fbpxNerawareta Gakuen (2012) de Ryousuke Nakamura | Movies | Ouroboros World
Movies

Nerawareta Gakuen (2012) de Ryousuke Nakamura

No lo soñé

Por: Matias Mir - 02 Dic 2017 Se lee en: 6 mins
Nerawareta Gakuen (2012) de Ryousuke Nakamura

Esta seguramente sea la review más rara de un animé que vayas a leer en tu vida, o, al menos, la más rara que yo vaya a escribir. Nunca tuve una experiencia tan físicamente pesada con una película de animación como la tuve con Nerawareta Gakuen (algo así como “Las guerras psíquicas escolares”), dirigida por Ryousuke Nakamura en 2012. Escribir esto es como si después de un viaje con hongos te pongas a escribir una tesis sobre lo que viste durante dicho viaje, pero voy a hacer el intento porque esto no puede no quedar documentado.

Contexto

No conocía esta película, así que no sabía en qué me estaba metiendo. Rondaba la media noche y con mi novia queríamos ver una peli. Yo, quemadísimo por haber visto ese mismo día la mitad de Fate/Stay Night y los capítulos estreno de Last Hero Inuyashiki, Osomatsu-San y la horrible Ousama Game the Animation, estaba demasiado saturado de chinos de ojos grandes como para ver algo en personas, así que sugerí que sea una película de animé, y no fue mi única condición. Ella decía que quería ver alguna de One Piece o de Estudio Ghibli, pero las descarté. Tenía que ser algo con buena animación pero que no fuera de aventuras ni acción, sino algo centrado y semi-realista. Básicamente lo que quería ver era Koe no Katachi, pero como si nunca la hubiera visto. Como eso no era posible necesitaba una experiencia igual de buena, así que fuimos pasando páginas y páginas de películas buscando una con una imagen atrayente y una descripción que valiera la pena. Como un idiota y contra las advertencias de mi novia de que iba a ser una mierda, caí en la trampa del colorido poster de Nerawareta, y a eso de las 12:30 arrancó este fever dream ponja.

La trama nos vendía ni más ni menos que “(…) esta escuela pone un gran énfasis en estudiar, pero el estrés resultante lleva a la aparición de estudiantes conflictivos. (…) la presidenta del consejo estudiantil empieza a dominar la escuela con brutal puño de hierro. (el protagonista) se revelará contra ella, y junto a sus amigos se unirán en su lucha contra el consejo estudiantil”. De más vale aclarar que la película no trata de eso. O al menos eso no es lo importante.

Lo primero que nos llamó la atención fue el brillo. Esta película brilla mucho, y no hablo necesariamente de que tiene colores chillones, sino que al lado de esto J. J. Abrahms es re oscuro. Siempre hay un súper atardecer que se refleja en vidrios perlados que hacen que todo sea colorido, o alguien tiene una lámpara y en el reflejo de la lámpara todo brilla, o llueve y hay un arcoíris en brillo 100 que te rompe las córneas. Incluso cuando es de noche, la luna es un foco luminoso insoportable. La historia pasa en un pueblito costero medio vintage en el que, bromeamos, la luz eléctrica es innecesaria porque siempre está todo iluminado. Más de una vez tuvimos que pausarla, alejarnos de la pantalla y observar la oscuridad de la habitación para relajar un poco los ojos (además de bajar al mínimo el brillo de la computadora. No fue suficiente).

Desde el segundo uno la animación fue excelente, así que ahí cumplieron. Mucho pelo moviéndose al viento, mucha fluidez, muchos ángulos de cámara interesantes. El protagonista (que en un momento les presento), arranca diciendo que se encontró con un chico de apellido complicado (googleando veo que se llama Ryouichi Kyougoku) al que apodamos Kaworu por su parecido físico al homosexual ángel de Evangelion, sin saber que el parecido solo iba a crecer. Dicho protagonista queda maravillado con Ryouichi (que siempre lleva un brillante y flotante reloj de arena), y resulta que van a ser compañeros de clase al día siguiente. Antes de que llegue ese día, nos presentan final y formalmente a Seki (sí, el protagonista), al que también le dimos un apodo (en este caso le pusimos Hiro porque se parecía al de Big Hero Six, pero después volvió a ser Seki). También nos muestran a las dos chicas principales; Natsuki, el mejor personaje femenino lejos de la película y uno muy copado en general, y la de pelo largo… emm… según Google se llama Kahori.

Y arranca la escuela y que te cuento que nos establecen en minutos un divertido cuadrado amoroso en el que a Natsuki le gusta Seki, y a él le gusta Kahori, y a Kahori le gusta el nuevo, Kyougoku. Sin embargo la divertida trama romántica va a quedar de lado un rato porque hay que introducir el argumento real que supuestamente tiene esta película: la de un consejo estudiantil que durante las vacaciones introdujo una nueva regla, "no se pueden traer más los celulares al colegio", con consecuencias bastante graves si te agarran. A nadie le cae muy bien esto, así que lo van a discutir entre los cuatro protagonistas (que al parecer son parte del club de...¿teatro? En alguna parte lo mencionan, y no se me ocurre otra razón por la que se hacen todos amigos tan rápido) durante muuucho tiempo. Unos diez, quince minutos de película hablando de lo de los celulares y avanzado a un nivel vago y abstracto de conversación en el que ya no entendés ni de qué hablaban. Y me refiero a diálogos al estilo “Sí, eso pienso, pero a veces…” “¿A veces?” “A veces siento que solo hay que empezar a vivir… somos jóvenes… la libertad es algo que todos los jóvenes anhelan…” “Ah… pero si solo seguimos la libertad, entonces tal vez las cosas cambien...” “El cambio a veces… a veces es bueno…”. NO ESTÁN DICIENDO NADA, DE QUÉ ESTÁN HABLANDO, QUÉ PASÓ CON LO DE LOS CELULARES.

Y de alguna forma se desarrolla la trama romántica un poco más y se suman tensiones entre Seki y Natsuki. Mientras tanto, los cielos son de mil colores (entiendo por qué la comparan con laburos de Makoto Shinkai) y no dejan (NO DEJAN) de caer pétalos de sakura, incluso aunque estén bajo techo, incluso aunque ya no debería ser posible caminar entre tanta lluvia de pétalos, siguen cayendo y cayendo y llenando las bases de datos de “gifs anime kawaii” de Tumblr.

Y a la media hora de película se va todo a la mierda cuando "Kaworu" resulta tener PODERES (el nombre de la peli debería habernos advertido) y una mascota parlante sospechosamente similar un pokemon que habla y además es su padre (!?) porque resulta que no solo viene DEL FUTURO, sino que también VIENE DE LA LUNA (!!??). Y lo de los poderes psíquicos no es joda. Después de salvar a una mina de suicidarse y darle poderes, empieza (fuera de la pantalla, nosotros tenemos que entenderlo) a regalar poderes a los pibes de la escuela, porque se supone que así va a salvar el futuro. Ponele. Posta que es muy confuso y la película no pretende que entiendas nada, solo que veas la animación linda y las luces brillantes y creas que lo que ves tiene sentido, pero realmente no lo tiene.

Hay una parte en la que a una mina la atacan burbujas, una en la que a una la hacen flotar por el aire, una en la que pikachu-padre digievoluciona, y podría contar bizarreadas todo el día. Igual, para ser justos, no todo fue precisamente choto. Además de las visuales, lindas pero insoportables, algunas partes de la trama era interesantes, sobre todo la relación Natsuki-Seki y, realmente, todo lo que tuviera que ver con Natsuki. Hay una cosa muy copada sobre que ambos recuerdan una anécdota de forma distinta y cuando vemos sus subconscientes nos muestran la versión de ambos y nunca sabés cuál es posta. También me gusta que cerca del final, cuando a Natsuki la están por expulsar porque tenía el teléfono en su casillero, le hacen todo un juicio en el que la atacan con sus poderes mágicos...y llega Seki en antiparras y un speedo, se saca de los huevos el celular y se lo tira a las del consejo diciéndoles “confísquenme ESTA”. Glorioso.

Al final, el planeta del pibe con poderes lo necesita y, en una agarrada de los pelos comparación con “Sueño de una noche de verano” que supuestamente estaban ensayando, dice que lo van a olvidar cuando se vuelva a su línea temporal con Trunks y Marty McFly, así que Seki y él se PONEN A PELEAR con PODERES, ya que el primero no quiere que se vaya. Si había una metáfora ahí, me la perdí.

Me gusta mucho el giro del final de la película, MUY fuerte, MUY seco y, sobre todo, con muchos huevos, pero el director es un tibio y en la post-créditos vuelve para atrás y se caga en el golpe emocional de la última escena. Una mierda.

Ya eran las 2:30 de la mañana y estábamos cansadísimos, así que nos fuimos a dormir al toque. Al día siguiente nos levantamos y nos preparábamos para ir a laburar, y había olvidado por completo haber visto esa película. Durante las siguientes horas la fui recordando, pero todo lo que recordaba eran colores brillantes, luces, escenas inconexas y flasheríos varios, por lo que honestamente creí que la había soñado. Pero luego de un intercambio con mi novia resultó que no, efectivamente esa película existe y está en mi historial de internet y mientras más la pienso más me acuerdo escenas que parecen todas de películas distintas.

Al parecer la película (de 2012, sobre celulares y poderes psíquicos) está basada en una popular novela de sci-fi japonesa (de 1973, hace más de cuarenta años) aunque con algunos cambios obvios. Según Wikipedia, la historia de Kaworu y las guerras psíquicas escolares es popular allá en Japón (tuvo seis películas live-action, SEIS, todas en el siglo XX) y se supone que la gente ya conoce a los personajes y ya sabe qué va a pasar, por lo que el director quiso hacer algo experimental para que no sea más de lo mismo. Para un occidental de madera como yo eso significa flashearla groso. Se supone que hay una gran metáfora sobre los celulares y la telepatía respecto a cómo nos comunicamos entre nosotros y los problemas de la juventud moderna para abrirse emocionalmente unos con otros, lo que causa dramas amorosos e interpersonles como los de los protagonistas, además de una especie de crítica de viejo choto a los celulares y cómo “no dejan que los pibes se concentren en la escuela”. Y ahora se me ocurre una frase ocurrente sobre cómo todo eso para mí no fue más que un, je, sueño de una noche de verano (todavía es primavera, pelotudo), pero mejor no la digo así no quedo como un boludo.

Dejá tus ComentariosDejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.