor agrado ya que cumple con lo justo, pero no le encuentro grandes problemas. Como primer laburo de un autor me parece que cumple bastante bien. Los negros y grises tienen los mismos problemas que en El Juez (hay muchos puntos en común entre Ortiz y Amaya en cuanto a estilo), aunque pareciera menos cuidado. Como en las otras historias, los personajes hablan con voces porteñas, en este caso sin llegar a desencajar.

Así nos recibe El Juez, la primer historia de la antología
Así nos recibe El Juez, la primer historia de la antología

La edición de Agua Negra es impecable, digna de un buen libro. El papel, el detalle, y la gran portada le suben varios puntos a esta publicación. En resumen, Zok! es un muy interesante primer trabajo para algunos autores de los que espero ver mucho más en el futuro (a pesar que esta reseña llegue dos años tarde, siempre hay tiempo para meternos a hacer un poco de arqueología). Conociendo otros trabajo de Hurón y Nahuel Amaya (que actualmente conforman el Taller de Arte Fandango) y se que han crecido desde esta antología, por lo que no puedo esperar a contarles más de estos autores. Me gusta la posibilidad de verlos como dibujantes plasmando las visiones de otros, como ocurre en la antología Mal Tiempo (Agua Negra, 2012), con guiones de Federico Granauer, donde ambos se lucen bastante.

Share:

Dejá tus Comentarios