Los guardianes del Louvre, de Jiro Taniguchi
Manga

Los guardianes del Louvre, de Jiro Taniguchi

Un paseo onírico por el emblemático museo

Por: Maximiliano Britos - 23 Jun 2020 Se lee en: 5 mins

Jiro Taniguchi fue un mangaka que no necesita presentación a estas alturas, cuya popularidad fue en ascenso en la última década entre lectores tanto aficionados al manga, como desconocedores del mismo. Y es que su estilo tan compatible con occidente, le dio un acogimiento más que merecido en Europa y entre gente que no sigue habitualmente la producción popular que nos suele ofrecer Japón.

En esta ocasión, voy a comentar un poco sobre esta hermosa obra titulada Sennen no tsubasa, hyakunen no yume~Les gardiens du Louvre (千年の翼、百年の夢 ~ Les gardiens du Louvre), cuya traducción sería "Alas milenarias, sueño centenario: Los guardianes del Louvre" (Big Comic Original de la Editorial Shogakukan, 2014), y titulado en España como "Los guardianes del Louvre" (Editorial Ponent Mon, 2015).

El enorme libro tapa dura de la edición Ponent Mon.
El enorme libro tapa dura de la edición Ponent Mon.

Pero antes, un poquito de contexto.

Louvre en historietas

Si bien son varias las iniciativas que surgen desde principios del siglo XXI por parte del Museo de Louvre para acercarnos a la historieta, en el año 2005 (con la publicación de "Période glaciaire" de Nicolas de Crécy), ve la luz un ambicioso proyecto ideado por Fabrice Douar (editor en el museo de Louvre) y Sébastien Gnaedig (director de la editorial Futuropolis), quienes conciben una colección de bande dessinée que gira en torno a la historia del museo de Louvre o de alguna de las obras que se encuentran en él. En esta línea, podemos encontrar (además de la obra mencionada de Nicolas de Crécy) a autores de la talla de Marc-Antoine Mathieu (Les sous-sols du Révolu), Hirokiko Araki (Rohan au Louvre), Taiyo Matsumoto (Les chats du Louvre), Enki Bilal (Les Fantômes du Louvre), Bernar Yslaire con Jean-Claude Carrière (Le ciel au-dessus du Louvre) o Naoki Urasawa (Le Signe des rêves).

Guardianes del Louvre. Interiores.
Guardianes del Louvre. Interiores.

Hay muchos más por nombrar, como por ejemplo, la obra de la que hablamos en esta ocasión. Y el nivel en general es de muy bueno a excelente, además de ser joyas de autores consagrados en un ambiente extraño. O sea, simple: Pueden tener una colección que gira en torno al Louvre, con obras del autor de JoJo's Bizarre Adventure, el de 20th Century Boys, o el de Dieu en personne. ¿No los tienta siquiera un poco? Y la estrategia del museo, de hacernos conocerlo mediante la historieta, realmente funciona: dan muchísimas ganas de recorrer sus pasillos e historia, de perderse entre todas las obras que alberga. Un resultado positivo bidireccional.

Hecha la introducción, les presento a Jiro Taniguchi en París.

Los guardianes de Louvre

Hay un poco de Jiro Taniguchi en el protagonista de esta historia: un dibujante de historietas japonés, invitado a un evento en España, decide separarse del grupo un par de días para ir a París y conocer el Louvre y otros museos. Sí, básicamente es lo que pasó realmente con el autor, hay una suerte de metaficción implícita, coronada con la simple pauta de no presentarnos el nombre del protagonista... porque ya sabemos quién es, el mismo Taniguchi.

Guardianes del Louvre. Interiores.
Guardianes del Louvre. Interiores.

Presentación de por medio, el protagonista se empieza a sentir mal, y como si por obra y gracia de la fiebre se tratase, empieza el viaje cuasi onírico a través del tiempo y espacio por los pasillos del Louvre, conociendo figuras destacadas del ámbito artístico, anécdotas interesantes sobre ciertos autores u obras y la respuesta al título de la obra. ¿Quiénes son los guardianes del Louvre y por qué entran en contacto con el personaje protagónico? Niké de Samotracia será la guía de este fascinante recorrido por los, probablemente, mayores ídolos de Taniguchi y sus intereses. Un viaje artístico que invita a perderse en este gran museo y sentir muchas ganas de recorrerlo. Una historia simple y bella, algo completamente esperable del autor.

Los guardianes de Louvre está compuesta por 5 capítulos:

  1. Los guardianes del Louvre
  2. El bosque de Corot
  3. El jardín de Daubigny
  4. París, 1939
  5. Un viajero en el santuario secular

Personalmente, el episodio que más disfruté fue el cuarto, tiene muchísimos detalles históricos interesantes que, como se imaginarán por el nombre, tiene que ver con la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, todos los episodios tienen una carga de información interesante pero perfectamente dosificada para no complicar al lector, para no saturar. Típico de la narrativa del sensei Taniguchi, estamos ante un relato simple, para nada pretencioso y sin embargo cautivador, con un ritmo de lectura muy ameno que invita a pasear la mirada en cada viñeta de forma detenida para admirar las pinceladas, las ilustraciones, los planos y paisajes. Algo que la edición de Ponent Mon con su gran tamaño, facilita y potencia. No hay duda del trabajo que el autor le puso a la obra para darnos detalles anecdóticos de la historia que se digieren con muchísima facilidad y nos amplían el interés.

Guardianes del Louvre. Interiores.
Guardianes del Louvre. Interiores.

Si bien el guion es sencillo y no hay diálogos largos ni intercambios complejos, la magia de la narrativa de Taniguchi siempre se apoyó en el ritmo y la secuencia gráfica. Y en este caso, a todo color y trasladando obras como La Gioconda o Recuerdo de Mortefontaine, que el paso sea lento para poder apreciar la obra como tal visita a un museo se tratase, es digno de aplaudir.

La edición de Ponent Mon

No hay forma de encontrarle fallos a esta edición. Si Ponent Mon tiene algo criticable a la hora de editar manga, es que a veces el sentido de lectura es occidental. Pero en esta obra de Taniguchi, se mantiene el sentido oriental. Empezaron perfecto. Supongo que la idea de retratar el Louvre y que se pierda la réplica exacta en las obras que se ilustran, jugó a favor de mantener la obra como fue concebida originalmente. Pero sea como sea, un gran acierto. Libros como "Barrio Lejano" fueron editados en sentido occidental, bajo la premisa de que es más fácil su inserción en diversos lectores.

Guardianes del Louvre. Interiores.
Guardianes del Louvre. Interiores.

Taniguchi a todo color es digno de ser apreciado. Y en un formato cartoné (tapa dura) de 21,6 x 28,6 cm., definitivamente es posible. Es enorme. 136 páginas totales con un papel de lujo.

Traducción a cargo de Victor Illera Kanaya, muy correcta y sin ningún error (al menos evidente). Encontré únicamente en una aclaración al borde de una viñeta, que se comieron una letra en el nombre de un artista. Nada terrible.

Lo único que puede jugar en contra a la hora de su compra (pero que es entendible por la calidad del libro en cuestión), es su precio: 26 €, una cifra bastante elevada, y más para los que están acostumbrados al formato tankōbon que oscila entre los 8 y 10 € euros.

Guardianes del Louvre. Interiores.
Guardianes del Louvre. Interiores.

Como plus, al final del libro, hay una suerte de biografía muy resumida de los autores clásicos que se mencionan o aparecen en el libro (Vincent van Gogh, Tokutomi Roka, Jean-Baptiste Camille Corot, Antonio FontanesiAsai Chû...) para agregar peso e información sobre las figuras artísticas que no tienen por qué ser de conocimiento público.

Lo único que se me hizo raro, es que no tenga un índice con los capítulos.

Conclusión

La edición es excelente y tiene todo para poder disfrutar la obra. Si sos fan de Taniguchi, no te podés perder este libro. Si no conocés a Taniguchi, tenés que conocerlo con este libro. Si te interesa el arte o la idea misma del recorrido artístico e histórico, no podés dejar este libro. Y si no te interesa Taniguchi, no tenés alma.

Dejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.