Garth Marenghi's Darkplace
Series

Garth Marenghi's Darkplace

Un tributo a los 80's y a lo berreta

Por: Mariano Lastiri - 16 Nov 2017 Se lee en: 4 mins

Si hay algo de lo que nunca se puede ufanar uno, es del aporte que las producciones televisivas británicas han logrado a lo largo de los años, en términos de generar carcajadas.

Desde la aparición de los Monty Python a obras más contemporáneas, como The office, la comedia inglesa siempre ha esta en ese lugar entre la transgresión y la sofísticación.

Dentro de la nueva ola de comediantes británicos que han surgido en los últimos años, hay dos que resultan bastante destacables: Richard Ayoade y Matthew Holness.

A principios de la década pasada, este dúo de húmoristas novatos se embarcaron en un proyecto único, que sin tener el éxito ni la duración de muchos de sus contemporáneos, logró tener suficiente resonancia entre los que buscan una suerte de vuelta de tuerca dentro de ese sobresaturado nicho del humor en Reino Unido.

La idea de nace a principios de la década pasada en base al espectáculo teatral realizado por los dos actores bajo el nombre de Garth Marenghi's Fright Knight en el año 2000. La presentación, que parodiaba al universo de Stephen King, fue tan éxitosa fue nominada a los premios Perrier Award (Un premio dado en Edimburgo a los mejores shows cómicos). Su secuela, Garth Marenghi's Netherhead, realizada un año después terminó como ganadora de dicho galardón.

Finalmente y producto del éxito de las obras, el universo de Garth terminó convirtiendose en una serie de televisión. Garth Marenghi's Darkplace, fue producida y transmitida por el canal 4 de la televisión británica, durando una temporada, con la friolera de 6 capítulos (de aproximadamente 25 minutos cada uno), del 29 de enero al 4 de marzo de 2004.

La premisa principal es que en los ochentas, existió un autor de horror hiperventa llamado Garth Marenghi (Matthew Holness) y su productor, Dean Learner (Richard Ayoade), los cuales hicieron su propia serie de televisión de bajo presupuesto, que es la que da nombre al programa y de los que ellos participaron también como actores.

Marenghi (Una suerte de Stephen King o R.L. Stine de la Z), presenta cada capítulo con una cita de sus obras, y dando monólogos que dan a entender la importancia de él y del programa que presenta.

Desde el primer episodio, Garth nos cuenta que la serie recién en ese momento fue revalorizada por el canal que la produjo, y en ese mismo momento se pasaba por primera vez por televisión inglesa.

Obviamente, esto sentará buena parte del tono del programa: un humor ridículo y exagerado que nunca se toma en serio.

Para agregar aún más al coctel de los capítulos, se añaden segmentos de entrevistas donde Garth, Dean y otro de los personajes (interpretado por Matt Berry), que muchas veces terminan pasándose de rosca.

¿Y de qué trata el programa? De una suerte de hospital conocido como Darkplace, donde suceden todo tipo de situaciones surreales y sin sentido.

El protagonista, el doctor Rick Dagless, es el personaje de más peso y que encara la tarea de enfrentarse a todos los males que suceden en el establecimiento, que es donde se abren las “puertas del infierno”.

Con esa excusa, tenemos locuras como un personaje explotando, un monstruo de un ojo violando a un paciente y dando a luz, o una mujer volviéndose brócoli.

Por supuesto, tenemos para acompañar a Rick a un grupo de personajes inolvidables: Wanton Lerner (el mismo Dean Lerner) como el jefe, Lucien Sanchez (Todd Rivers) como el compañero de Rick y Liz Asher (o Madeleine Wool, interpretada por Alice Wool) haciendo de “mujer" (después entenderán el chiste cuando vean la serie).

Humor para mal entendidos

Como uno imaginará con la descripción, este es un programa puramente enfocado a la comedia, y es en ese apartado donde el producto brilla.

No solo el humor es exagerado y rídiculo, sino que la serie es una suerte de carta de amor a los lugares comúnes de la televisión de los 80's y las producciones de bajo presupuesto.

Tenemos una mezcla las series de hospitales, acción, horror y ciencia ficción de dicha era. El programa se jacta de meter referencias que sin duda los conocedores ubicaran desde el primer minuto.

Pero sobre todo, es en los detalles técnicos donde uno puede sacar más jugo. Esta producción no se cansa de generar chistes en base a tomas de cámara exageradas, silencios incómodos, errores de continuidad, diálogos doblados y redundantes, sonidos fuera de lugar, actuaciones blandas y terribles entre otros trucos chotos, que increíblemente, nunca se sienten forzados.

Los personajes contribuyen con su encanto, y los realizadores conocen tan bien esos tropos, que los aceptan para crear el prototipo perfecto de la serie cómica “tan mala que es buena”.

Por supuesto, hay que hablar de la contracara de dicha propuesta: No es para todos. El que entienda de aspectos técnicos en una producción audiovisual, entienda el guiño nostálgico a la televisión de los ochenta y acepte el humor, encontrará una perla negra difícil de negar. Para el resto, resultará una obra un poco inaccesible.

Spin offs y legado

A pesar que la serie no pudo tener una segunda temporada, derivó en un spin off llamado Man to man with Dean Learner, una suerte de talkshow donde el personaje era el anfitrión principal. Marenghi aparecería en dos episodios de los escasos 6 que se emitieron desde el 20 de octubre al 24 de noviembre de 2006 por canal 4.

Aunque hubo rumores indicando que la serie fue cancelada por temas de horario y poca publicidad, la recepción de la misma fue importante como para tener una audiencia que la sigue venerando al nivel de las mejores producciones cómicas británicas.

Ahora la pregunta es ¿Te atrevés a navegar en este insano telar de sueños, engendrado por este demente creador de pesadillas de baja calidad? Como lo degustes, es un tema tuyo.

Dejá tus Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Acerca de formatos de texto

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.